Gobierno realiza nuevo ajuste tras renuncia en Atacama

Autor: X. Soto

El Ejecutivo ha tenido que enfrentar, en apenas una semana, un segundo cambio forzado entre sus autoridades regionales de primera línea.


El ahora exintendente de Atacama, Francisco Sánchez (RN), concurrió la tarde del martes a La Moneda para presentar su renuncia personalmente al Presidente Sebastián Piñera, dimisión que fue aceptada por el Mandatario y confirmada hoy por el gobierno.

Así, el Ejecutivo tuvo que enfrentar, en apenas una semana, un segundo cambio forzado entre sus autoridades regionales de primera línea. Esto, pues el pasado 12 de febrero, la entonces intendenta de Magallanes, María Teresa Castañón, y el gobernador provincial, Nicolás Cogler, también dejaron sus cargos, luego de una seguidilla de rumores que apuntaban a su salida.

Es por ello que, tanto en Magallanes como en Atacama, La Moneda debió nominar por tercera vez en menos de un año a un nuevo intendente.

Sobre la situación, el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla -quien se encontraba en la Duodécima Región en una jornada de trabajo con las autoridades locales-, explicó que “los gobiernos tienen que, a partir de las circunstancias políticas, de los desafíos que tienen las regiones, ir haciendo ajustes”.

Consultado por la decisión de nominar a tres intendentes en un período tan acotado, Ubilla sostuvo que “no es ni normal ni un error, hay otra forma de calificar. Hay situaciones personales, como lo de Atacama: él presenta y pone a disposición su cargo por motivos personales y el Presidente lo que hace es acogerla. Y en el caso de acá (Magallanes), las circunstancias del año que estamos iniciando, el año 2019, llevaron al convencimiento del Presidente de hacer algunos ajustes”.

Sin embargo, Sánchez había sufrido una serie de cuestionamientos en Atacama desde comienzos de febrero, tras una denuncia realizada por la concejala frenteamplista de Copiapó, Paloma Fernández. Según la información divulgada, el municipio local arrendó, por $5 millones, un terreno de propiedad del entonces intendente para la realización de la fiesta local de La Candelaria, lo que derivó en diversas críticas.

En ese contexto, la diputada RN por la zona, Sofía Cid, comentó que “la salida del intendente se transformó en algo necesario al pasar de los días”, aunque evitó ahondar en la polémica.
El nuevo ajuste de intendentes se produce en medio de versiones oficialistas que dan cuenta de un ajuste mayor, que podría incluir a ministros y subsecretarios, y que podría concretarse en las próximas semanas.

Seguir leyendo