El mea culpa de la vocera

La ministra vocera de gobierno, Karla Rubilar. Foto: Agenciauno

Como un error y un flanco innecesario. Así calificaban desde el martes en La Moneda los instructivos emanados desde la Secretaría de Comunicaciones (Secom) del gobierno a ministerios y distintas reparticiones públicas, en los que se señalan indicaciones para la entrega de cajas de alimentos, una ayuda en medio de la pandemia que el Presidente Sebastián Piñera comprometió el 17 de mayo.




Como un error y un flanco innecesario. Así calificaban desde el martes en La Moneda los instructivos emanados desde la Secretaría de Comunicaciones (Secom) del gobierno a ministerios y distintas reparticiones públicas, en los que se señalan indicaciones para la entrega de cajas de alimentos, una ayuda en medio de la pandemia que el Presidente Sebastián Piñera comprometió el 17 de mayo.

Las minutas de la Secom -encabezada por Christian Rendic y dependiente del Ministerio Secretaría General de Gobierno (Segegob)- pedían a las autoridades tomar fotos de la entrega de cajas, incorporar hashtags en redes sociales y realizar un registro audiovisual incorporando, entre otras cosas, “funcionarios bajando cajas y entregándolas a las familias, emoción y valoración de las familias al recibir la ayuda”. Además, se planteaba “valorar” la figura del Mandatario.

Este último punto, de hecho, fue el que más generó polémica, ya que para algunos estaba al “borde” de incumplir con la norma. Esto, debido a que la Contraloría ha recordado que las ayudas sociales no pueden ser atribuidas a una persona en particular, porque son beneficios que entrega el Estado.

Así, la publicación de los documentos generó una ola de cuestionamientos de la oposición y del propio oficialismo por el “uso comunicacional” de la medida. De hecho, algunos dirigentes emprendieron medidas fiscalizadoras ante la Contraloría -organismo que durante la tarde pidió información a la Segegob e Interior, dándoles un plazo de 10 días hábiles para responder-, mientras que el ministro de Desarrollo Social, Cristián Monckeberg, señaló que la polémica le generaba un “poco de pudor”. Asimismo, hubo recriminaciones cruzadas en el gobierno, ya que todos reconocían -incluso la propia Secom- que se había tratado de un error y que se prestaba para confusiones.

De esta forma, el mismo martes se decidió que se echaría pie atrás y que se elaboraría un nuevo instructivo. En este escenario es que ayer -previo al balance que hace el Ministerio de Salud sobre la crisis sanitaria- la ministra de la Segegob, Karla Rubilar, salió a realizar un punto de prensa en La Moneda.

“Quisiera partir el día de hoy haciéndome cargo de una situación que está generando malestar, probablemente desconfianza en varias personas de la ciudadanía en el contexto de un instructivo entregado por la Secom”, partió diciendo la vocera de gobierno, agregando que “debemos reconocer que es un instructivo que no fue bien hecho, que es oficial, que lo difundimos, que no fue bien logrado y no refleja las directrices que dimos”.

También explicó que el documento se elaboró con el objetivo de regular la entrega de cajas y evitar irregularidades. Esto, aludiendo al error de la seremi Carolina Lavín, quien dijo, el 29 de mayo, que estaba entregando las cajas “del Presidente”. Sin embargo, la primera versión de la minuta de la Secom fue emanada a distintas reparticiones el día 22 de ese mes.

Consultada si habría consecuencias para el responsable del texto, Rubilar asumió la situación e hizo un mea culpa. “Estuvo mal hecho. Y si quiere considerar un responsable, la responsable soy yo”, dijo. Además, sostuvo que “si el Presidente hubiera visto este instructivo como salió, jamás habría autorizado que saliera un instructivo como éste que pudiera interpretarse de una forma diferente a lo que es el espíritu de la entrega de cajas”.

La vocería fue valorada en el gobierno, porque dicen que se “hizo cargo” y no intentó responsabilizar a nadie. Esto, pese a que ella no fue la autora del documento, que habría sido realizado -dicen en el Ejecutivo- por el exjefe de prensa de Presidencia Juan José Bruna, quien hoy trabaja en la Secom.

Por la tarde, la Secom distribuyó un nuevo instructivo en el que se eliminan varios de los aspectos que se incluyeron anteriormente y se plantea que “toda la difusión o comunicación sobre la entrega del beneficio (...) deberá mantener el más estricto apego a la normativa existente y resguardar en todo momento la vida privada y dignidad”. Además, se señala que “la finalidad” de las imágenes y videos no sólo es para “difusión”, sino que “es un instrumento necesario como medio de respaldo y de verificación para efectos de la posterior rendición de cuentas y auditorías”. Y se recalca que las cajas no son “un regalo” de una autoridad, pero de todas maneras se recomienda que, si se va a mencionar, se etiquete al Mandatario en la publicación en redes.

Comenta