Claudio Alvarado, subsecretario de la Segpres: "Veo en Chile Vamos un poco de ansiedad de que todo camine más rápido"

ClaudioAlvaradoWEB

"Se está trabajando en la forma que nosotros consideramos mejor", dice el subsecretario. Además, aborda la iniciativa de Evópoli contra el nepotismo y señala que "cuando hay un tema público en el tapete, al parecer todos piensan que la única solución es un proyecto de ley".




Es segunda vez que Claudio Alvarado ocupa el cargo de subsecretario de la Segpres y que, además, tiene que convivir con cuestionamientos desde su coalición al gobierno, tal como en la primera administración del Presidente Sebastián Piñera. Esta vez, dirigentes de Chile Vamos han acusado una supuesta incapacidad para que se instale la agenda del gobierno, algo que han remarcado sobre todo desde el partido en el que milita el subsecretario, la UDI, desde donde han apuntado, precisamente, a este ministerio. "La Segpres ha levantado los temas que están en nuestro programa de gobierno", se defiende, apuntando a una "ansiedad" en el bloque.

¿Cuánto puede repercutir políticamente que el Presidente haya designado a su hermano como embajador? Evópoli lo calificó como un error y anunció que presentarán un proyecto para regular las contrataciones de parientes. ¿Qué le parece esa iniciativa?

Esta iniciativa la vienen trabajando hace bastante tiempo atrás, coincide con esta situación, y ellos deciden activar la presentación de este proyecto, que será debatido en el Congreso. Pero el gobierno decidió nombrar un embajador en base a sus capacidades, su trayectoria de servidor público.

Se podría haber evitado el ruido que generó esa designación. Era previsible que surgieran críticas…

Indudablemente, pero cuando uno tiene el convencimiento de que está actuando bajo el principio de la buena fe, de la Constitución vigente, y existen cuestionamientos políticos que a su vez son legítimos, el gobierno por prudencia decidió esperar el pronunciamiento de la Contraloría.

Evópoli planteaba que justamente por este episodio era necesario impulsar el proyecto para regular contrataciones...

La legislación vigente hoy día cubre los aspectos en esta materia, y si Evópoli quiere endurecer este tipo de normas está en su legítimo derecho, pero lo importante es que no trabe el acceso de personas que tienen la capacidad, la trayectoria, por el solo hecho de tener un parentesco.

La presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, calificó de oportunista el momento en que Evópoli anuncia la presentación del proyecto. ¿Comparte esa crítica?

Evópoli este proyecto lo venía anunciando y trabajando hace tiempo. Y, generalmente, en política existe una tendencia que es común, que uno la puede analizar con el paso de los años: cuando se produce un hecho que genera atención mediática o pública, se reacciona con un proyecto de ley. Lo miro dentro de ese contexto. Generalmente, en la política chilena cuando hay un tema público en el tapete, al parecer todos piensan que la única solución es un proyecto de ley.

¿Qué le parece la postura de Evópoli frente al proyecto del gobierno para aumentar la gratuidad a la educación técnico-profesional? Siguen sin decir si apoyarán la iniciativa, que es uno de los compromisos que se adquirió antes de que Piñera ganara la elección…

Ese proyecto se inserta dentro de un compromiso. Todos quienes fueron a una elección parlamentaria bajo el alero de Chile Vamos se comprometieron a apoyar el programa de gobierno. En consecuencia, espero que todos los partidos de Chile Vamos asuman este compromiso, que es un compromiso con la clase media… No logro entender que alguien se oponga a ese tipo de beneficios: es darles oportunidades a los jóvenes que tienen talento para educarse.

¿Se equivoca Evópoli, en ese sentido?

Lo que he escuchado de Evópoli, por lo menos de gran parte de sus diputados, es que es una iniciativa que ellos están dispuestos a apoyar.

Pero todavía no lo decide Felipe Kast…

Yo creo que va a contar con el apoyo de Evópoli, no tengo duda…

¿Pero usted tiene información de que Evópoli se va a sumar? Además, Felipe Kast no está convencido, justamente porque su discurso en la campaña fue contrario a esta medida. Entonces, pareciera que Kast tuviera frenado a Evópoli por su postura personal…

No tengo esa impresión. Creo que Evópoli, por lo menos en sus parlamentarios en la Cámara de Diputados, están convencidos de la necesidad y bondades de este proyecto.

Menos Felipe Kast…

Él manifestó opinión, pero yo creo que siempre existe la oportunidad de reconsiderar lo que uno dice, sobre todo cuando hay un beneficio que se hace extensivo a familias…

¿Tiene justificación oponerse a ese proyecto, a su juicio?

Es un proyecto que apunta al corazón de la clase media, que entrega oportunidades a jóvenes que tienen capacidad, pero que sus familias no disponen de los recursos. Cerrarse a esa opción, a esa posibilidad, creo que no es justo.

La presidenta de la UDI ha cuestionado directamente a la Segpres, señalando que deben ser capaces de levantar la agenda del gobierno. ¿Cómo toma los cuestionamientos, teniendo en cuenta que vienen de la presidenta de su propio partido?

La Segpres ha levantado los temas que están en nuestro programa de gobierno. Entonces, el contexto de la crítica de la presidenta de la UDI creo que se genera por un tema específico, que es el proyecto de ley de identidad de género, donde yo creo que el gobierno tomó legítimamente una posición. Y en temas valóricos podemos tener diferencias, pero creo que la crítica de ella estaba referida a un tema específico y no al rol general de la Segpres.

En privado, en la UDI también han transmitido su descontento por el rol de la Segpres y del ministro Blumel, más allá de identidad de género. En RN también lo han transmitido…

Aquí hay que hacer, con el tiempo suficiente y necesario, que la agenda que se instale a nivel legislativo tenga una arquitectura que sea sustentable y no conduzca, por actuar apresuradamente, a cometer errores. En ese sentido, si usted analiza el comportamiento del gobierno, hemos ido instalando los temas de infancia, seguridad, vamos a instalar la próxima semana los temas de salud, y en un mediano plazo vamos a ir instalando la reforma provisional y reforma tributaria, que están en el corazón de nuestro programa de gobierno. Lo que pasa es que muchas veces en el Congreso se están acostumbrado a comparar estadísticamente en un periodo cuántos proyectos se ingresaron y despacharon. Pero nosotros no estamos en esa lógica, lo que queremos es que las iniciativas que dicen relación con nuestro programa se construyan de la mejor manera posible y con el mejor espacio posible.

Desde ese argumento, ¿cree que son injustificadas las críticas de Chile Vamos?

Más que crítica, lo que veo en ellos es un poco de ansiedad de que todo camine más rápido, pero se está trabajando en la forma que nosotros consideramos mejor: escuchando, haciendo un trabajo prelegislativo, diseñando una buena política pública, de manera tal que se puedan defender de la mejor manera posible.

Comenta