Ad portas de Navidad el Sernac fiscaliza que empresas respeten derecho a garantía en caso de producto fallado

Compras Navideñas en el Costanera Center

Además, hizo un análisis para evaluar cómo las compañías informan a los consumidores sobre este tema.




Se acerca la Navidad y se aceleran las compras. En medio de este escenario, el Sernac anunció que estará fiscalizando que las empresas respeten el derecho a garantía si un regalo sale malo o fallado. Además, hizo un análisis para evaluar cómo las compañías informan a los consumidores sobre este tema.

El organismo detalló que el plazo de garantía legal en caso de que un producto falle o esté malo es de tres meses. Las garantías de satisfacción o ticket de cambio son un ofrecimiento que hacen las empresas para cambiar productos, pero una vez que se ofrecen se deben cumplir. Por otro lado, las garantías voluntarias son aquellas que amplían el plazo de garantía legal.

El organismo además de fiscalizar, estará analizando los reclamos, alertas ciudadanas y mensajes por redes sociales que puedan ingresar, para poder tomar acciones en los casos que correspondan.

SERNAC_733x475_acf_cropped.jpg

En el análisis, el Sernac detectó que las empresas ofrecen entre 10 y 60 días la garantía de satisfacción. Si bien informan a los consumidores, hay algunas compañías que ponen condiciones. En cuanto a la garantía legal, Corona extiende el derecho a 6 meses y la tienda Easy lo extendió por 120 días mientras dure la pandemia.

El director del Sernac, Lucas del Villar, explicó que “si bien la Ley exige hoy un plazo de tres meses para responder por productos con fallas, el proyecto de Ley Pro Consumidor extenderá ese período a seis meses”.

Además, valoró que algunas empresas estén extendiendo el plazo tanto de la garantía legal como voluntaria, principalmente porque la situación de pandemia ha impedido a muchos locales tener los probadores disponibles.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Investigadores italianos idearon una versión no verbal de la prueba de Turing, con la cual descubrieron que un robot podía generar percepciones confusas en los humanos.