El racismo mató a Joane

imagen-recorrido-inmigrantes-haitianos-4157-35966865



Por Trinidad del Río, jefa de Educación e Interculturalidad del Servicio Jesuita a Migrantes

Hace ya tres años que Joane Florvil murió debido a una serie de hechos que aún no se esclarecen. El Estado la criminalizó, la trató de manera negligente, le negó ver a su hija en sus últimos días de vida. Finalmente, Joane murió.

El 25 de mayo de este año, el asesinato de George Floyd en manos de la policía de EE.UU. estremeció al mundo, las protestas y muestras de solidaridad no tardaron, junto con acciones virtuales como el Blackoutthuesday. El hecho fue brutal y la reacción contundente. Personas conocidas de diversos ámbitos manifestaron su descontento con el racismo de Estado que asesinó a Floyd, situación que se replicó en Chile: futbolistas, artistas y políticos se sumaron a la causa.

Un mes antes del asesinato de Floyd, en abril, se vivió en Quilicura una situación tensa, cuando se cubrió mediáticamente de manera invasiva, sensacionalista y racista el contagio de personas de Haití que habitaban un cité. Según el Barómetro de percepción de la migración lanzado por el SJM recientemente (disponible en www.migracionenchile.cl), es posible asociar este hito a un peak de comentarios racistas en redes sociales.

Entonces nos preguntamos ¿por qué a la vez que se solidariza con hechos de horror cometidos en otras latitudes, se ignora, criminaliza y culpa a quienes lo viven acá? Cuando decimos que las vidas negras importan ¿son todas ellas? ¿o solo las del hemisferio norte? Esto no es casual, sino que tiene que ver con cómo se ha construido el racismo en Chile: no solo tiene que ver con el color de piel de las personas, sino también con su país de origen y con cómo, durante años, los medios han construido imaginarios sobre estos países, marginalizando a priori a todos y todas quienes de ahí provienen.

Es fundamental preguntarnos por las responsabilidades. ¿Qué responsabilidad tiene el Estado en la muerte de Joane? ¿En la falta de explicaciones y respuestas a tres años de su muerte? ¿Qué responsabilidad tiene el Estado frente al racismo en Chile? Cuando se negó por años la existencia de población afrochilena, cuando se buscó poblar el sur de Chile con personas europeas para “mejorar la raza y tener un desarrollo blanco”, cuando por tantos años se ha asociado a personas inmigrantes y pueblos indígenas a los problemas del país, a la delincuencia, el difícil acceso a derechos básicos, cesantía y pobreza, a pesar de que toda la evidencia muestra lo contrario. Estas acciones han sido emprendidas por el Estado chileno en distintos momentos de su historia, y permite ver que cuando se fomenta y construye el racismo de manera sistemática, se cosechan historias como la de Joane, Rebeka Pierre, Benito Lalane, Monise Joseph, Camilo Catrillanca y tantas más.

Cuando resulta conveniente crear chivos expiatorios frente a la poca voluntad de mejorar las condiciones de vida de la mayoría, nuestra única alternativa es transformar la sociedad en una donde todas las personas puedan desarrollarse de manera libre e integral, sin importar donde nacieron.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.