Alejandro Ferreiro, exsuperintendente de Pensiones: “Si el populismo previsional prevalece, lo que vamos a tener es una contrarreforma a punta de retiro de fondos y eso puede ser fatal”

ALEJANDRO FERREIRO. Mario Tellez/La Tercera

Afirma que “si el gobierno tiene sentido económico, debería evitar un segundo retiro y llegar a un acuerdo en el Senado para una reforma integral de pensiones”. Subraya que “el ánimo de derribar el sistema de ahorro individual está sacrificando el futuro de la dignidad de vida de los adultos mayores en Chile”.


El exsuperintendente de Pensiones, Alejandro Ferreiro, dice que el gobierno debe evitar el segundo retiro del 10% de los fondos de pensiones. Y para lograrlo debe negociar rápidamente en el Senado una reforma previsional integral. Como punto de partida, afirma que la propuesta que hizo la oposición en el Senado está en “el ámbito de lo razonable y el gobierno la debiera mirar desde la perspectiva de avanzar en un pacto cercano a ello”.

¿Qué falló en el Estado y en las políticas públicas, más allá de la emergencia, que ahora se está discutiendo un segundo retiro de 10% de los fondos de pensiones?

-Se combinaron dos elementos: la posición de que las ayudas estatales eran insuficientes para enfrentar la pandemia. Chile ha aportado más que otros países de la región, pero la expectativa era mayor y no se satisfizo. Por otro lado, está el descrédito de un sistema que obliga a pensar a fondo cuál es la relación entre el problema y el diagnóstico popular. Tenemos bajas pensiones, pero eso no es culpa de las AFP. No es muy popular decirlo, pero las AFP son más bien responsables de que las pensiones no sean peores. Lo que está en sus manos es administrar los recursos que llegan y que tenga una rentabilidad razonable y eso se ha hecho bien. La AFP no es responsable de que las personas coticen poco, que los independientes e informales estén fuera del sistema, que las lagunas previsionales sean extendidas, que el aumento de la expectativa de vida y la caída de las tasas de interés no haya ido acompañada oportunamente de aumento de las tasas de cotización.

¿Cómo se explica la actuación de los parlamentarios?

-Muchos parlamentarios creen, y es difícil entender la lógica detrás de eso, que a Chile le puede hacer bien reemplazar un sistema destruyendo el actual, y ese es un error muy garrafal.

Una de las críticas que hace es que el retiro es libre de impuestos incluso para los sectores de altos ingresos. ¿Se equivocan los parlamentarios de centroizquierda?

-Es una cosa inexplicable. La primera vez ocurrió, pero ahora o se equivocaron al votar o prevalece en la mayoría el ánimo de avanzar favoreciendo el retiro de las pensiones, aun cuando eso signifique erosionar aún más las arcas fiscales, porque el beneficio tributario erosiona las arcas fiscales.

Ante la cantidad de recursos que implica el retiro de los fondos y la popularidad que tiene, ¿qué medida del gobierno podría hacerle frente?

-Desde el punto de vista fiscal, cada uno de estos retiros le está significando un gasto público futuro altísimo y tendrá que ser compensado con gasto en el pilar solidario. Y esto es grave e innecesario, ya que mucha gente que no necesitaría retirar lo hará y aumentará el pasivo previsional que el Estado tendrá que asumir hacia adelante. En perspectiva económica de largo plazo, el gobierno debería endeudarse hoy e ir de manera focalizada en ayuda de las personas que lo necesitan, porque el retiro desfocalizado está generando una presión de gasto muy alta.

¿Y tiene espacio o margen para llegar a un acuerdo?

-Si el gobierno tiene sentido económico debería evitar un segundo retiro y llegar a un acuerdo en el Senado para una reforma integral de pensiones. Eso sería lo correcto. Si el populismo previsional prevalece, lo que vamos a tener es una contrarreforma a punta de retiro de fondos y eso puede ser fatal para los pensionados futuros y el desarrollo económico de Chile. Amenazar esta fuente de ahorro interno puede tener consecuencias en las perspectivas de crecimiento que tiene Chile.

¿Pero ve que se pueda alcanzar un acuerdo entregando ayuda focalizada, porque los parlamentarios critican precisamente esa focalización?

-Hay algunos parlamentarios que están muy contentos pretendiendo hacer campaña por la vía de desfondar el sistema previsional. El ánimo de derribar el sistema de ahorro individual está sacrificando el futuro de la dignidad de vida de los adultos mayores en Chile. Hay una confusión entre medios y fines extraordinariamente graves.

¿Hacia dónde debería avanzar la reforma de pensiones? ¿El alza del 6% en la cotización debería ir todo a un fondo solidario, o bien mantener un porcentaje a cuentas individuales?

-Una reforma que tenga un componente solidario, que tenga un componente adicional de ahorro individual que pueda ser administrado por un tercero a las AFP y también un porcentaje importante solidario para mejorar la posición relativa de las mujeres. Técnicamente hay bastantes avances. La propuesta que hizo la oposición en el Senado está en el ámbito de lo razonable y el gobierno la debiera mirar desde la perspectiva de avanzar en un pacto cercano a ello. No están las condiciones para que el gobierno tenga posiciones de fuerza, porque lo que hoy día tiene es debilidad.

¿Qué herramientas hay para detener los retiros? ¿Ir al Tribunal Constitucional?

-Para ir al Tribunal Constitucional hay que ir con fundamentos. Es difícil cuestionar una reforma constitucional que tiene un quorum de 2/3, ya que es el mismo quorum que se requiere para establecer las normas sobre seguridad social. Por lo tanto, si hay 2/3 de apoyo en ambas cámaras, por muy aberrante que sea el contenido de la reforma, formalmente se tiene que entender que fue aprobada con un quorum idóneo.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

“Es lamentable esta falta de civilidad, que incluso tiene pena de cárcel”, dijo la jefa comunal Daniela Peñaloza.