Qué implicancias tiene el nuevo proceso canónico ordenado por el Vaticano contra el sacerdote jesuita Jaime Guzmán

Alrededor de 15 denuncias contiene el informe de la investigación previa sobre el prelado. Ahora, se inicia un proceso al interior de la Iglesia.


Alrededor de 15 denuncias contiene el informe de la investigación previa sobre el sacerdote jesuita Jaime Guzmán, realizado por el abogado Waldo Bown, y que asegura que las denuncias eran verosímiles. El Vaticano respondió este miércoles  ordenando un segundo proceso canónico contra el prelado, a quien se le acusa de múltiples abusos, según reveló en enero pasado un artículo de Reportajes de La Tercera.

¿Qué implica esto y cuáles son los próximos pasos? Según señalaron fuentes eclesiásticas a La Tercera, la Congregación para la Doctrina de la Fe decretó que el provincial de los jesuitas, Cristián del Campo, arme un proceso penal canónico. Él, además, deberá decretar quién será el vicario judicial.

Lee acá: Las culpas del cura Guzmán, el artículo que Reportajes publicó en enero pasado

Tras la investigación previa, en esta instancia se debiera hacer una especie de juicio, donde lo que debiera pasar es que Guzmán va a declarar, va a tener un defensor y luego se dictará sentencia.

De ser declarado culpable en este futuro juicio, el Papa es el único que puede quitarle el estado sacerdotal. Esta decisión se puede tomar de manera inmediata si se cumplen tres condiciones: cuando la justicia penal civil ya tomó una decisión dentro del país en relación al sacerdote, los antecedentes son abrumadores o si se declara culpable y pide salir del estado sacerdotal.

Por ejemplo, en el caso de Cristián Precht, de acuerdo a lo que señalan fuentes del Vaticano, los nuevos antecedentes eran “abrumadores”, por lo que se terminó decidiendo su salida.

Otros sacerdotes que han tenido juicios canónico son el propio Precht, el obispo Francisco José Cox, el padre Fernando Karadima y José Andrés Aguirre, más conocido como el “cura Tato”.

#Tags


Seguir leyendo