Cómo ve La Moneda la recta final de la segunda vuelta presidencial

En Palacio consideran que los comicios del 19 de noviembre serán "estrechos", pero que en estos momentos se estaría imponiendo la carta de Apruebo Dignidad, Gabriel Boric, por sobre el candidato del Partido Republicano, José Antonio Kast. Y si bien en el Ejecutivo no han querido abrazar públicamente de manera institucional la opción de este último, reconocen que para el Presidente Sebastián Piñera es mejor alternativa que Boric. El Mandatario seguirá con atención los comicios del domingo y, al igual que en la primera vuelta, estará en La Moneda con su gabinete esperando los resultados.


Que está difícil, que será ajustado y que ahora corre con ventaja Gabriel Boric. Eso, aseguran en el gobierno, ha transmitido en los últimos días el Presidente Sebastián Piñera de cara a la segunda vuelta de este domingo 19 de diciembre.

Si bien el Mandatario y los ministros del comité político han evitado abrazar públicamente la candidatura de José Antonio Kast (algunos dicen que de manera estratégica para evitar activar el voto “anti-Piñera”), en privado todos reconocen que el Jefe de Estado prefiere que se imponga el abanderado del Partido Republicano por sobre la carta de Apruebo Dignidad. “Es el mal menor para Piñera”, comenta más de una autoridad.

Así, en Palacio también estiman que los comicios del domingo serán estrechos y más de un ministro comenta que, si las elecciones fueran mañana, probablemente Boric se impondría. Eso sí, reconocen que el margen se estrecha cada vez más y que, en los últimos días, Kast ha tenido un buen desempeño. “Ha tenido buenas apariciones, las encuestas muestran un cambio de tendencia”, comentan.

Asimismo, creen que será crucial el debate de este lunes organizado por Anatel y que en el encuentro radial del viernes no hubo ningún candidato ganador. Eso sí, varios en Palacio miran con atención la última estrategia de Kast que apunta a emplazar a Boric por una acusación de acoso en su contra. Esto, porque no saben si finalmente le traerá réditos o un costo.

Como sea, el comportamiento de La Moneda frente a las elecciones ha estado en la palestra pública y, en más de una oportunidad, la oposición ha acusado intervencionismo en favor de Kast. De hecho, ha habido tres últimas jugadas que han motivado esas acusaciones por parte de la izquierda.

Primero, la entrevista que concedió hace algunos días a La Tercera el ministro de Educación, Raúl Figueroa, quien aseguró que Kast representaba un mejor camino para el país y que el gobierno no podía ser neutro frente a la disputa electoral. En segundo lugar, la ofensiva de La Moneda para poner urgencia a varios proyectos en materia de seguridad, estrategia legislativa que, según reconocían el lunes en Chile Podemos Más, respondía a poner incómodo a Boric y a la oposición frente al tema de seguridad, que ha sido un flanco para el abanderado de Apruebo Dignidad.

Y por último el anuncio del Ejecutivo de un proyecto de ley para crear una Pensión Garantizada Universal (PGU), lo cual rápidamente fue tildado de “intervencionismo” por parte del brazo derecho de Boric, el diputado Giorgio Jackson (RD), en circunstancias en que ambos candidatos presidenciales han propuesto una pensión básica.

De esa manera, creían algunos que Kast podría capitalizar algo ante la indefinición de Boric en algunas áreas. Como sea, en Palacio si bien algunos reconocen que la acción buscó “tensionar aquellos aspectos que están en la discusión presidencial”, otros recalcan que sólo se quiso sacar adelante la agenda del gobierno pensando “en el legado de Piñera”.

Con todo, en Palacio insisten en que el diseño de cara a la segunda vuelta sigue siendo el mismo, es decir, los ministros, si quieren, pueden opinar sobre cuáles son sus preferencias presidenciales y colaborar, fuera de horario laboral, con Kast. En el caso de los ministros del comité político, en tanto, dicen que el titular de la Segegob, Jaime Bellolio, prefiere mantener en privado su preferencia, aunque todos saben que votará por Kast. Esto, para evitar cuestionamientos debido a que es el vocero de Palacio.

De hecho, cuando participó el domingo pasado en el programa Estado Nacional de TVN, evitó marcar preferencia y abordó los puntos fuertes de ambos candidatos. Pese a eso, para nadie en La Moneda es un secreto que Bellolio mantiene un diálogo fluido con el entorno de Kast -con quien, dicen en Palacio, no ha vuelto a hablar desde que el republicano se enfermó de Covid a inicio de este año-, principalmente con su jefe programático, Cristián Valenzuela y con su coordinador político, Arturo Squella, quienes son sus amigos.

En el caso del ministro del Interior, Rodrigo Delgado, el escenario es similar. En su entorno dicen que él cree que, por su rol en materia de resguardar la seguridad de las elecciones y de los candidatos, es mejor mantener neutralidad en lo público.

Otras autoridades, como subsecretarios, confirman en privado que fuera de horario laboral participan de actividades de campaña de Kast, como banderazos. Como sea, Piñera seguirá con atención la jornada de elecciones de este domingo y, de hecho, tiene contemplado, al igual que para la primera vuelta, seguir los comicios desde La Moneda junto al gabinete.

Distancia de los republicanos

En el comando de Kast dicen que Piñera y el candidato no han vuelto hablar. Que conversaron el domingo 21 de noviembre, cuando el ex UDI pasó a la segunda vuelta. Y que, posteriormente, volvieron a hablar un par de veces más (sin decir sobre qué), pero que no han vuelto a cruzar palabras.

Si bien había unas versiones en el oficialismo que apuntaban a que el comando de Kast le pidió al Ejecutivo mantenerse al margen para evitar que los calificaran como “la continuidad de Piñera”, en el comando y en Palacio desestiman esas versiones. En el equipo de Kast, eso sí, reconocen que quieren estar lejos de La Moneda y no ser vinculados. En esa línea, recalcan que “somos oposición y no somos parte de este gobierno”.

Así lo grafica el diputado electo Gonzalo de la Carrera: “No hay ninguna influencia del gobierno en nuestro comando ni en nuestra campaña. El candidato del gobierno era Sichel. Las personas que ocupan algún cargo en el gobierno y que han manifestado su apoyo a José Antonio Kast lo han hecho en forma personal, sin representar al actual gobierno de Piñera. Entiendo que ellos prefieren un gobierno de libertad a un posible gobierno comunista que representa Boric”.

Algunos en el comando dicen que se ha querido marcar distancia con el Ejecutivo en temas como el nuevo proyecto de pensiones que anunció Piñera, donde incluso el propio candidato aludió a la, a su juicio, tardanza de la medida. “¿Por qué no planteó esto mismo al inicio del gobierno? Sería otro Chile (...) Lamento que siempre se llegue tarde, valoro que esté, y claramente creo que es una buena política”, dijo el jueves en Mega, mientras que ayer el economista Patricio Rojas, de su equipo económico, criticó el proyecto.

De todas maneras, algunas fuentes de gobierno descartan que haya habido contactos con el comando de Kast para abordar el anuncio de la PGU, pero reconocen que dentro del análisis que hubo sobre la mesa se consideró esta medida para que avanzara más rápido, tomando en cuenta que ambos candidatos la habían sugerido.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Recientemente, un conjunto de normas abrió la puerta a las mujeres que deseen dedicarse al boxeo, ya que desde la revolución de Fidel Castro, estaba prohibido que participaran en torneos.