La Fed realiza su tercera gran subida de tasas consecutiva y prevé más aumentos

“Estamos moviendo nuestra postura política a propósito a un nivel que será lo suficientemente restrictivo para devolver la inflación al 2%”, dijo el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell.


El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, dijo que están decididos a frenar la inflación después de que subieran los tipos de interés en 75 puntos básicos por tercera vez consecutiva y anticiparan subidas aún más agresivas en el futuro de lo que esperaban los inversionistas.

“Estamos moviendo nuestra postura política a propósito a un nivel que será lo suficientemente restrictivo para devolver la inflación al 2%”, dijo en una conferencia de prensa en Washington el miércoles después de que la Fed elevaran el objetivo para la tasa de fondos federales de referencia a un rango de 3% a 3,25%. Se trata del nivel más alto desde antes de la crisis financiera de 2008, y de un nivel más alto que el cercano a cero que había a principios de este año.

Los miembros de la Fed prevén que los tipos alcancen el 4,4% a finales de este año y el 4,6% en 2023, un cambio más duro de lo esperado en su llamado gráfico de puntos. Esto implica que una cuarta subida consecutiva de 75 puntos básicos podría estar sobre la mesa para la próxima reunión de noviembre, aproximadamente una semana antes de las elecciones de mitad de mandato en Estados Unidos.

El jefe de la Fed estuvo de acuerdo en que la mediana de las proyecciones trimestrales presentadas por los responsables de la política monetaria implicaba un endurecimiento adicional de 125 puntos básicos este año. Sin embargo, Powell dijo que no se había tomado ninguna decisión sobre la magnitud de la subida de tipos en la próxima reunión y subrayó que un grupo bastante amplio de miembros de la Fed prefería elevar los tipos sólo un punto porcentual a finales de año.

 Powell dijo que su principal mensaje era que los funcionarios estaban “firmemente decididos” a reducir la inflación hasta el objetivo del 2% de la Fed y añadió que “seguiremos en ello hasta que el trabajo esté hecho”. La frase invocó el título de las memorias del ex jefe de la Fed, Paul Volcker, “Keeping at It”.

Los responsables de la política monetaria esperan ahora que el tipo clave suba al 4,4% a finales de año y al 4,6% durante 2023, según la estimación media de las proyecciones trimestrales actualizadas publicadas junto con el comunicado. 

Más adelante, los tipos bajarán al 3,9% en 2024 y al 2,9% en 2025.

El rendimiento del Tesoro a dos años, sensible a la política monetaria, subió, superando brevemente el nivel del 4%. Las acciones estadounidenses revirtieron las pérdidas iniciales para mostrar ganancias mientras Powell hablaba, a pesar de la sorpresa de los promoteres de una política monetaria restrictiva.

Las proyecciones trimestrales de la Fed, que mostraron una senda de tipos más pronunciada que la establecida por los funcionarios en junio, subrayan la determinación de la Fed de enfriar la inflación a pesar del riesgo de que el aumento de los costos de los préstamos pueda llevar a EE.UU. a una recesión. Por el contrario, los futuros de los tipos de interés mostraban a los inversionistas que apostaban que los tipos alcanzarían un máximo en torno al 4,54% a principios de 2023.

“Más importante incluso que la subida de tipos de 75 puntos básicos en la reunión del FOMC del 20-21 de septiembre fue el cambio de opinión del comité en el Resumen de Proyecciones Económicas actualizado. Casi dos tercios de los miembros ven ahora que los tipos alcanzarán un máximo el año que viene, incluso por encima del 4,5% que los mercados habían previsto. Bloomberg Economics espera que el tipo terminal sea finalmente del 5%”, dijeron Anna Wong, Andrew Husby y Eliza Winger, economistas de Bloomberg Economics.

Powell y sus colegas, criticados por su lenta respuesta inicial a la escalada de las presiones sobre los precios, han actuado agresivamente para ponerse al día y ahora están aplicando el endurecimiento más agresivo de la política monetaria desde la Fed de Volcker hace cuatro décadas.

Las previsiones actualizadas también muestran que el desempleo aumentará hasta el 4,4% a finales del próximo año y lo mismo a finales de 2024, frente al 3,9% y el 4,1%, respectivamente, de las proyecciones de junio.

Las estimaciones de crecimiento económico para 2023 se redujeron al 1,2% y al 1,7% en 2024, lo que refleja un mayor impacto de la política monetaria más restrictiva.

La inflación en Estados Unidos alcanzó un máximo del 9,1% en junio, medido por la variación de 12 meses del índice de precios al consumo de Estados Unidos. Pero en los últimos meses no ha bajado tan rápidamente como esperaban los funcionarios de la Fed: En agosto, todavía era del 8,3%.

El crecimiento del empleo, por su parte, se ha mantenido robusto y la tasa de desempleo, del 3,7%, sigue estando por debajo de los niveles que la mayoría de los funcionarios de la Fed consideran sostenibles a largo plazo.

El hecho de que el mercado laboral no se haya suavizado ha contribuido a impulsar una senda de endurecimiento más agresiva por parte del banco central estadounidense.

La actuación de la Reserva Federal también se produce en un contexto de endurecimiento por parte de otros bancos centrales para hacer frente a las presiones de los precios que se han disparado en todo el mundo. En conjunto, unos 90 han subido los tipos de interés este año, y la mitad de ellos lo han hecho en al menos 75 puntos básicos de una sola vez.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Se trata de un estudio del Instituto de Investigación del Cáncer de Londres, que demostró que el virus del herpes es muy efectivo para tratar cánceres avanzados. La investigación descubrió que RP2, una versión modificada del virus, eliminó las células cancerosas en una cuarta parte de los pacientes que se sometieron al tratamiento.