Clima de negocios en Chile sigue mejorando, pero dudas por cuarentenas y crisis política afecta expectativas de corto plazo en inversiones y nuevas contrataciones

02 DE MARZO DEL 2018 TEMATICA DE GENTE CAMINANDO POR FUERA DE EDIFICIOS DE OFICINAL SANTIAGO, CHILE FOTO: LUIS SEVILLA FAJARDO PEATONES - TRANSEUNTES - BARRIO FINANCIERO - HABLANDO POR CELULAR - SANTIAGO

De acuerdo al Infome de Percepción de Negocios, se espera una recuperación de la actividad en el segundo semestre conforme avanza el control de la pandemia.




El imacec de marzo superó todas las expectativas. El crecimiento fue de 6,4%, el mayor en tres años, muy superior al 4,5% que esperaban los expertos. La cifra fue celebrada por el Ministerio de Hacienda, pero su titular, Rodrigo Cerda, llamó a la cautela para la cifra de abril debido al impacto que tendrían las cuarentenas y medidas de restricción de la autoridad, especialmente en la Región Metropolitana.

Buena parte de esa cautela se refleja en el Informe de Percepción de Negocios que publicó esta mañana el Banco Central, el cual confirma que las expectativas para lo que resta del ejercicio son más bien positivas, y que se espera una recuperación de la actividad en el segundo semestre conforme avanza el control de la pandemia.

Sin embargo, también recogen las preocupaciones por el impacto de las medidas sanitarias en el funcionamiento de las empresas.

“Los antecedentes sugieren que durante abril hubo un retroceso de la recuperación de meses previos. De hecho, más de la mitad de las empresas que respondieron la encuesta tuvo una caída de su actividad respecto de enero y/o marzo de este año”, sostiene el documento.

Entre quienes respondieron la encuesta —mayoritariamente empresas con menos de 50 trabajadores (62% de la muestra)— el 55% manifiesta que las últimas cuarentenas están afectando su desempeño en una intensidad similar o mayor que las instauradas durante la primera ola.

El Informe también deja de manifiesto la incertidumbre que existe en el mundo privado en relación a las medidas sanitarias que adopta la autoridad para frenar los contagios por coronavirus y algunos cambios normativos.

“Entre otros, los entrevistados señalan ejemplos como la supuesta duración máxima de la fase 1, las restricciones a la venta de bienes no esenciales, las definiciones sobre qué labores son esenciales y los ajustes en los aforos”, dijo el informe de percepción de negocios.

“Hacia la última parte parte del período de entrevistas (penúltima semana de abril), comenzó a mencionarse con más regularidad la preocupación por la incertidumbre en el ámbito político e institucional”, agregó el documento, en referencia directa a la crisis generada en torno al tercer retiro del 10% cuyo punto más álgido fue la negativa del Tribunal Constitucional a acoger el requerimiento del Ejecutivo para frenar esos giros.

Impacto en el empleo

Todas estas inquietudes tendrán un impacto directo en el empleo, el cual ha sido duramente golpeado en los más de 12 meses que ha durado la crisis sanitaria. Y esto se refleja especialmente en las expectativas para contratar.

La encuesta muestra que el 40% de quienes respondieron tenía planes de aumentar su dotación durante este año, los que se han visto fuertemente afectados por la evolución de la pandemia. De hecho, solo un quinto indica que no ha variado sus planes, mientras que más de la mitad los ha postergado y casi un cuarto definitivamente los desechó.

El consuelo, según se desprende del sondeo, es que la mayoría de las empresas ha mantenido sus dotaciones en los últimos meses.

Inversiones

El informe del Banco Central dice que la incertidumbre también ha sido “un factor clave” en la decisión de postergar los proyectos de inversión.

Según el emisor, casi el 60% de los encuestados dijo que tenían planes de inversión para este año, cifra que es similar a la reportada en las encuestas de los Informes de noviembre y febrero pasados.

Sin embargo, en esta muestra disminuye significativamente el grado de certeza respecto de la realización de estos proyectos, la que alcanza a algo menos de 40% de los encuestados (respecto de casi 70% en febrero).

“Más aún, solo el 16% de las empresas que tenía proyectos de inversión para este año estima que podrá ejecutarlos en su totalidad. Más de la mitad señala que están evaluando su ejecución o, derechamente, ya no se llevarán a cabo”, señala.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.