Sergio Urzúa tras Imacec: “Economía chilena va a empezar a aterrizar, ojalá lentamente, porque el año anterior fue muy anómalo”

El economista además mostró sus reparos hacia los anuncios de Hacienda sobre la recaudación que espera lograr con la Reforma Tributaria, y alertó sobre las presiones presupuestarias que generaría la nueva Constitución.


Como una noticia esperable recibió el economista y académico de la Universidad de Maryland, Sergio Urzúa, el reporte que entregó esta mañana el Banco Central sobre la actividad económica del mes de mayo que, si bien se expandió un 6,4% frente al mismo mes del año pasado, mostró claros síntomas de desaceleración al contraerse 0,1% respecto de abril pasado. Así lo comentó en entrevista con Radio Duna, mostrándose expectante a que el denominado aterrizaje de la economía chilena sea “lento”.

“La economía chilena va a empezar a aterrizar, ojalá lentamente, porque el año anterior fue muy anómalo, con el gasto, con los retiros y con la expansión monetaria. Y lo que va a empezar a pasar ojalá es que sea lento, porque sería muy duro para la gente que los resultados fueran una caída brusca, pero es lo inevitable”, señaló Urzúa.

En la visión del experto, el camino hacia una desaceleración pasa también por una tendencia que se extiende a nivel global. “Esto está pasando en todos lados. Si ustedes ven las revisiones de las proyecciones del FMI para la economía global, vienen cayendo. En EE.UU. vienen cayendo, en Alemania vienen cayendo y Chile por qué va a estar fuera de esa tendencia”, puntualizó.

Con todo, señaló que “es bueno que el ajuste no sea más drástico”, pero llamó a mirar adecuadamente las cifras que entrega el Banco Central, enfocándose en la actividad desestacionalizada, “porque la otra (actividad interanual) es un poquito engañosa, y el Imacec desestacionalizado va cayendo, que es lo que uno esperaría que empiece a ocurrir”, agregó.

Reforma Tributaria

Sergio Urzúa también abordó la propuesta de Reforma Tributaria, previo a su presentación realizada esta mañana en La Moneda. Para el economista, son varios los puntos de preocupación, principalmente por el efecto que tendría en la inversión privada. En ese sentido, recordó que el último Informe de Política Monetaria del Banco Central advirtió de caídas en la inversión proyectada para los próximos años “y ese es un lujo para un país con estas necesidades que no se puede dar”, afirmó.

Otro de los puntos que refutó de la propuesta es la opción de aplicar impuestos retroactivos, calificándolo de “un poco raro”, y afirmando que “genera incertidumbre”. “No es obvio que tengas que empezar a implementar esto retrospectivamente; por qué alguien que compró una casa con esas características (DFL2) el año pasado, va a tener un cambio en las reglas del juego de un paraguazo. Eso me parece que genera incertidumbre”, agregó.

Además, cuestionó las estimaciones de Hacienda en torno a la capacidad para recaudar que tendría la Reforma Tributaria en régimen, cifra que llegaría a los US$ 12.000 millones. “¿Esto va a recolectar lo que dice que va a recolectar? Yo creo que no, porque cuando tienes cobros de impuestos sobre stocks, los incentivos están para que la gente se informalice o simplemente se vaya, como ha demostrado la evidencia. Yo enmarco este nuevo intento en estas dos dificultades, el gasto que el país tiene y la necesidad de reducir la desigualdad, pero no sé si esto rasca donde pica. Esa es la verdad”, sostuvo.

Urzua llamó a cautelar, por ejemplo, lo que se determine sobre “las utilidades retenidas de las empresas, si es que hay impuesto o no hay, esa es la parte que hay que estar mirando con mucha atención, porque afectan los incentivos de la gente y de los agentes económicos. Y Chile ya tiene una mala experiencia. Esto hay que hacerlo de forma muy prolija, y ojalá que lleguemos a un buen puerto”.

Nueva Constitución

El lunes 4 de julio la Convención Constitucional finaliza su trabajo y entregará el borrador que se someterá a plebiscito.

Al respecto Urzúa planteó que “existen todo tipo de estamentos que van a empezar a generar presiones presupuestarias que, en un debate presupuestario como el que tenemos ya en Chile hoy en día, si eso es complicado, imagínense ustedes cuando las asambleas regionales, las municipalidades, y la Cámara de Diputados y Diputadas puede empezar a generar más presión. Las proyecciones hoy día de la Dirección de Presupuestos indican que la deuda bruta del Gobierno Central de Chile debiera alcanzar el 43,9% en 2024-2025, sin nueva Constitución. Hasta dónde llega con este cambio constitucional a mí me preocupa, porque no veo con claridad hasta dónde nos estamos haciendo cargo de sus problemas estructurales”.

Y añadió que “uno es el tema de la desigualdad, que es fundamental, y otro bien fundamental es reconocer que el Estado de Chile está gastando más de lo que está generando y eso hay que pagarlo. Lo paga la gente rica, lo paga la clase media, lo pagan los pobres. A veces lo pagan los pobres con inflación, porque obviamente el aumento de la base monetaria genera más presiones inflacionarias. A veces lo pagan los ricos cuando tienes impuestos más progresivos, a veces lo paga la clase media, porque creo que lo del DFL2 va a tener un componente importante y que le va a pegar a la gente, pero hay que pagar más impuestos y la pregunta es cómo se hace. Tuvimos una última experiencia muy improvisada, que tuvo un efecto dañino sobre la economía y no creo que Chile pueda darse un lujo bajo esas circunstancias en particular, porque sabemos que este año el PIB de Chile va a estar prácticamente en cero, las proyecciones para el 2023 indican que va a ser negativo, las proyecciones a 2024 tienen un intervalo de confianza amplísimo y la gente, creo yo, está un poquito frustrada, está esperando resultados”.

Finalmente, el economista puntualizó que “creo que optar por aprobar una propuesta de estas características va a hacer más difícil avanzar hacia los cambios que uno debería enfrentar”.

Más en Pulso PM

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El estrés puede generar efectos negativos en el organismo como envejecimiento prematuro y enfermedades crónicas, fomentando una mala calidad de vida.