No a la convención, sí al Congreso

Foto: Leonardo Rubilar Chandía / Agencia Uno.



SEÑOR DIRECTOR:

No queremos otra convención constituyente. Fueron $68 mil millones los que costó al erario nacional. Estamos hartos de tantas opiniones, sueños, utopías, reivindicaciones identitarias y victimistas, derechos a granel y voladuras exóticas.

Rescatamos de la reciente convención el haber sido un formidablebrain storming de ideas y planteamientos, pero algo cansados de tanto hablar, imaginar y argumentar. Es el momento de recoger la experiencia y ser más prácticos.

Pero, de nuevo, hay algunos que se arreglan los bigotes y se levantan candidaturas con los de siempre: Bellolio, Girardi, Veloso, Desbordes. ¿Nuevamente lo mismo? No, basta ya. Queremos otra cosa, más breve, económica y realista. No a una nueva convención, sí al Congreso.

Bastaría un equipo de trabajo de 20 congresistas (10 de la Cámara y 10 del Senado) y un equipo de 20 expertos de derecho constitucional provenientes de diversas universidades, que recogiera tanto lo logrado en la última convención como la rica tradición constitucional chilena, caracterizada por dos criterios destacados por Jaime Arancibia: pervivencia en el tiempo y consenso amplio. Tras ese trabajo, se vota en el Congreso y luego se convoca a un plebiscito.

Hay un cierto cansancio electoral. Cambiemos de tema, y afrontemos los duros y actuales desafíos, confiando en un grupo de expertos y en un Congreso recientemente elegido y del todo democrático.

Jorge Peña Vial

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Se trata de un estudio del Instituto de Investigación del Cáncer de Londres, que demostró que el virus del herpes es muy efectivo para tratar cánceres avanzados. La investigación descubrió que RP2, una versión modificada del virus, eliminó las células cancerosas en una cuarta parte de los pacientes que se sometieron al tratamiento.