Las aerolíneas se enfrentan a la escasez de nuevos aviones Boeing y Airbus

Las dos últimas versiones del 737 MAX de Boeing se enfrentan a un futuro incierto sin la aprobación de la FAA a finales de año. Un 737 MAX en la planta de la compañía en Renton, Washington. FOTO: ELLEN M. BANNER/THE SEATTLE TIMES/ASSOCIATED PRESS

Las compañías aéreas intentan planificar sus redes de vuelos mientras los fabricantes de aviones hacen malabares con la cadena de suministro y otras limitaciones. Boeing Co. y Airbus SE. llevan meses de retraso en la entrega de nuevos aviones de un solo pasillo que suelen usarse para vuelos domésticos en Estados Unidos u otros viajes de corta distancia, lo que limita la capacidad de las aerolíneas de añadir vuelos para satisfacer la resurgente demanda y planificar sus horarios.


Las aerolíneas que necesitan más pilotos y piezas de repuesto se enfrentan cada vez más a otra escasez: nuevos aviones.

Boeing Co. y Airbus SE. llevan meses de retraso en la entrega de nuevos aviones de un solo pasillo que suelen usarse para vuelos domésticos en Estados Unidos u otros viajes de corta distancia, lo que limita la capacidad de las aerolíneas de añadir vuelos para satisfacer la resurgente demanda y planificar sus horarios, según ejecutivos de las compañías y funcionarios del sector.

“Hace que sea realmente difícil para nuestro equipo planificar”, comentó el presidente de Southwest Airlines Co., Gary Kelly, en un evento de la industria aeroespacial en Washington, D.C., el mes pasado.

Una representante de Boeing, por su parte, dijo que la compañía sigue trabajando estrechamente con los proveedores para cumplir sus compromisos con los clientes.

Además de los problemas de suministro, Boeing se enfrenta a dificultades de regulación para sus dos últimas iteraciones del 737 MAX. Ambas encaran un futuro incierto si Boeing no consigue la aprobación de la Administración Federal de Aviación (FAA) para finales de año. La ley federal actual exigiría una revisión de la cabina si los aviones no son aprobados en 2022.

Airbus se negó a hacer comentarios, pero sí se refirió a las recientes declaraciones de sus ejecutivos en las que afirmaban estar trabajando en las dificultades de la cadena de suministro. La empresa ha señalado que espera que el cumplimiento de sus objetivos de entrega este año sea un reto.

Durante lo peor de la pandemia, la demanda de aviones nuevos se desplomó. Los posibles pasajeros se quedaron en su casa durante los confinamientos y las restricciones de viaje, lo que llevó a las aerolíneas a dejar en tierra gran parte de sus flotas y a cancelar o aplazar las entregas de nuevos aviones. Desde entonces, el repunte de los viajes ha hecho que las compañías aéreas se apuren a satisfacer la demanda. Las aerolíneas también han estado luchando para conseguir suficientes piezas de repuesto para mantener todos sus aviones existentes en los cielos.

Los retrasos en las entregas de Boeing son especialmente graves para United Airlines Holdings Inc. La línea aérea con sede en Chicago esperaba 53 de los nuevos aviones de pasillo único de Boeing este año para ayudar a su plan de crecimiento, pero hasta agosto sólo habían llegado siete nuevos 737 MAX, de acuerdo a una presentación de valores y datos de Boeing.

La escasez de 737 ha llevado a United a reducir las frecuencias en ciertas rutas nacionales y ha contribuido a su decisión de retirarse de algunos mercados más pequeños, según dijeron personas relacionadas con el asunto. El director ejecutivo, Scott Kirby, expresó las frustraciones de la aerolínea a los ejecutivos de Boeing en una llamada telefónica durante el verano, indicaron las fuentes.

El presidente ejecutivo de American Airlines Group Inc., Robert Isom, también telefoneó el verano pasado a los ejecutivos de Boeing para expresar su preocupación por el retraso de unas dos docenas de entregas de 737 para el próximo año, comentaron personas familiarizadas con la llamada.

Ahora bien, Airbus parece estar igual de rezagado en cuanto a entregas este año, según Rob Morris, jefe global de consultoría del proveedor de datos de aviación Ascend by Cirium. Boeing había entregado 246 de sus aviones 737 MAX hasta el 23 de septiembre, frente a los 315 de la familia de aviones A320 de Airbus.

En tanto, Steven Udvar-Házy, presidente ejecutivo de Air Lease Corp., dijo que espera que la demanda de aviones de pasillo único supere la oferta de los fabricantes de aviones durante al menos los próximos tres años. Air Lease es uno de los principales compradores de aviones Airbus y Boeing, que da arriendo a aerolíneas de todo el mundo.

“Es prácticamente imposible que se acerquen a lo que proyectaron, digamos, hace 12 meses atrás”, sostuvo Udvar-Házy en una conferencia el 7 de septiembre.

La aerolínea griega Aegean Airlines, ha declarado que está planificando de forma conservadora su red para el próximo año en previsión de los continuos retrasos en la obtención de nuevos aviones Airbus. El director ejecutivo, Eftichios Vassilakis, manifestó que quieren intentar evitar algunos de los problemas que tuvieron este año, tras recibir sólo la mitad de los ocho nuevos aviones que esperaba recibir a tiempo para la ajetreada temporada de viajes de verano.

A su vez, Airbus ha ido avanzando en la entrega de aviones que estaban estacionados en sus fábricas a la espera de motores. A finales de junio, la empresa contaba con cerca de 30 aviones en espera. Ahora se han reducido a un solo dígito, señaló la compañía el 23 de septiembre.

El presidente ejecutivo, Guillaume Faury, comentó hace un mes que Airbus espera enfrentarse a limitaciones de suministro en 2023. “Va a ser un año difícil de nuevo”, agregó.

Aunque ambos fabricantes de aviones llevan el mismo retraso en las entregas, Boeing está más atrasado en la producción de nuevos aviones 737 MAX que Airbus en sus aviones de un solo pasillo, según Morris en Cirium.

El presidente ejecutivo de Boeing, David Calhoun, aseguró que el fabricante de aviones detiene su producción de 737 cuando los proveedores se quedan sin piezas o proporcionan componentes defectuosos. Boeing, en contraste con Airbus, ha dicho que no produciría nuevos aviones sin motores.

Además de los jets recién acuñados, el fabricante ha estado entregando desde su catálogo aviones 737 MAX que fueron almacenados durante una inmovilización de casi dos años que siguió a dos accidentes mortales en 2018 y 2019.

Ocho de los 25 aviones 737 MAX que Boeing entregó en agosto procedían del catálogo, de acuerdo a Cirium. Conseguir que los jets MAX almacenados estén listos para su entrega “nos requiere casi tantas horas para hacerlo como para construir uno en primer lugar”, afirmó Calhoun el mes pasado.

Boeing también está planeando retirar los motores de los aviones almacenados y utilizarlos en los nuevos aviones que salgan de su fábrica de Renton (Washington), dijeron personas relacionadas con el asunto. Fue un tema de discusión de Isom en su llamada con los ejecutivos de Boeing, añadieron las fuentes. El plan fue informado anteriormente por la publicación comercial Leeham News and Analysis.

Los retos regulatorios a los que se enfrenta Boeing con las nuevas versiones del 737 MAX, los modelos 7, más cortos, y 10, más largos, podrían resolverse si los legisladores federales conceden a la compañía una prórroga más allá del plazo de fin de año. Sin más tiempo, Calhoun advirtió que Boeing podría tener que cancelar el 737 MAX 10, que ha sido encargado por compañías aéreas como United y Delta Air Lines Inc.

Calhoun señaló el 15 de septiembre que esperaba que el 737 MAX 7 obtuviera la aprobación a fin de año. Pero una carta de la FAA del 19 de septiembre, revisada por The Wall Street Journal y un funcionario de la agencia enviada a Boeing, indicaba que la compañía corría el riesgo de incumplir el plazo para ese avión.

Hasta el 15 de septiembre, la agencia había aprobado menos del 10% de ciertos documentos de seguridad presentados por Boeing, y la empresa aún no había presentado las versiones iniciales de seis de esos documentos, según la carta, de la que informó anteriormente el Seattle Times.

Boeing sostuvo finalmente que está centrada en cumplir todos los requisitos reglamentarios y que ser minucioso y transparente con la FAA será una prioridad.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Quay Quarter Tower, un edificio de 59 pisos, fue construido sobre otro edificio de la década de los 70, manteniendo el 90% del núcleo y un 65% de la estructura.