Elon Musk deja en pausa la compra de Twitter y la acción sufre un desplome de casi 10%

La red social había informado que durante el primer trimestre de 2022 "las cuentas falsas eran menos del 5%” de los usuarios mensuales activos, pero también dijo que el número podría ser mayor.




Elon Musk decidió suspender temporalmente la compra de Twitter, que pactó a finales del pasado mes de abril por unos US$44.000 millones, según comunicó este viernes el magnate a través de su perfil oficial en la red social del mismo nombre.

“Acuerdo de Twitter suspendido temporalmente a la espera de detalles que respalden el cálculo de que las cuentas falsas/spam representan menos del 5% de los usuarios”, indicó Musk, recogiendo un artículo de Reuters sobre la estimación de la compañía de la proporción de cuentas falsas entre los usuarios activos de Twitter.

Twitter reconoció en una documentación registrada ante la Comisión del Mercado de Valores (SEC) de Estados Unidos que “existen desafíos inherentes al medir el uso y la participación” de la gran cantidad de cuentas totales de la red social en todo el mundo, añadiendo que las métricas pueden verse afectadas por los esfuerzos para reducir la actividad maliciosa en el servicio, incluido el spam, la automatización maliciosa y las cuentas falsas.

En este sentido, la compañía explicaba que, tras una revisión interna de una muestra de cuentas, estimaba que el promedio de cuentas falsas o spam durante el primer trimestre de 2022 “representó menos del 5%” de los usuarios mensuales activos en el trimestre.

No obstante, Twitter admitía que dicha estimación de cuentas falsas o spam “puede no representar con precisión la cantidad real de dichas cuentas”, admitiendo que la cantidad real de cuentas falsas o spam activas en la red social “podría ser más alta de lo estimado”.

En la presentación de sus resultados del primer trimestre, Twitter reconoció un error por el que desde el primer trimestre de 2019 y hasta el cuarto trimestre de 2021 había sobreestimado el cálculo de sus usuarios diarios activos monetizables (mDAU) en casi dos millones de cuentas.

“Esto resultó en una sobreestimación de mDAU desde el primer trimestre de 2019 hasta el cuarto trimestre de 2021″, informó la empresa, que recortó así su cifra de usuarios diarios activos monetizables al término de 2021 hasta los 214,7 millones, frente a los 216,6 millones inicialmente estimados.

En concreto, la compañía había calculado un exceso de 1,5 millones de mDAU a nivel internacional, con 178,8 millones en vez de los reales 177,3 millones, mientras que en Estados Unidos había estimado un total de 37,8 millones de mDAU, frente a los 37,5 millones del dato actualizado tras subsanar el error.

Se trata de la segunda ocasión en la que Twitter admite un error de cálculo similar en una de las variables que más atentamente sigue el mercado, ya que en 2017 descubrió que había sobreestimado sus usuarios activos durante tres años.

El impacto en la acción

La decisión del empresario llevó a que las acciones de Twitter cerraran con una fuerte caída: perdieron 9,69% a US$ 40,712, su mayor baja diaria en más de seis meses.

Los inversionistas recibirán US$ 54,20 por cada acción de Twitter que posean, dijo la compañía en un comunicado. Tras el anuncio, las acciones de la empresa subieron con fuerza, e incluso fueron suspendidas durante unas horas en la bolsa de Nueva York.

En tanto, los papeles de Tesla, controlada por Musk, saltaron. Y es que la compra de la red social había generado efectos negativos en los papeles, pues el mercado proyectaba que el hombre más rico del mundo se podía desconcentrar de su trabajo en la firma que fabrica automóviles eléctricos y podría vender más parte de su participación para financiar la adquisición de la empresa del pajarito azul.

En esa línea, y ante las dudas de que la compra de la red social se concrete, los inversionistas vieron con mejores ojos a las acciones de Tesla.

Los títulos de Tesla llegaron a subir 6,64%, pero al pasar el día matizó su alza. Cerraron con una ganancia de 5,71% y quedaron en un valor de US$769,59 al finalizar las operaciones.

Para concretar la compra, además de su propio capital, el empresario había asegurado alrededor de US$7,1 mil millones por parte de la empresa de intercambio de criptomonedas Binance, Brookfield, Fidelity Management & Research y Qatar Holding.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.