El plan de Bancard para el segundo período de Sebastián Piñera

Imagen Fachada edificio Apoquindo 3000

El family office del mandatario electo espera tener listo el 11 de marzo su fideicomiso y el de su esposa. Los próximos 4 años se abocarán a inversiones en el exterior y alistan nuevos controles para evitar conflictos de interés.


A toda máquina trabajan en las oficinas de Bancard -el family office que maneja el patrimonio de Sebastián Piñera y su familia-, para llegar al 11 de marzo con los contratos listos con las administradoras para la gestión vía fideicomiso de los cerca de US$ 800 millones declarados por el mandatario electo y su esposa Cecilia Morel al momento de inscribir la candidatura presidencial en mayo de 2017.

Aunque la Ley 20.880 sobre Probidad en la Función Pública y Prevención de los Conflictos de Interés entrega un plazo de hasta 90 días después de asumir la presidencia para tener operativos los mandatos del fideicomiso, todo apunta a que ello se concretará antes de que Piñera asuma la presidencia. De hecho, el mandatario electo sostuvo ayer en la mañana una reunión con el equipo de Bancard para abordar el tema.

Por estos días en la entidad están definiendo quiénes serán los bancos de inversión que administrarán los recursos declarados el año pasado por Piñera y su esposa, que incluyen activos personales y participación en sociedades anónimas abiertas en Chile y en el exterior. El mandatario electo también dijo que sus hijos realizarían fideicomisos voluntarios de sus participaciones en sociedades anónimas abiertas en Chile.

Según estimaciones de Forbes, el patrimonio total de Piñera y su familia bordea los US$ 2.700 millones.

En esa línea, Moneda Asset Management sería una de las gestoras a cargo de la administración de dichos dineros, y según consignó ayer Pulso, BTG Pactual también se sumaría a la lista. Como paso posterior a las firmas de los contratos, y en un plazo de cinco días, una copia de los documentos tendrá que ser enviada a la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) y la Contraloría.

Cabe recordar que en su primera administración, Piñera entregó los mandatos de gestión -por cerca de US$ 400 millones- a Bice, Celfin (hoy BTG Pactual), LarraínVial y Moneda.

El futuro de Bancard

Considerando que buena parte del patrimonio familiar quedará bajo administración de otras entidades, el vehículo de inversión de la familia del mandatario bajará de manera significativa su cartera administrada.

Ante ello, un nuevo escenario se comenzará a configurar desde marzo para Bancard.

Con gran parte de los activos de Piñera y Moreal bajo el fideicomiso y con las inversiones en acciones locales de los hijos también mandatadas, la estrategia de inversión de la entidad con los dineros que quedan en otras sociedades y que no fueron incluidas en la declaración de patrimonio se enfocará en inversiones en el exterior, siendo los activos considerados como renta variable (acciones) las preferidas por Bancard por sobre la renta fija (bonos).

La tónica de las inversiones del vehículo de inversión de Piñera en los últimos años ha sido buscar la diversificación, explorando activos en distintas partes del mundo. Considerando lo difícil que es conocer de forma detallada mercados lejanos, es que las inversiones se hacen por medio de terceros, como gestores de fondos internacionales. Eso sí, en Bancard cuentan con una mayor experiencia en activos a nivel regional, por lo que algunos de sus movimientos en países cercanos podrían ejecutarse de forma directa.

No repetir lo de Exalmar

Un elemento que marcará estos cuatro años para el family office es que se buscará que no vuelvan a ocurrir situaciones como la polémica inversión en la pesquera peruana Exalmar en 2010, durante el desarrollo del juicio en La Haya entre Chile y Perú, que incluso motivó la presentación de una querella y la apertura de una investigación judicial. Aunque la indagatoria se cerró y el mandatario fue sobreseído, el objetivo es evitar este tipo de situaciones susceptibles de generar acusaciones de conflictos de interés.

Para ello es que la administradora tomará nuevas medidas con sus inversiones, teniendo mayores procesos de control, los que siempre serán internos, pero que buscarán que cada inversión tenga más opiniones internas sobre si puede tener un efecto. Si bien el caso generó complicaciones dentro de Bancard, se sacaron lecciones. Justamente una de ellas es que se tendrá un mayor cuidado a la hora de invertir en activos dentro de la región.

Manteniendo la actividad, no se vislumbran grandes modificaciones en el piso 17 de Apoquindo 3000, lugar donde se aloja la entidad, por lo que no se esperan cambios en la plana de personas que trabajan en Bancard. Actualmente, un total de 25 personas son las que se desempeñan en las oficinas, siendo unas 10 de ellas las que corresponden a la planta ejecutiva.

Comenta