Trazabilidad: Minsal agiliza búsqueda de casos y dispone visitas domiciliarias

Paseo Ahumada en la comuna de Santiago, al mediodía de ayer. Foto: Francisco Castillo / Agencia Uno.

La investigación para ubicar a posibles contagiados se iniciará apenas un paciente consulte por síntomas compatibles a Covid-19, sin esperar la confirmación del PCR, que puede tardar 72 horas. Además, profesionales visitarán hogares, para fiscalizar que se cumplan cuarentenas y constatar si hay condiciones físicas de aislamiento o si se requiere traslado a residencias sanitarias.




La subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, explica que la investigación epidemiológica que desencadena cada contagio de Covid-19 en el país es una carrera contra el reloj: “El tiempo que transcurre es clave. Y estamos haciendo todo para reducirlo”.

En ese contexto, la estrategia de Testeo, Trazabilidad y Aislamiento (TTA), que lanzó el Ministerio de Salud en julio, ya ha permitido medir el cumplimiento -con mayor y menor éxito en las distintas comunas- de indicadores clave para la contención de los brotes, como la búsqueda activa de casos, positividad del testeo, correcta notificación de los contagios y oportuna identificación de los contactos estrechos.

Lo que viene, adelanta Daza, es una optimización de los plazos, junto con el perfeccionamiento de la estrategia, que a nivel mundial se ha sindicado como clave para sobrellevar la pandemia a la par con la reactivación de los quehaceres laborales, económicos y sociales. Esto, manteniendo los resguardos de autocuidado a los que obligará la crisis sanitaria, al menos hasta que exista vacuna: uso de mascarilla, distanciamiento social y lavado de manos. “La estrategia va a ser más exigente, estamos subiendo de nivel, poniendo una vara más alta”, destaca la subsecretaria.

El primero de los cambios se hará al inicio de la cadena de contagio. Actualmente, el plan de TTA se activa cuando la plataforma Epivigila, que hoy comparten todos los centros de salud del país, informa que se ha confirmado un caso positivo de coronavirus. Acto seguido, comienza a correr el plazo máximo de 48 horas para que los trazadores -de la Seremi de Salud, call center municipales o consultorios- ubiquen al paciente e indaguen a todos sus contactos estrechos que pudieran estar contagiados, para ponerlos en aislamiento.

Pero este proceso lleva demoras implícitas, pues a los dos días que se asigna a los trazadores, se suma la demora en los resultados de la prueba PCR, que puede ser de 72 horas. Por ello, realmente transcurren hasta 5 días antes de que la persona que tuvo síntomas y consultó por ellos sea ubicada, aislada, y sus contactos identificados.

Para subsanar esto, un cambio a la plataforma permitirá alertar a los equipos de salud en el instante en que un paciente, que tenga sintomatología compatible al Covid-19, sea notificado por su médico como caso sospechoso. Y eso dará curso a la investigación epidemiológica, sin esperar a que lleguen los resultados de la prueba PCR. Es decir, la pesquisa comenzará antes de que el test confirme el caso, adelantándose así entre dos a tres días.

“Esto tiene dos funcionalidades, nos va a permitir comenzar precozmente la supervisión del aislamiento, que es la medida de salud pública más importante para prevenir contagios, y también reducir a la mitad el tiempo de ubicación de los contactos estrechos, pues al momento en que la prueba resulte positiva ya estarán los datos disponibles para que estas personas sean contactadas”, explica Johanna Acevedo, jefa de la División de Planifcación Sanitaria del Minsal.

Daza añade que para el éxito de la estrategia es crucial que las personas acudan a un centro de salud -o pidan testeo a domicilio, en el caso de los municipios que lo han dispuesto- apenas tengan los primeros síntomas (fiebre, tos, cefalea y dolor muscular) y no esperen varios días, para iniciar precozmente la búsqueda y aislamiento de su entorno. Asimismo, es relevante que entreguen la información más completa posible de quienes pudieran constituir contactos estrechos.

Visitas a domicilio

Salvo pocas excepciones, la investigación epidemiológica de los contagios se realiza en forma telefónica. Esto cambiará, pues un nuevo protocolo del Minsal va a disponer que parte de los casi siete mil trazadores que hay en el país realicen una visita presencial al domicilio de la persona. Esto, con miras a fiscalizar el cumplimiento efectivo de la cuarentena, realizar una entrevista más completa para identificar a otros posibles infectados, constatar el estado de salud del paciente y educarlo sobre los resguardos que deberá tomar. Y un elemento clave de esta visita, a cargo de profesionales de salud, será constatar si la persona dispone de las condiciones físicas para realizar aislamiento domiciliario o si, en caso contrario, requiere ser trasladado a una residencia sanitaria.

“Si la persona realmente en la casa no puede hacer un aislamiento efectivo, el personal debe tratar de convencerla de trasladarse a una residencia sanitaria”, explica Daza, quien añade que hoy existen 10 mil cupos en estos recintos, de los cuales están disponibles casi la mitad.

Asimismo, el Minsal ha resuelto acortar el plazo de aislamiento de los casos confirmados de coronavirus. Actualmente el confinamiento debe ser de 14 días y pasará a ser de 11. “La Organización Mundial de la Salud al comienzo recomendaba 14 días desde la toma de PCR o de los primeros síntomas, pero en los últimos dos meses se ha recomendado bajarlo a 11, porque el período de transmisibilidad es hasta el día ocho, aproximadamente”, sostuvo la subsecretaria Daza, añadiendo que este cambio permitiría tener más focalizada la trazabilidad de los casos.

Más recursos

Los cambios en la estrategia de TTA están aparejados con recursos adicionales que dispuso Hacienda para los próximos dos meses. Se trata de $ 7 mil millones por mes, que serán renovables en caso de que la pandemia lo requiera y que se distribuirán a municipios y centros de salud, dependiendo de sus necesidades, para costear los gastos de equipos de protección personal, movilización y telefonía, así como la contratación de personal extra para estas labores.

El aumento presupuestario coincide con la prioridad que recientemente asignó el Ejecutivo a esta estrategia, que había quedado relegada al comienzo de la pandemia, cuando se privilegió el refuerzo físico de la red, con la compra de ventiladores mecánicos, contratación de personal y habilitación de camas UCI, entre otros.

Y a un mes y medio de marcha del plan, destaca Daza, ya se ven los primeros resultados. Los test diarios han alcanzado un peak de 34 mil -se busca elevarlos aún más y llegar a 40 mil- y la gestión de los consultorios, junto con una mejor investigación epidemiológica, está arrojando que casi un tercio de los casos nuevos sean asintomáticos y provengan de una búsqueda activa, transformando el perfil del infectado que al comienzo correspondía al paciente que consultaba en los centros de salud con la enfermedad en desarrollo y síntomas activos, con mayor riesgo de transmitir el virus.

“Este primer pilar ha ido mejorando y estamos detectando los casos más oportunamente. Al mismo tiempo, la notificación que hacen los médicos de los casos ha mejorado por sobre el 90%, lo que nos permite dar curso a la trazabilidad”, concluye Daza.

La epidemióloga e integrante del Consejo Asesor Covid-19, Catterina Ferreccio, dijo que los cambios están respaldados por la instancia: “El plan ha mejorado y esto va a ayudar a cortar la transmisibilidad del virus. Es muy importante, porque es la única manera de evitar las cuarentenas mientras no exista vacuna o tratamiento”. La experta añadió que ya se ha confirmado que los contagios ocurren dos días antes de que se presenten los síntomas en adelante. “Por eso se debe, realmente, correr a encontrar a los contactos, para aislarlos y evitar que se siga transmitiendo la enfermedad”.

Comenta