Laureate se va de Chile: Traspasa sus universidades a una fundación y vende AIEP en US$ 215 millones

UNAB

Luego de 20 años, el holding educacional puso fin a su presencia en el país. Las instituciones de educación serán administradas por la Fundación Educación y Cultura, presidida por Jorge Selume Zaror. El grupo informó que la decisión se debe a cambios estratégicos.




El grupo educacional internacional Laureate decidió salir del país y hoy puso fin a 20 años de presencia en Chile, al anunciar el traspaso de sus principales instituciones (Universidad Andrés Bello, Universidad de las Américas y Universidad de Viña del Mar) a una fundación sin fines de lucro.

La noticia llega desde Estados Unidos, donde esta tarde el grupo comunicó que transfirió el control de dichos planteles a la Fundación Educación y Cultura, entidad presidida por Jorge Selume Zaror y que cuenta con la participación de Juan Antonio Guzmán Molinari.

Si bien las universidades fueron traspasadas, Laureate vendió otros dos planteles: el instituto profesional AIEP fue vendido a la Universidad Andrés Bello en US$ 214,6 millones, y el instituto profesional Escuela Moderna de Música fue adjudicado a la misma fundación, en US$ 3,6 millones.

La magnitud de esta operación financiera queda patente en las cifras de sus instituciones: la Universidad Andrés Bello es la más grande del país, con 49 mil alumnos. AIEP es la segunda institución de educación superior más grande del país, con 91 mil estudiantes. Y la Universidad de las Américas suma otros 23 mil jóvenes.

En total, las cinco instituciones involucradas en esta operación suman 173 mil estudiantes, el 14% de toda la matrícula de la educación superior chilena.

A través de un comunicado, Laureate informó que la decisión se produce en el marco de la serie de movimientos estratégicos que la red está realizando a nivel global, y que incluyen su salida de diversas operaciones y países tales como Australia, Costa Rica, España, entre otros.

“Previo a este anuncio, hace algunas semanas Laureate ya había corregido a la baja la valorización de sus operaciones en Chile, como consecuencia de las nuevas regulaciones para el sector y las incertidumbres existentes en esta materia”, dijo el holding.

“Estamos tremendamente orgullosos con el nivel de calidad y solidez del proyecto educacional de cada una de las instituciones educativas que formaron la Red Laureate en Chile. Durante nuestros 20 años en el país nos transformamos en un actor importante en el sistema educacional chileno y contribuimos significativamente a la expansión de la cobertura”, dijo el CEO Laureate Latin America, Jesús Villate.

“Incertidumbres”

En estos 20 años, Laureate estuvo constantemente en el centro de la discusión del lucro en la educación, al menos desde las protestas estudiantiles de 2011, porque sus instituciones respondían a un grupo internacional y por la masividad de su matrícula.

En agosto, el holding educacional informó que sus operaciones en Chile tenían una devaluación de US$ 418 millones, tras identificar “riesgos e incertidumbres” en el país.

Según informó el diario El Mercurio, el presidente y director ejecutivo de Laureate, Eilif Serck-Hanssen, advertía una preocupación por “el desafiante entorno político y regulatorio que hemos experimentado, y por supuesto, la posibilidad de que la nueva constitución chilena entre en vigencia a partir del verano de 2022”.

La nueva fundación

Al anunciar esta operación, el presidente y director ejecutivo de Laureate, Eilif Serck-Hanssen, afirmó a través de un comunicado que la decisión va en sintonía con “los cambios del panorama regulatorio. El funcionamiento de estas instituciones a nivel nacional debería ofrecer buenos resultados para los estudiantes y para el país”.

Jorge Selume, presidente de la fundación que ahora está a cargo de los cuatro planteles de educación superior (y de AIEP, a través de la UNAB), dijo en el mismo comunicado que “cada institución aporta una perspectiva única a la contribución que hace al desarrollo de sus estudiantes, su comunidad y Chile. Estamos comprometidos con consolidar y seguir fortaleciendo la trayectoria futura de cada institución”.

Selume y Guzmán han estado ligados a la U. Andrés Bello desde sus orígenes. Mediante un comunicado, la fundación afirmó que su existencia “entrega plena confianza de que todos los excedentes y el patrimonio de estas instituciones se destinen exclusivamente a la consecución de sus propósitos fundacionales: ser un aporte para Chile a través del desarrollo y mejoramiento de la educación superior”.

Por su parte, el rector de la U. Andrés Bello, Julio Castro, informó esta tarde a su comunidad que la compra de AIEP promueve “la articulación entre el sector técnico profesional y universitario en diversas carreras, entendiendo que hoy las instituciones educacionales deben verse a sí mismas como entidades integradoras”.

Desde AIEP, en tanto, dijeron que el anuncio no implica cambios en su estructura: “Nos mantendremos tal cual operamos a la fecha, es decir, como una entidad independiente y autónoma. Nuestros planes y proyectos se mantienen todos tal cual estaban planificados”, informaron.

Al cierre de esta nota, las directivas de todas estas instituciones estaban informando a sus comunidades sobre el cambio de propiedad.

Comenta