Estudio del CEP ve golpe en los salarios: trabajadores despedidos tendrán una pérdida salarial de hasta 21,5% por hora en próximo trabajo

IMAGENES DE NOTARIAS EN SECTOR DE PROVIDENCIA, VIENDOSE AGLOMERADAS POR PERSONAS REALIZANDO TRAMITES, COMO EL COMBRO DE SEGURO DE CESANTIA, Y FINIQUITOS, PROVOCADOS POR LA CRISIS QUE AFECTA A LOS TRABAJADORES POR LA PANDEMIA DE COVID-19 FOTOS: PATRICIO FUENTES Y./ LA TERCERA

Este caso sería para aquellas personas que cuentan con 20 años de antigüedad. Mientras que una persona que mantiene siete años de antigüedad en su empresa -que es la media del país-, tras ser despedido perdería un 9,5% de su ingreso por hora, al momento de encontrar otro empleo, según detecta un informe de Rodrigo Vergara y Roberto Cases.




Suma y sigue. Los efectos de la pandemia sobre la economía no cesarán tan fácilmente, ya que el Covid no sólo está provocando un mayor desempleo, sino que se espera una sustancial reducción de los salarios, especialmente para aquellas personas que al estar cesantes buscarán un nuevo trabajo.

Así es como una persona con siete años de antigüedad en su empresa, tras ser despedido perdería un 9,5% de sus ingresos laborales por hora, una vez que vuelva a encontrar ocupación. Esa es la abrumadora conclusión de un estudio realizado por investigador senior del Centro de Estudios Públicos (CEP) y expresidente del Banco Central, Rodrigo Vergara, junto a Roberto Cases, también del CEP, que está publicado en la edición de octubre de Puntos de Referencia del centro de pensamiento.

Tomando como base los datos de la encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional (Casen) de 2017, los investigadores estimaron cuánto se podrían afectar los salarios en forma permanente para aquellos que perderán su empleo producto de esta crisis. “En particular, nos concentramos en la pérdida de salario debido al hecho de dejar de trabajar en una empresa donde tenía capital humano específico. Ello, por cuanto la pérdida de estos empleos no solo impactará en los ingresos inmediatos que reciben los hogares, sino que también afectará los futuros ingresos de los trabajadores cuando estos encuentren nuevamente un empleo”, indica el texto.

Salario imponible registra su menor crecimiento desde 2010 en medio de la pandemia
Salarios reales siguen cayendo en medio de fuerte reducción de horas extraordinarias trabajadas
Inflación y crisis llevan los salarios reales a su mayor caída en 12 años y se prevé efecto en consumo

Determinaron que efectivamente habrá pérdidas de remuneraciones que van en aumento dependiendo de los años de antigüedad en su labor. “En trabajadores que llevan 10 años dicha pérdida asciende a un 13% de sus ingresos laborales por hora. En trabajadores con 15 años de antigüedad sería un 18%. Y en aquellos con 20 años de antigüedad, la pérdida salarial sería de 21,5%”, es la conclusión del informe.

“Se debe destacar que el efecto se verá reflejado en mayor magnitud en la medida en que los despedidos vayan encontrando empleos a salarios menores, lo que sucederá gradualmente” sintetizan los investigadores, para sostener que esta merma en las remuneraciones no será instantánea, sino que será un proceso de mediano plazo. Por lo mismo, admiten que, pese a la evidente caída del empleo en el país producto de la crisis sanitaria, no se ha observado un efecto similar en las remuneraciones.

Según las últimas cifras del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) la tasa de desempleo llegó a 12,9% en el trimestre junio-agosto, 5,3 puntos porcentuales más que hace un año; versus el Índice de Remuneraciones que aumentó en 12 meses 2,9% en agosto.

De acuerdo al estudio, esta diferencia puede ser explicada porque, “de momento, las personas que han perdido su empleo son aquellas de menor antigüedad en sus trabajos”. Asimismo, comentan que ello es plausible debido a que las personas de mayor antigüedad son más costosas a la hora de despedir; y porque los cesantes aún no han encontrado empleo para empezar a reflejar el descenso salarial.

Otro factor a contar es la Ley de Protección al Empleo, que ha evitado “una caída abrupta en el índice de remuneraciones” debido a que los trabajadores en esa situación no fueron despedidos al momento que sus actividades se vieron restringidas de operar total o parcialmente, por las restricciones sanitarias ocasionadas por el Covid-19.

También recordaron que los sectores que más han registrado pérdida de empleo son alojamiento y servicios de comidas, construcción y comercio, “tres sectores que poseen una antigüedad promedio inferior a la media, lo cual es congruente con nuestra hipótesis, indicando que las personas más afectadas por el desempleo en el período de pandemia corresponden a aquellas con un menor nivel de capital humano específico”.

De hecho, el estudio sostiene que el promedio de años de antigüedad para el total de la muestra es de 7,3 años, y precisamente el sector que registra menor antigüedad es el de hoteles y restaurantes con un promedio de cinco años. En tanto, áreas como enseñanza, administración pública y pesca muestran en promedio los mayores períodos de antigüedad, en torno a 10 años.

Adicionalmente, el informe sostiene que hay diferencias respecto de la antigüedad en un trabajo dependiendo del decil en que se ubique una persona. “Las personas pertenecientes al percentil 80 (de mayores ingresos) de la distribución del salario por hora poseen una ganancia salarial por año de antigüedad mayor a las personas del percentil 60. Asimismo, este percentil registra ganancias salariales mayores que el percentil 40 de la distribución, el cual a su vez posee una ganancia superior a las personas ubicadas en el percentil 20 de dicha distribución”. Por lo mismo, se estima que la pérdida remuneracional será mayor para las personas ubicadas en la parte superior de la distribución de salarios por hora.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.