Gobierno aplica plan de contención a sobregastos proyectados en Salud

Ministerio-de-Salud329

Fachada del Ministerio de Salud, en el centro de Santiago.

Monto calculado por Hacienda para 2018 alcanza los US$ 1.273 millones, el 10% del presupuesto de la cartera. La mayor parte del déficit está generado por la deuda hospitalaria, que este año llegaría a los US$ 952 millones.




El Ministerio de Hacienda proyectó un déficit del Ministerio de Salud (Minsal) para este año de US$ 1.273 millones, presionado fundamentalmente por el endeudamiento hospitalario, que se estima alcance los $ 600 mil millones durante este periodo (US$ 952 millones).

Esta proyección incluye, además, el aumento de los montos asociados a las licencias médicas y que no estaban contemplados, los que se han visto impactados por mayor número de días de permiso, así como por el incremento de las remuneraciones. En este caso, se calcula un diferencial de US$ 185 millones.

Se suma a esto US$ 60 millones destinados al aumento de las plantas de personal de Salud, US$ 35 millones por Ley de Retiro del personal de la Atención Primaria de Salud y US$ 10 millones por devoluciones de cotización por exceso, según un informe de Hacienda presentado en el Congreso.

Las cifras antes mencionadas son montos que no están contemplados en el presupuesto anual de US$ 12.721 millones para Salud, pero que de todos modos se van a generar en la operación diaria del sistema y significarán un 10% de sobregasto.

En dicha presentación se menciona que la sobreejecución de gastos en algunas partidas, entre ellas las de esta área, es uno de los factores que influyen en la generación de costos que no tienen financiamiento. Ante esta realidad, el Ejecutivo ya está trabajando en un plan que contenga el déficit en Salud.

Hospitales y deuda

Las cifras de la deuda proyectada equivalen, según el académico y exsubsecretario de Redes Asistenciales Luis Castillo, a lo que cuesta construir "cuatro hospitales de alta complejidad de 500 camas o 10 hospitales de mediana complejidad de 250 camas, como el de Parral, Cauquenes o San Fernando". Agrega que "equivalen a 25 recintos hospitalarios de baja complejidad".

El 77% de ese sobregasto corresponde, específicamente, al endeudamiento hospitalario, que se estima se eleve a los $ 600 mil millones en 2018, según Hacienda. Sin embargo, proyecciones del Minsal sitúan la deuda de los recintos en $ 800 mil millones, tomando en cuenta que en 2017 ese déficit llegó a su peak histórico de $ 629 mil millones.

Las causas son, principalmente, mayor gasto sanitario producto de factores como el envejecimiento de la población y el cambio en el perfil epidemiológico, donde prevalecen las enfermedades crónicas no transmisibles. Además, existen factores de gestión del sistema en que influyen los mecanismos de compra de prestaciones y fármacos.

Eso ha llevado a la preocupación de autoridades de diversos gobiernos, ya que así como influye en el sistema de salud, también lo hace en el modelo financiero del país, pues cada año se deben proporcionar aportes adicionales a lo presupuestado. Esto, para que los hospitales puedan cumplir los compromisos adquiridos, principalmente con sus proveedores y su recurso humano.

Según información proporcionada por la Dipres mediante Ley de Transparencia, entre 2014 y 2017 Hacienda entregó $ 896 mil millones como aporte para cubrir sobregasto, monto que "equivale a financiar la construcción de cinco a seis hospitales de alta complejidad con 500 camas", según explicó Santiago Venegas, experto en finanzas y gestión hospitalaria.

Gisela Alarcón, exsubsecretaria de Redes Asistenciales, dijo que "el 85% del sobregasto histórico del sistema es de origen estructural, lo que requiere de un abordaje de fondo".

Añadió que es por ello que la Ley de Presupuesto 2018 incluyó una glosa para un estudio de sustentabilidad del sistema, más un pilotaje de nuevos mecanismos de asignación de recursos, con cronograma entre la Subsecretaría de Redes y la Dirección de Presupuestos (Dipres).

Intentar contener el sobregasto es también una preocupación del actual gobierno. Para el ministro de Salud, Emilio Santelices, el modelo de atención que hay en Chile "no da el ancho. Si seguimos centrándonos en la atención tardía en el hospital y no en la Atención Primaria de Salud (APS), no hay ningún presupuesto que aguante y por eso estamos propiciando cambios de fondo".

Uno de estos es un plan que permita monitorear el sobregasto, lo que ya se está trabajando con Hacienda. "Queremos hacer un plan de manejo en la gestión, y como equipo de Salud también estamos trabajando para ver qué medidas tomamos para disminuir la pendiente de la deuda hospitalaria. El ministro (Felipe) Larraín tiene claro que los desafíos de Salud son ineludibles y estamos viendo cómo conciliamos una deuda (hospitalaria) de esa magnitud, pero además desafíos de igual magnitud, como la lista de espera, donde se requiere entregar la atención", dijo.

Para Luis Castillo, en tanto, las soluciones pasan por mejorar la eficiencia en gestión clínica, es decir, incremento de operación y aumento de consultas, entre otros. El académico también planteó que se debe mejorar la eficiencia en la adquisición de fármacos e insumos, profesionalizar la dirección de los hospitales con expertos en gestión y tener una disciplina presupuestaria estricta.

Comenta