Los clientes de la bolsa de criptomonedas FTX temen no volver a ver su dinero

Drake Lyle, de 25 años, tiene unos US$ 800 atrapados en la empresa de criptomonedas FTX. FOTO: LAURA THOMPSON/ THE WALL STREET JOURNAL

“Me hierve la sangre”, dijo Matthew Way, un recaudador de fondos de una orquesta de Illinois que tiene unos US$ 1.800 retenidos en FTX. Algunos eran optimistas hace una semana. Ahora pierden cada vez más la esperanza. FTX dijo en un comunicado el sábado que está trabajando “para maximizar el valor recuperable para las partes interesadas”.


Los clientes de la atribulada bolsa de criptomonedas FTX están perdiendo la esperanza de volver a ver su dinero.

Los enormes problemas financieros de la compañía comenzaron a salir a la luz a principios de este mes, y FTX se apresuró a detener los retiros de su unidad internacional. Los clientes estadounidenses esperaban tener más suerte, pero muchos de ellos tampoco han podido sacar su dinero.

“Me hierve la sangre”, dijo Matthew Way, un recaudador de fondos de una orquesta de Illinois que tiene unos US$ 1.800 retenidos en FTX.

Dónde podría estar el dinero -y si llegará alguna vez- es una incógnita. FTX se declaró en quiebra el 11 de noviembre. John J. Ray, el nuevo director ejecutivo de la empresa, que también se encargó de desmantelar Enron, anunció el jueves en una declaración judicial que “sólo se ha localizado y asegurado una parte” de los activos digitales de FTX. También ha sido difícil determinar cuánto efectivo queda, según los documentos de la bancarrota, ya que FTX no mantenía una lista precisa de sus cuentas bancarias.

FTX dijo en un comunicado el sábado que está trabajando “para maximizar el valor recuperable para las partes interesadas”.

“Pido respetuosamente a todos nuestros empleados, proveedores, clientes, reguladores y partes interesadas del gobierno que sean pacientes con nosotros mientras ponemos en marcha los acuerdos que los fallos de gobierno corporativo en FTX nos impidieron poner en marcha antes de presentar nuestros casos del Capítulo 11″, dijo Ray en el comunicado.

Way, el recaudador de fondos de la orquesta, se sintió atraído por FTX en parte por los comentarios de otros. La bolsa llegó recomendada por el influencer de las redes sociales Kevin Paffrath, conocido en YouTube como Meet Kevin.

Way dejó el dinero en FTX a finales del año pasado y lo mantuvo en efectivo, con la intención de comprar bitcoin si su precio volvía a caer a sus mínimos de principios de 2020. Nunca tuvo la oportunidad.

El 10 de noviembre, el fundador de FTX, Sam Bankman-Fried, tuiteó que la rama estadounidense de FTX, conocida como FTX US, “no se vio afectada financieramente por esta mierda” y que tenía “100% de liquidez”. A Way le pareció una luzl. Decidió retirar su dinero y recibió un correo electrónico automático en el que se le comunicaba que su solicitud se procesaría en un día laboral.

A la mañana siguiente, FTX se declaró en quiebra y Bankman-Fried renunció.

A partir del domingo, un mensaje del 10 de noviembre seguía destacado en la parte superior del sitio web de FTX US: “Los retiros están y seguirán abiertos”. Way, sin embargo, de 43 años, sigue esperando su dinero.

Entretanto, no sólo se ha resentido de las criptomonedas, sino también de las personas que las promocionaron, incluido Paffrath, la estrella de Internet. Paffrath, que ha dicho que puede ganar millones de dólares al año repartiendo recomendaciones de inversión en las redes sociales, se disculpó en una entrevista y aseguró sentirse terrible: “Esto es una cicatriz en mí como influencer”.

En un correo electrónico enviado al Journal el viernes, Bankman-Fried continuó diciendo que los clientes de la unidad estadounidense deberían estar bien.

“Hasta donde yo sé, FTX US tiene fondos para procesar los retiros de los clientes”, escribió. “Sin embargo, el equipo del Capítulo 11 aparentemente no está dispuesto a procesarlos”, sostuvo.

El nuevo director ejecutivo de FTX y los abogados de la empresa que se encuentran en situación de quiebra han dejado claro en sus escritos judiciales que Bankman-Fried no habla en su nombre ni en el de FTX. El ex CEO “sigue haciendo declaraciones públicas erráticas y engañosas”, comentó Ray, el nuevo director, en una presentación judicial.

Ahora bien, a pesar de que FTX no es la primera bolsa de criptomonedas que se derrumba, su desaparición ha sido especialmente sorprendente. Hasta este mes, era una de las cinco mayores del mundo. Bankman-Fried era visto a menudo como una fuerza estabilizadora en una industria volátil, lanzando salvavidas a otras empresas que lo necesitaban.

Pero detrás de escena, FTX jugaba a la ligera con el dinero de los clientes. Prestó miles de millones de dólares de los activos de los clientes para financiar apuestas arriesgadas en su empresa comercial hermana, Alameda Research. En las finanzas tradicionales, los corredores deben mantener el dinero de los clientes separado de otros fondos.

Las empresas de criptomonedas que dependían de FTX ahora también están sintiendo el dolor, una señal de que la destrucción en la industria de las criptomonedas se sentirá a lo largo y ancho. BlockFi, por ejemplo, puso en pausa los retiros y se está preparando para una posible quiebra.

Drake Lyle, de Nashville (Tennessee), depositó US$ 2.700 en FTX el año pasado y los utilizó para comprar pequeñas posiciones en bitcoin, ether y litecoin. Esperaba que el valor de sus tenencias de criptomonedas aumentara. No esperaba que FTX implosionara.

“Definitivamente parecía creíble, como el Charles Schwab de las criptomonedas”, comentó Lyle, de 25 años.

Lyle intentó sin éxito retirar su dinero, que se había reducido a US$ 800, antes de la declaración de quiebra.

“Son unas buenas vacaciones para mí y mi novia”, aseguró Lyle. “Eso son todos los regalos de Navidad para mi familia y amigos que iba a comprar”, agregó.

Lyle está considerando unirse a una demanda colectiva presentada la semana pasada contra Bankman-Fried y las celebridades que respaldaron FTX, como Tom Brady y Stephen Curry. Adam Moskowitz, un abogado involucrado en la demanda, estima que su oficina recibió más de 1.000 llamadas y correos electrónicos de inversores de todo el mundo en las 24 horas posteriores a la presentación de la demanda.

FTX gastó mucho para atraer a nuevos clientes en el boom de las criptomonedas, estampando su nombre en el lugar donde juegan los Miami Heat de la Asociación Nacional de Básquetbol y lanzando un anuncio en el Super Bowl a principios de este año.

Muchos novatos en el mundo de las criptomonedas nunca habían pensado mucho en el bitcoin, pero la pandemia les dio tiempo para experimentar, y los precios cada vez más altos eran fáciles de entusiasmar.

Algunos clientes optaron por el trading activo, utilizando plataformas como FTX para intentar cronometrar el mercado. Otros pensaron que estaban tomando una ruta más segura utilizando FTX para colocar su dinero como si fuera un depósito bancario, pero pagando un rendimiento mucho más alto.

Joseph DiBella, residente en Florida, se sintió atraído por FTX por el tipo de interés del 8% que ofrecía en los depósitos de criptomonedas, dijo. La omnipresente marca de la empresa también ayudó.

“Estaba por todas partes”, señaló DiBella. “Eso definitivamente fue un factor en mi proceso de pensamiento”, añadió.

Ahora cree que tiene un 50% de posibilidades de recuperar sus US$ 4.000.

George González, de 38 años, recibió US$ 10.000 que retiró el 8 de noviembre. Pero todavía está esperando US$ 15.000 que intentó sacar al día siguiente. Ese dinero representa unos dos años de ahorros.

González, ingeniero de software en California, era un gran fan de Bankman-Fried y seguía de cerca sus numerosas apariciones en los medios de comunicación. Le gustaba especialmente el compromiso que proclamaba el director ejecutivo con la filantropía. Ahora, González ha recurrido a la meditación para intentar mantener la calma.

“Lo más extraño es el sentimiento de vergüenza y desconcierto que sobrepasa la rabia que tengo por Sam y su círculo íntimo”, dijo González.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Este domingo se llevó a cabo la 4ª versión del Creating Games Fest. El evento sumó de concursos, zona de arcade, puesto de ventas y empresas nacionales de la industria de los videojuegos.