Activos internalizaban recorte en nota soberana de Chile, pero mercado ve un llamado de alerta

Goldman Sachs: la mayoría de las economías de la región, con excepción de Chile, no se recuperarán por completo hasta 2022-23

El Informe de Finanzas Públicas de la Dipres a septiembre del año pasado, previo al estallido social, estimaba que la deuda se mantendría en niveles de 29% a 2024.




Era de esperar que la evolución de la deuda bruta local tuviera efectos concretos en la calificación soberana de Chile. Y es que según comentan desde el mercado, los precios de los activos financieros ya incorporaban un escenario de malas noticias por parte de las clasificadoras de riesgo.

Esta mañana, Fitch Rating anunció un recorte en la nota soberana de Chile a “A-” desde “A", producto del deterioro de las finanzas públicas tras el estallido social de octubre del año pasado y la posterior recesión por el brote de coronavirus.

Sin embargo, los activos financieros parecen inmunes a la noticia. De momento, los rendimientos de los bonos del Banco Central de corto y largo plazo se mantienen sin variación, mientras la Bolsa de Santiago cerró la jornada estable a pesar del clima internacional.

“El mercado tenia internalizado este recorte, era muy esperado dada la situación fiscal, la pandemia y la discusión política que se viene. El problema radica en la rapidez a la cual alcanzamos ese nivel de deuda, porque tener un 34% de deuda PIB este año esta dentro de lo razonable para un país emergente, el punto es que dicho nivel lo alcanzamos entre 3 y 4 años”, explica la economista de Euroamerica, Martina Ogaz.

En la misma línea, Banchile Inversiones comenta que, a través de diversos reportes, advertían de una alta probabilidad en la nota de clasificación de riesgo soberano en el corto plazo.

Eso sí, Banchile puntualiza en el cambio en la perspectiva de Fitch a “Estable” desde “Negativo”, pues dicha mejora se debe a que los riesgos que mencionó la agencia crediticia “se encuentran apoyados en un marco de política macroeconómica creíble y en un nivel de deuda que sigue siendo bajo en comparación a los países que se encuentran en el rango ‘A’ ”.

Llamado de alerta

Si bien la noticia no generó movimientos abruptos en el mercado local, analistas consideran que la rebaja en la calificación soberana por parte de Fitch, debe ser interpretada como un importante llamado de alerta.

“Que caiga la clasificación de Chile estaba algo internalizado en los precios de los activos. Ahora, los movimientos futuros dependerán de cómo se desarrollen los eventos de los próximos 18 meses”, dice el socio de MBI Inversiones, Germán Guerrero.

La evolución estimada de la deuda bruta de Chile ha tenido un cambio dramático en un periodo acotado. Según el Informe de Finanzas Públicas de la Dipres a septiembre del año pasado, previo al estallido social, se estimaba que la deuda se mantendría en niveles de 29% a 2024.

Actualmente, las proyecciones apuntan a que la deuda como porcentaje del PIB se ubicará en 34%, para luego escalar hacia niveles de 44% en 2025. (Ver gráficos)

“Estaba en lo grueso que los precios de los activos incorporaran la rebaja. De ahí que el impacto sea más bien menor en el mercado. Pero más que cambiar el escenario de ahora en adelante, refuerza la necesidad de reordenar las cuentas públicas una vez superada la crisis. Es un llamado de alerta”, explica el economista jefe de Bci, Sergio Lehman.

De esta forma, Ogaz de Euroamerica puntualiza en la importancia de generar una regla fiscal coherente con los ingresos del fisco.

“Si bien se proyecta llegar a 2025 con una deuda en torno a 45%, es importante poder reordenar y generar un acuerdo en base a una nueva regla fiscal coherente con los ingresos del fisco y la sostenibilidad de la deuda”, concluye Ogaz.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.