La Moneda busca relanzar su agenda y aplacar diferencias internas

La reunión entre los ministros del comité político y los dirigentes de Chile Vamos. Foto: Agenciauno

El gobierno nuevamente apuesta a instalar que comenzaron una “segunda etapa”, recalcando que son cuatro los proyectos fundamentales que impulsarán: modernización tributaria, reforma laboral, pensiones e isapres.


Dar señales de que dieron vuelta la página y que se superaron los conflictos. Ese fue el acuerdo que ratificaron este lunes los ministros del comité político y los principales dirigentes de Chile Vamos. Esto, luego de semanas complejas para La Moneda.

Entre los episodios que tuvo que afrontar el Ejecutivo se encuentra el fallido nombramiento de Mauricio Rojas en el Ministerio de las Culturas tras sus polémicos dichos sobre el Museo de la Memoria; los cuestionamientos de la oposición al subsecretario de Redes Asistenciales, Luis Castillo; las críticas que surgieron de RN y la UDI al desmarque protagonizado por Evópoli en materia de derechos humanos; y los reparos de algunos parlamentarios de RN por un supuesto “frenesí” de anuncios del gobierno y mal manejo político.

Estos temas ya habían sido abordados durante la reunión extraordinaria que encabezó, el domingo en la noche, el Presidente Sebastián Piñera en la casa del jefe de gabinete, Andrés Chadwick, donde estuvieron presentes los timoneles de Chile Vamos y el resto de los ministros del comité político.

Durante ese encuentro, el Mandatario -quien por la mañana del mismo domingo había manifestado que “el fuego amigo produce daño”- pidió zanjar en privado las disputas del bloque. Y , durante el comité político de La Moneda, se insistió en que las diferencias se traten en privado, recalcando también que es necesario “cuidar al gobierno” y no equivocarse en el adversario con el objetivo de proyectar a la coalición.

“Podemos tener malentendidos, pero cuando hay confianza sobre la base de un proyecto colectivo que se sustenta en principios fuertes y permanentes, eso se manifiesta en el alero interno”, remarcó la vocera de gobierno, Cecilia Pérez.

En la misma línea, el presidente de Evópoli, Hernán Larraín Matte, sostuvo que hay que entender que “lo importante es dar señales de unidad en lo público”, mientras que el líder de RN, Mario Desbordes, dijo no sentirse “aludido” por el llamado a evitar el fuego amigo, asegurando que su partido ha sido “leal”. Además, descartó que haya habido algún llamado de atención por parte del gobierno. “Mi único jefe es la asamblea de RN, yo no recibo tirones de orejas, no soy funcionario de gobierno”, dijo.

Pese a que públicamente tanto en La Moneda como en Chile Vamos entregaron señales de normalidad, en privado seguían resintiendo algunos episodios. En Evópoli comentaban que creían que RN y la UDI llegaron con una “especie de acuerdo” el domingo a la cita en la casa de Chadwick. Esto, porque, explican las mismas fuentes, ambos cuestionaron en esa cita que el partido encabezado por Larraín Matte manifestara “en reiteradas ocasiones” posturas diferentes a las del bloque. Ese punto fue refutado este lunes en la reunión del comité político, según los asistentes, por el senador Felipe Kast.

Además, en el Ejecutivo lamentaban que Desbordes los haya criticado en materia de seguridad, y que Evópoli haya presentado una propuesta alternativa en materia de reforma tributaria, sobre todo, porque contradice el criterio que fijó el Mandatario de no bajar los impuestos a las empresas.

“Segunda etapa”

En medio de este escenario, en el comité político nuevamente el Ejecutivo entregó una minuta informativa destacando cifras económicas, entre ellas, el PIB y los resultados de la última encuesta Cadem, que arrojaron que la percepción del progreso económico subió de un 33% a un 40%. Esto, luego que en semanas previas sondeos de opinión evidenciaran una baja en las expectativas en materia económica.

Con eso como base, La Moneda apuesta nuevamente a instalar su agenda de reformas, volviendo a recurrir al concepto de que se inicia una nueva fase. “Lo que viene en esta segunda etapa de gobierno es fortalecer las reformas”, insistió la vocera.

En el Ejecutivo reiteran que durante la primera etapa se respondió a las “urgencias sociales” y que ahora vienen las reformas fundamentales del gobierno: la modernización tributaria que se materializará durante esta semana; pensiones y modernización laboral, que se darán a conocer en septiembre; y la reforma a las isapres y Fonasa, que se concretará en octubre. En paralelo van a desplegar los proyectos que irán surgiendo de los cinco acuerdos nacionales.

Además, para el gobierno esta semana es clave debido a que se tramitan varios proyectos que buscan aprobar, entre ellos, el salario mínimo. En una minuta que distribuyó este lunes el gobierno se plantean varios escenarios probables: uno de ellos es que se rechace en el Senado y que la iniciativa pase a comisión mixta.

Esta no es la primera vez que La Moneda ha hablado de iniciar una “segunda etapa”. Ya lo había hecho, por ejemplo, cuando en junio surgieron cuestionamientos por la instalación o la denominada “sequía legislativa”, mes en el que el gobierno también apostó a instalar su agenda y dejar atrás los “autogoles” -como los calificaron el el oficialismo- de algunos ministros. El plan, sin embargo, volvió a encontrar dificultades y se volvió a apostar por un reimpulso con el cambio de gabinete realizado hace poco más de una semana, diseño que también se vio truncado por la polémica en torno a Mauricio Rojas.

#Tags


Seguir leyendo