Mujer trans que presentó recurso judicial: "Fue muy tardío, espero que sirva para el futuro"

Imagen adriana mujer trans

Fotografía de Facebook de Adriana, reproducción autorizada por ella.

Adriana es la protagonista del fallo de la Suprema que autoriza a realizar cambio de nombre y sexo registral sin necesidad de una intervención quirúrgica. Dice que ya había logrado cambiar su nombre, tras una intervención quirúrgica.




Doce años se demoró Adriana, quien solicitó mantener en reserva su apellido, en lograr que los tribunales le permitieran cambiar su nombre y sexo registral a uno femenino. La mujer trans de 30 años es la protagonista del fallo de la Corte Suprema que hoy se dio a conocer, en el que se le autoriza a realizar la modificación sin necesidad de una intervención quirúrgica. El único problema, señala la mujer, es que "llegó demasiado tarde".

¿Qué importancia tiene para usted este fallo?

A nivel personal, ninguna. No tengo una sensación de alegría. Fue mucho tiempo perdido y demoró tanto que yo ya me hice las operaciones. Como ya me había operado, pude hacer el cambio de nombre y sexo registral aquí en Osorno. El 20 de junio tengo que ir a buscar mi certificado de nacimiento y carné de identidad.

¿Qué esperaba lograr acudiendo a tribunales?

La primera vez que acudí a un tribunal por esto fue en torno al año 2006. Esperaba que me permitieran hacer el cambio de nombre y sexo registral antes de hacer una intervención quirúrgica. Considerando eso, el de ayer fue un fallo que llegó muy tardío. Pero sí espero que esto sirva para ayudar a las futuras personas que estén en mi situación, para que no tengan que sufrir tanta espera en que reconozcan su nombre y su sexo.

¿De todas formas pensaba realizarse una intervención quirúrgica?

Sí, es algo que tenía decidido. Había quedado en lista de espera para operarme, entonces hice paralelamente el proceso judicial para ver qué salía primero, y salió primero la operación.

¿Qué tuvo que hacer para cambiar su nombre y sexo registral?

Me pidieron un examen psicológico, psiquiátrico y endocrinológico. Como estaba operada, sirvió para que fuese más rápido el proceso.

¿Qué dificultad le significaba que en su registro apareciera un nombre masculino?

Discriminación. La veía en los hospitales, cuando quería abrir una cuenta en el banco, para poder trabajar, estudiar, entre muchas cosas. Por ejemplo, una vez en el hospital se negaban a atenderme, porque decían que yo no era la persona que aparecía en su registro.

¿Ha recibido apoyo de su familia y cercanos?

Sí. Mis papás me apoyan en todo lo que hago. Gracias a Dios, no tengo dificultades en eso como otras personas.

¿Eso la ayudó a llevar adelante este largo proceso?

En realidad, creo que tiene que ver con que siempre he estado convencida de que cuando uno quiere algo, tiene que luchar y ser perseverante. Siempre he sido así, de seguir y seguir incluso cuando parece que no va a resultar.

¿Esperaba que este fuera el resultado del fallo?

No, jamás pensé que iba a generar tanto revuelo. Espero que sirva para que no haya tanta discriminación y para que cambiar el nombre y sexo de las personas trans no sea un proceso tan largo.

¿Cómo cree que debería ser ese trámite?

Creo que cada uno debería decidir por sí mismo, que no pusieran tantas trabas administrativas ni tapujos. Que fuera más accesible. Incluso, pensando en los niños, hay algunos que desde muy pequeños se dan cuenta, sería bueno que se les diera la libertad para ser quienes de verdad son.

Comenta