La nueva oleada argentina que mira a Chile

argentina

Los argentinos han vuelto a mirar a Chile. Si bien con la llegada de Macri al poder varios retornaron a su país, hoy el comportamiento es el inverso. Las PASO coronaron un escenario complejo.




Una inflación de casi el 55% en doce meses; un desempleo que asciende al 10,1%, y un crecimiento que amenaza con contraerse al menos un 1,5% este año. Hoy son múltiples las razones que tienen a los argentinos buscando oportunidades más allá de sus fronteras... puntualmente, en Chile.

Si bien las PASO -primarias abiertas- del domingo pasado vinieron a coronar un panorama poco alentador para los inversionistas, luego que el candidato Alberto Fernández superara por 15 puntos al presidente Mauricio Macri, las miradas de los vecinos llevan ya varios meses orientadas de nuevo hacia nuestro país. Y este proceso amenaza con intensificarse ante la real posibilidad de que el kirchnerismo vuelva al gobierno.

"Tras la crisis de 2008, los argentinos comenzaron a llegar de manera significativa y en un período relativamente corto de tiempo. En el último año, ese fenómeno se ha vuelto a notar", señala el socio de Amrop, Max Vicuña. "Las personas que tienen posibilidades de venirse a Chile, ya nos empezaron a contactar", añade.

Y el fenómeno va al alza. Según datos de la empresa de reclutamiento Randstad, entre mayo y agosto de este año, versus igual lapso de 2018, las postulaciones de argentinos buscando trabajo en Chile aumentaron 247%. "Con la inflación, el poder adquisitivo de los salarios se ha desplomado", señala el director de staffing & outsourcing de la firma, Francisco Torres. Explica que según el Workmonitor de Randstad, estudio de tendencias laborales realizado en 34 países, el miedo a perder el empleo en Argentina ha aumentado 4,6 puntos porcentuales entre 2015 y 2019, llegando a 8,4% durante el segundo trimestre del año. En Chile, esta cifra es de 5,7%, 2,7 puntos porcentuales menos que en el país vecino.

Aun más, en los últimos cuatros años han dejado de funcionar casi 20.000 compañías, la peor cifra desde 2001. El caso más reciente es el de Honda, que el miércoles anunció el cierre de su planta, sumando 500 personas más a la alta tasa de desempleo. "La recesión económica está generando un impacto a nivel generalizado en cuanto a los perfiles afectados, ya que personas con diferentes niveles educativos y jerárquicos han quedado sin empleo, considerando que los cesantes casi alcanzan los dos millones de trabajadores", subraya Torres. En los últimos 12 meses, Argentina ha sumado 3,6 millones de nuevos pobres: la pobreza llega al 34,1%. Y no se descarta que suba al 37% a fin de año.

Factor PASO

Fueron solo tres días. Entre el domingo pasado y el miércoles, el flujo de los currículum argentinos que entraron a las oficinas de DNA Human Capital en el país fue prácticamente desbordante. Los tres trasandinos que trabajan en el área recibieron entre 20 y 40 CV cada uno. El efecto PASO -al menos en esta empresa- se notó de manera automática.

"Los argentinos saben lo que se viene, y lo que viene es un período de recesión, incertidumbre, carga impositiva y eso cansa mucho", señala el country manager de la firma, Alfonso Ochoa. Añade que es ese panorama lo que hoy los tiene abiertos a escuchar.

En el sector hay concordancia en que con la llegada de Mauricio Macri al poder, en 2015, la oleada argentina se detuvo. El consultor de Spencer Stuart, Nicholas Schmidt, cuenta que cuando asumió el empresario hubo mucha gente comprometida a trabajar con el gobierno; que quiso quedarse allá.

De hecho, según datos del Departamento de Extranjería, entre 2015 y 2016 las visas otorgadas a argentinos cayeron un 15%, desde 7.358 a 6.230; la primera baja relevante desde 2007, cuando se entregaban apenas 3.976... luego de ese año el alza fue consistente, hasta justamente la llegada de Mauricio Macri. "Viví personalmente que muchos de los que conocía y vivían acá se volvieron", subraya Ochoa. El socio local de Egon Zehnder, Luis Garreaud, añade que incluso un par de gerentes generales de firmas locales optaron por retornar con la idea de colaborar con la nueva administración.

Ahora -puntualizan- las personas están desencantadas. Nada de lo que esperaban se cumplió. El domingo el hashtag "La única salida de Argentina es Ezeiza", en alusión al aeropuerto internacional de Buenos Aires, inundó el Twitter de los vecinos.

"Me da la impresión de que los argentinos ahora están mucho más abiertos a venir", señala Schmidt. "Esto significa que cuando los llamas y les preguntas si les interesaría un trabajo donde se tienen que venir a Chile te dicen 'estoy dispuesto'", añade. De hecho, una publicación de abril de la agencia internacional AP y replicada por The Washington Post y The New York Times dio cuenta de que de 160 entrevistas diarias que realizaba Randstad en Argentina, el 80% de esos trabajadores aseguraban estar interesados en vivir en el extranjero. El reportaje daba cuenta de cómo los jóvenes ya se estaban yendo a Europa a buscar oportunidades, comparando la situación del país con la hiperinflación de los 90, o el estallido social de 2001.

Es que si hay algo que caracteriza a los transandinos es su movilidad para trasladarse a otros países; rasgo que es bastante único frente a sus pares de la región. "El fenómeno es que cuando empieza a ponerse difícil, comienzan a escribirnos desde allá o a través de chilenos. Vienen a entrevistas y ahí se instalan, lo que se ha notado este año", cuenta Vicuña.

En momentos de crisis o inestabilidad, ellos saben mirar hacia otros lados, puntualizan en el mundo de los head hunter.

Tal es el caso de la economista Nora Balzarotti. La exgerenta de Estudios de Nevasa y actual Business Development Executive for Goverments de Euromonitor International llegó a Chile en 2010. En 2008, junto a su marido e hijos, había tomado la decisión de abandonar Argentina. El punto de inflexión -relata- fue la confiscación de los fondos de pensiones, donde les sacaron la mayor parte de sus ahorros. "Se podía predecir que el derecho de propiedad no se iba a proteger", cuenta. "Me sacaron toda la plata y me dieron una promesa de que algún día podría cobrar una pensión determinada políticamente, es decir, sin relación con mis aportes". Siempre supo que no regresaría a su país: "Me fui tan espantada con lo que estaba viendo que vendimos todo. Nos borramos del equivalente al SII de allá (AFIP). Y decidimos quedarnos acá e ir a Argentina tantas veces como fuese necesario", decisión que reafirma a diario.

En Chile encontró trabajo rápidamente. E incluso pasó a formar parte de un workshop para argentinas profesionales. La iniciativa partió solo en Santiago, y su éxito fue tal, que se reprodujo en diferentes ciudades, y comunas de la capital. "Están todas las instancias a tope. Hay listas de espera. Y ahora habrá más", añade. Es que según los registros, Chile es el tercer país con más argentinos -con cerca de 66.000- tras España y Estados Unidos.

Hoy, el diagnóstico de Balzarotti es claro: Macri se equivocó. "No eliminó los subsidios, y la gente que vota por él no es la que recibe los subsidios, sino la que paga impuestos para soportarlos". Ve poco probable que Fernández no sea el próximo presidente de Argentina, y ya avizora más de sus connacionales viviendo en Chile.

"El mensaje es 'considérame'"

Su alta calificación, buen desempeño, con estudios de posgrado e idiomas, hace que la percepción respecto del argentino sea positiva. Tal es así que Max Vicuña asegura que hoy en los directorios, un profesional argentino y uno chileno se cotizan de igual manera, situación que hace diez años no ocurría. "El mercado local chileno de ejecutivos hoy toma a los ejecutivos argentinos como pares", subraya.

Como Nora Balzarotti, hoy son múltiples los gerentes trasandinos trabajando en Chile. En casi todas las principales empresas nacionales existe algún alto ejecutivo de esa nacionalidad: el gerente corporativo de Falabella Retail, Gonzalo Somoza; el vicepresidente ejecutivo de Coca-Cola Andina, Miguel Ángel Peirano; el gerente de Administración y Finanzas de Cencosud, Matías Videla, y el gerente de Centros Comerciales del holding, Germán Cerrato. "Están muy bien calificados, para nosotros es una fuente de talento", cuenta Nicholas Schmidt.

Y es, en parte, ese perfil el que ahora vuelve a mirar hacia Chile.

Luis Garreaud explica que ha tenido contacto con ejecutivos trasandinos tras las PASO. Y hoy su mirada es distinta, quieren salir. "Los argentinos se dieron cuenta de que si el kirchnerismo vuelve al poder, esto se viene complicado, y no me cabe duda que el flujo de argentinos aumentará", señala. "Si hace tres meses manifestaban su intención de permanecer en Argentina, hoy el mensaje es 'considérame'. Ahora están dispuestos a escuchar oportunidades", concluye.

Comenta