La inversión china fluye hacia los fondos de riesgo de Silicon Valley

Sequoia Capital, con oficinas en Menlo Park, California, es uno de los fondos de capital de riesgo estadounidenses que han recibido el respaldo de inversores chinos. FOTO: ELIJAH NOUVELAGE/ BLOOMBERG NEWS

Un nuevo informe muestra que 2022 será uno de los años más fuertes para la inversión, a pesar de las tensiones entre los dos países. El capital chino se encuentra en los grandes fondos globales Sequoia Capital y Lightspeed Venture Partners, y en empresas más pequeñas de Silicon Valley, como Playground Global, GSR Ventures, Foothill Ventures y 11.2 Capital, según el informe y los inversores de esas empresas.


La inversión china en fondos de capital de riesgo de Estados Unidos está fluyendo, lo que demuestra que los lazos económicos entre Silicon Valley y China siguen siendo profundos a pesar de los riesgos políticos y de seguridad nacional, según los inversores, los funcionarios del gobierno y un nuevo informe.

La inversión china está en camino de alcanzar unos US$ 880 millones este año, el segundo nivel más alto en al menos una docena de años, según un trabajo del think tank Fundación para la Defensa de las Democracias. El informe, un novedoso esfuerzo por cuantificar el opaco flujo de dinero de China a las empresas de capital de riesgo de Estados Unidos, muestra que entidades gubernamentales, fondos, particulares y corporaciones chinas han invertido al menos US$ 4.000 millones en empresas de capital de riesgo de Estados Unidos desde 2010, y que al menos otros US$ 3.500 millones han ido a parar a empresas de capital privado de Estados Unidos.

Los inversores de Silicon Valley y los analistas de seguridad nacional afirman que el capital chino sigue respaldando a empresas de capital de riesgo estadounidenses grandes y pequeñas, a veces representando una fracción de un fondo de riesgo y a veces mucho más. Los funcionarios del gobierno estadounidense señalan que sus principales preocupaciones no tienen que ver con la cantidad invertida, sino con las relaciones personales y comerciales de los inversores en Beijing, su capacidad para acceder a información técnica y su influencia en la empresa de capital de riesgo.

La cuestión, según los funcionarios del gobierno, es que los chinos pueden utilizar su papel de inversores para obtener conocimientos técnicos para lanzar una nueva empresa o escalar una empresa tecnológica. Según el análisis del think tank, estos conocimientos pueden informar sobre la forma en que Beijing financia y desarrolla la tecnología en áreas estratégicamente importantes para Estados Unidos, como los semiconductores y la inteligencia artificial.

El capital chino se encuentra en los grandes fondos globales Sequoia Capital y Lightspeed Venture Partners, y en empresas más pequeñas de Silicon Valley, como Playground Global, GSR Ventures, Foothill Ventures y 11.2 Capital, según el informe y los inversores de esas empresas.

“Creo que los chinos son tan agresivos como siempre” en el objetivo de las startups estadounidenses, comentó Michael Brown, director saliente de la Unidad de Innovación de Defensa de Silicon Valley del Departamento de Defensa y autor de un informe de 2017 que atrajo la atención nacional sobre el papel del capital chino en las startups estadounidenses.

Foothill Ventures dijo que los inversores chinos contribuyeron con el 1,59% de sus activos actuales bajo gestión, y GSR Ventures anunció que menos del 5% de su fondo estadounidense provenía de China. Los inversores chinos sólo contribuyen al fondo chino de Lightspeed, y la unidad china de Sequoia opera de forma independiente, según las representantes de las empresas. Las otras compañías no hicieron comentarios al respecto.

Las conclusiones del informe del think tank ponen de relieve un área de resistencia en la relación entre Estados Unidos y China, ya que los dos países desacoplan sus economías y las políticas estadounidenses pretenden limitar la inversión china en los sectores tecnológicos de Estados Unidos. Según el texto, la inversión china de este año será unas nueve veces mayor que la de hace una década y sólo será inferior a la de 2020, cuando se destinaron más de US$ 1.200 millones a fondos de capital de riesgo estadounidenses.

La empresa de riesgo de Silicon Valley TSVC, fundada por graduados de la Universidad china de Tsinghua con la ayuda en un momento dado de la rama de financiación de la universidad, se hizo notar con una temprana apuesta por Zoom. FOTO: JASON HENRY/ THE WALL STREET JOURNAL

El seguimiento de las inversiones chinas en EE.UU. es difícil porque los socios comanditarios que financian las empresas de capital de riesgo no suelen hacer públicas sus inversiones, a veces utilizan estructuras laberínticas para ocultarlas y suelen pedir a las empresas en las que han invertido que mantengan su identidad en secreto. Los autores del informe afirman que las cifras en dólares subestiman el total real.

“Los flujos de capital de los socios comanditarios se subestiman enormemente por su valor y efecto estratégicos”, sostuvo Nathan Picarsic, investigador principal de la Fundación para la Defensa de las Democracias que coescribió el informe titulado “The Weaponization of Capital”, junto con su colega Emily de La Bruyère. “Su influencia determina cómo piensa el capitalista de riesgo, porque los socios comanditarios son los clientes del capitalista de riesgo”, agregó.

La Fundación para la Defensa de las Democracias es una organización sin fines de lucro con sede en Washington y de tendencia conservadora; su trabajo aboga por una respuesta agresiva de Estados Unidos a los desafíos planteados por China.

“China siempre se opone a que Estados Unidos generalice el concepto de seguridad nacional y refuerce la revisión de las inversiones de forma irracional”, aseguró Liu Pengyu, representante de la embajada china en Washington. Dijo que Estados Unidos ha utilizado argumentos de seguridad nacional para “poner obstáculos a la inversión normal”.

Ahora bien, la participación de los inversores chinos varía. Muchos buscan un rendimiento financiero y no tienen o quieren tener acceso a información no pública sobre las startups individuales, dijeron los inversores de riesgo. Otros socios comanditarios solicitan que se les presente a los fundadores de las startups o que se les hagan presentaciones, y obtienen actualizaciones trimestrales sobre el progreso de estas innovaciones y conocimientos sobre las tendencias del sector tecnológico, señalaron.

En una demanda presentada en 2020, los antiguos socios de la empresa de capital de riesgo de Silicon Valley Hone Capital alegaron que el inversor chino de la empresa, China Science and Merchants Investment Management Group Co., Ltd., les ordenó que llevaran a China unas 20 empresas emergentes cada trimestre para buscar asociaciones, empresas conjuntas e inversiones adicionales. La demanda, que está en curso, alega que las exigencias eran problemáticas debido a “cuestiones legales relativas a compartir tecnología sensible con China.”

“Aprovecharon el sistema de Estados Unidos para acceder a más de 300 empresas”, aseguró Purvi Gandhi, antiguo socio de Hone Capital.

Por su parte, J. James Li, abogado de China Science and Merchants Investment Management Group, comentó que la acusación es falsa y que es un intento de los exsocios de la empresa de sacar ventaja después de que su cliente los demandara por incumplimiento de sus obligaciones fiduciarias.

El gobierno de Estados Unidos puede detener o deshacer ciertas inversiones de socios limitados de China. La legislación de 2018 entregó la responsabilidad al Comité de Inversión Extranjera en los Estados Unidos (CFIUS), un panel dirigido por el Departamento del Tesoro de representantes de agencias gubernamentales que revisa las inversiones extranjeras por cuestiones de seguridad nacional. La legislación, y los esfuerzos en general para limitar el acceso de China a los conocimientos tecnológicos de Estados Unidos, han tenido apoyo bipartidista. Sin embargo, las dificultades para identificar a los socios limitados que están detrás de los fondos de capital de riesgo y para comprender el peligro para la seguridad nacional que presentan, han creado un punto ciego que dificulta los esfuerzos de aplicación de la ley, según dijeron los funcionarios de seguridad nacional.

El Presidente Joe Biden ordenó el jueves un escrutinio más estricto de las inversiones en Estados Unidos procedentes de China y otras naciones consideradas adversas, la última medida para combatir lo que muchos en el gobierno consideran el acceso no deseado de China a la innovación tecnológica clave de Estados Unidos. La orden ejecutiva pretende reforzar la atención del CFIUS en la revisión de los acuerdos de inversión extranjera que implican tecnologías clave, incluidas las construidas por empresas emergentes respaldadas por capital de riesgo, como los semiconductores, la inteligencia artificial y la biotecnología.

La orden también pide al CFIUS que examine las inversiones en busca de riesgos de ciberseguridad, donde China es activa, y la posibilidad de dar a un inversor extranjero acceso a los datos sensibles de los estadounidenses.

El Consejo de Seguridad Nacional ha pedido que se refuerce y amplíe la revisión del CFIUS, según personas relacionadas con el asunto. Ello incluye examinar los sectores en los que un adversario ha realizado múltiples inversiones -incluso pequeñas inversiones a través de capital de riesgo- que le darían una ventaja en esa tecnología en particular, manifestaron las fuentes.

A medida que la economía china se ralentiza, los responsables de seguridad nacional afirmaron que esperan que la inversión china en Estados Unidos se acelere, especialmente en energías limpias y semiconductores, sectores en los que el gobierno estadounidense ha aumentado la inversión.

Según el informe, el éxito financiero de una empresa estadounidense de capital de riesgo de larga duración puede contribuir a las ambiciones tecnológicas de China. La empresa de capital de riesgo de Silicon Valley TSVC, fundada por graduados de la Universidad china de Tsinghua con la ayuda, en su momento, de la rama de financiación de la universidad, se hizo notar con una temprana apuesta por Zoom Video Communications Inc. Una filial de la Universidad de Tsinghua, con sede en China, promocionó en su sitio web a TSVC como un fondo tecnológico de alto rendimiento para la China continental en Silicon Valley, y dijo que TSVC está utilizando su capital y sus conexiones para hacer avanzar la industria china de semiconductores en colaboración con los gobiernos locales.

Spencer Greene, socio general de TSVC, aseguró que la empresa no tiene ningún papel en el apoyo a la industria de los semiconductores de China ni colabora con ningún gobierno y que la filial de la Universidad de Tsinghua había desaparecido, aunque los registros públicos muestran que todavía tiene una licencia comercial activa.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

La agencia espacial está realizando los preparativos finales para estrellar un aparato espacial contra una roca interestelar, en lo que será la primera prueba de defensa planetaria del mundo.