Generación Millennial, outsiders desagradables y tropezones inducidos: la distendida intervención de Boric ante el Instituto de Chile

Mario Téllez / La Tercera

Ante una audiencia de cerca de 30 personas -producto del aforo- incluyendo a personalidades como el expresidente Ricardo Lagos, el Mandatario realizó una larga intervención, donde se sinceró en diversos aspectos, personales y políticos.




Cerca de 40 minutos duró la intervención que la noche de este miércoles el Presidente Gabriel Boric entregó en las dependencias del Instituto de Chile, en el marco de la inauguración de su año académico 2022.

Frente a un aforo de no más de 30 personas y ante personalidades como el expresidente Ricardo Lagos, el Mandatario realizó una larga y distendida intervención, donde se sinceró en diversos aspectos, personales y políticos.

Anécdotas sobre el cuadro de Bernardo O’Higgins que está en su despacho presidencial o respecto al himno nacional fueron algunas de las historias que Boric reveló ante los presentes. También hizo varias reflexiones respecto a lo que han sido los últimos 30 años de gobierno desde el retorno a la democracia e hizo una autocrítica respecto al cuidado de las instituciones en el país.

Todo esto en una ceremonia que contó, además, con la interpretación del Ave María y de Gracias a la Vida, a cargo de la soprano Carolina Muñoz y de la maestra pianista Patricia Rodríguez.

Revisa a continuación algunas de las frases del Mandatario en el evento:

  • “Alguien, seguramente de mi generación que llaman millennial, recibió la invitación, dijo ‘qué es esto del Instituto Chile, no vamos’. Sin preguntarme. Y por circunstancias de la vida me llega la noticia de que habíamos rechazado la invitación al Instituto Chile y dije ‘cómo es posible, quién tomó esta decisión’”.
  • “Para que las instituciones funcionen, como bien dijo el Presidente Lagos en su momento, se requiere que todos las cuidemos, y yo siento que hemos sido parte también, y acá lo digo desde una perspectiva autocrítica, de no tener la visión suficiente de los costos de deteriorarlas y ahí hay mucho que aprender”.
  • “Me sorprendió. Cuando llegamos a La Moneda estaba lleno de cuadros de diferentes personas... Estaba el salón de los presidentes que solo tiene a quienes han fallecido, pero en mi oficina, que no sé si habrá sido la misma de don Ricardo, pero sé que es la misma que tenía (Sebastián) Piñera, estaba una figura de O’Higgins y yo tenía dudas sobre si dejar el cuadro de O’Higgins o no”.
  • “Me imagino todo su gobierno con senadores designados, Presidente (Lagos), es una cuestión que nuestra generación tiende a olvidar, pero es muy sorprendente”.
  • “Yo quiero hoy como representante de esta generación millennial o como quieran llamarla, decir que en los 30 años famosos hubo mucho movimiento y que Chile no parte el 2019 ni parte el 2011. Chile es un país que desde la recuperación de la democracia (...) en los últimos 30 años hubo tremendos avances, tremendos avances”.
  • “Creo que el fortalecimiento de las instituciones es una cuestión que no es pop, que no está dentro de las primeras preocupaciones ciudadanas, pero que debiera ser en la política parte de nuestras preocupaciones prioritarias. Y ahí hemos cometido errores”.
  • “Mi primer periodo como diputado comenzó en 2014 y en ese entonces junto al actual ministro Segpres (Giorgio Jackson), éramos de los pocos representantes de lo que más adelante sería el Frente Amplio. En ese momento nos trataban como unos outsiders muy desagradables. Éramos muy resistidos y nosotros contribuíamos también a fomentar esa imagen”.
  • “Recuerdo muy patentemente al exministro del Interior, Andrés Chadwick, ufanándose frente a los empresarios en la Enade de que hay cosas que queremos cambiar y mencionaba el crecimiento, la productividad, la delincuencia, etc, pero hay cosas que no queremos cambiar y el proyecto de nueva Constitución de la Presidenta Bachelet lo vamos a dejar en un cajón. Y todos los empresarios aplaudían furibundamente en ese momento. Ahí hay un error de visión que es muy grande”.
  • “Yo por lo menos guardo muchas esperanzas de este proceso (constituyente). Sé que va a ser difícil. No desconozco en ningún caso que ha habido errores, tropezones propios, inducidos, de todo. Pero creo que es un cambio y una transformación que necesitamos”.
  • “Bueno, seguramente acá saben, pero el himno tiene cerca de diez estrofas creo... ¿Más? Y entonces nosotros nos enojábamos cuando hablaban de los valientes soldados y los valientes soldados es una parte menor de la preciosidad que es el himno entero y yo cuando lo leo ‘ha cesado la lucha sangrienta/ hoy es amigo quien ayer fue invasor’ dice una parte del himno. Entonces empecé a averiguar más de la historia del himno, porque me encontré a mí mismo cantándolo en la ducha, cosa que nunca había hecho que me pareció muy ridículo. Me gusta el punk, el rock y una vez estaba cantando el himno en la ducha”.

Lee más en La Tercera

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.