Entrevista a Elisa Loncon, expresidenta de la Convención Constitucional: “Creo que todas las personas van a tener que tomar posición respecto a esto, y no me resulta extraño que el Gobierno lo haga”

Elisa Loncon, Mapuche President of Constitutional Convention, holds the constitutional proposal after the delivery ceremony of the final draft of the new constitution in Santiago, Chile, July 4, 2022. REUTERS/Pablo Sanhueza

Quien fuera la primera presidenta del órgano constituyente, cargo que ostentó durante seis meses, analizó el rol del Gobierno de Boric frente al plebiscito, además de los pasos a seguir: "Me encantaría que se generara un proceso pedagógico de dos meses de lectura intensiva. (...) Que todos se pusieran a leer la constitución y llegar a ese 4 de septiembre informados".




La exconvencional constituyente, académica y linguista mapuche, Elisa Loncon, entregó a La Tercera sus visiones sobre el final del órgano que presidió desde el 4 de julio hasta el 5 de enero pasado, en las afueras del ex Congreso. Todo, mientras incesantemente se le acercan personas a pedirle selfies y felicitarla.

¿Qué le pareció la ceremonia inaugural? ¿Alguna sorpresa?

No, una ceremonia muy sobria, republicana, muy de Chile, muy contenta, ¿te fijas? Bonito.

¿Qué le parecen las palabras del Presidente Boric, al decir que no hay que enlazar el destino del Gobierno al proceso constituyente?

Bueno eso es del Presidente, yo soy Elisa Loncon.

¿Pero qué piensa usted?

No, yo creo que terminamos la tarea, estoy feliz y muy agradecida del Presidente que fue y recibió la nueva constitución. Y bueno, aquí está el Chile de cinco décadas más adelante. Si se aprueba esto el 4 (de septiembre), el 14 ya entra en vigencia y hay normas transitorias para hacerla operativa. Entonces, hay mucho que hacer. Pero esto es de la Constitución, van a pasar muchos Presidentes que van a trabajar con esta constitución.

Las últimas encuestas dicen que está ganando el Rechazo. ¿Cómo se sale a ganar ese terreno perdido desde ese 78% de aprobación en el plebiscito de entrada?

Yo no creo que estemos perdidos los pueblos de Chile. Quienes están perdidos y que hasta hoy les llegó el discurso, son los que no quieren los cambios y lo hicieron con mentiras. Farandulearon con las mentiras. El texto hoy día va a hablar de las normas reales, y lo que no esté en el texto, son las mentiras. Entonces, se les terminó la agenda.

¿Se le acerca la gente a preguntar por cosas que no entiende?

Yo creo que, yo soy profesora y la verdad que me encantaría que se generara un proceso pedagógico de dos meses de lectura intensiva. Lectura a nivel social, en todo nivel. Incluso tu familia, toda la ciudadanía, colegios, instituciones públicas. Que todos se pusieran a leer la constitución y llegar a ese 4 de septiembre informados. Ya habiendo reconocido los derechos que se instalan con esta nueva constitución. Eso sería lo más democrático, lo más bello, lo más educativo.

¿Hay alguna autocrítica que se hace? Usted fue presidenta del órgano.

Tal vez haber dado tanto, haber dormido tan poco. Han sido muchos los sacrificios individuales, personales.

Pero está satisfecha.

Claro, porque fui nombrada presidenta. Y con ese cargo una debe asumir la voluntad colectiva. Entonces, lo individual como que queda un poco de lado.

¿Qué tiene que hacer el gobierno?

El gobierno sabe lo que tiene que hacer. Nosotros como cuando todavía no terminábamos la Convención, la Mesa directiva mandó una carta para que se difundiera el texto a todos los chilenos. Y esa es una tarea necesaria.

O sea tiene que informar a la ciudadanía.

Tiene que dar a conocer el texto. Dar espacios para que el texto sea conocido.

¿Tomar partido?

Yo creo que todas las personas van a tener que tomar posición respecto a esto, y no me resulta extraño que el Gobierno lo haga. De hecho, el Gobierno, a diferencia del anterior, en tanto fue electo nos fue a saludar. El otro nunca nos saludó. Así que imagínate.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Investigadores descubrieron que este elemento químico afecta el lóbulo occipital del insecto, impidiendo que puedan mantener una trayectoria recta y actuar de forma rápida ante los cambios en su entorno.