La silenciosa reestructuración de VTR, que vitrinea pero no compra

VTR

Aunque ha pasado más de un año desde que debutó la nueva estructura regional tras el split-off que dio vida a Liberty Latin America, en la que la firma chilena pasó a tener un papel clave en la operación de los negocios desde Santiago hasta América Central, con posibles adquisiciones, aún no hay nada nuevo tras el negocio con Cabletica. Se verán "potenciales fusiones y adquisiciones", reiteró esta semana el CEO de la firma, mientras la unidad en Chile sigue transitando por un cambio cultural.


Fue justamente en una entrevista con La Tercera publicada en mayo pasado cuando el CEO de VTR, Guillermo Ponce, adelantaba algo prometedor: como parte de la nueva estructura que su dueña, la estadounidense Liberty Latin America (LLA) había estrenado en el amanecer de 2018, bajo Chile quedarían los negocios de la matriz desde Santiago hasta América Central, con excepción de Panamá.

"Nos volvemos multipaís", declaraba Ponce en ese entonces. Clave, además, era que en manos de la unidad chilena estarían desde ese momento las compras que siguieran a la de Cabletica, la mayor operadora de cable de Costa Rica, anunciada hace un año. El ejecutivo no descartaba ninguna opción para ganar terreno en adquisiciones, incluso con la posibilidad de que ello ocurriera en suelo chileno.

Pese a las expectativas, desde entonces no se ha concretado ningún nuevo anuncio de compra.

PULSO Domingo envió un cuestionario a LLA en el que entre otras materias abordaba en qué se encontraba la situación de adquisiciones, pero desde Panamá -donde ahora está el centro de operaciones de Liberty Latin America- declinaron hacer comentarios. El silencio parece ser un mandato que se sigue rigurosamente. Tampoco hubo anuncios rimbombantes en la llamada con inversionistas que el jueves encabezó Balan Nair, presidente y CEO de LLA, y el CFO, Christopher Noyes, y en la que se dieron a conocer los resultados financieros de las operaciones consolidadas de la compañía durante el cuarto trimestre de 2018.

Eso sí, los analistas que en su mayoría siguen en el exterior a la firma, cuyas acciones se negocian en el Nasdaq, escucharon con atención y entre otras cosas preguntaron sobre qué haría LLA con sus flujos de caja. Nair respondió que analizan inversiones en los negocios actuales y que verán "potenciales fusiones y adquisiciones", además de recompra de acciones. No hubo más detalles sobre qué sectores o empresas estaban mirando o les llamaban la atención en particular.

A fines del año pasado, un medio español reportó que VTR y Entel habrían estado en carrera por quedarse con los activos de la española Telefónica en Centroamérica, que incluyen los negocios de Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Nicaragua y Panamá, y por el que la firma hispana estaría dispuesta a considerar ofertas, en una operación que se calcula entre 700 y 800 millones de euros por un 60% de participación. Entel desmintió posteriormente la información, pero LLA no ha hecho comentarios sobre el tema.

En paralelo, LLA -un conglomerado que cuenta con el respaldo del magnate John Malone-, sí admitió conversaciones que se extendieron durante semanas para una posible compra de Millicom International Cellular, un operador de telefonía móvil y cable que es dueño de la marca Tigo y que tiene presencia en América Latina y África. De haberse concretado este negocio, se habría creado uno de los operadores de telecomunicaciones más grandes de la región, dando a la compañía resultante una mayor capacidad para competir con algunos de los principales actores de la región, como la mexicana América Móvil, Telefónica y y la estadounidense AT&T.

No obstante, el 22 de enero recién pasado LLA informó que las conversaciones con Millicom habían llegado a su fin, sin un acuerdo.

Números consolidados

De todos modos, ha habido un reconocimiento desde la jefatura de LLA respecto a que VTR ha logrado crecer en un ambiente que es considerado como uno de los más competitivo de América Latina. De hecho, dijo Nair, el management team completo de LLA -una firma que hace sus anuncios desde sus cuarteles centrales en Denver, Colorado- viene a Chile cada 30 días. "Nuestro equipo en Chile está listo para competir y nos sentimos realmente bien sobre el mercado", declaró Nair.

De acuerdo con información publicada por la compañía, VTR lidera en televisión y banda ancha en el país, conectando en red HFC (híbrida y coaxial) a más de 3,5 millones de hogares con altas velocidades de internet y televisión digital. Es también la segunda compañía de telefonía fija residencial, con 1.462.700 millones de hogares conectados y clientes en 45 ciudades del país entre Arica y Coyhaique. Además, presta servicios de telefonía móvil.

A diferencia de lo que ocurría con los resultados hasta el tercer trimestre de 2018, no es fácil ahora ver los números específicos sobre cuál es el desempeño financiero de la filial chilena, dado que su balance en el cuarto trimestre de 2018 se presentó junto con el de Cabletica. El comunicado de LLA que siguió a la conference call del jueves reportó 78.000 nuevos servicios contratados (RGU) en banda ancha, empujados por el desempeño de los suscriptores de VTR por año completo, un crecimiento de 5% en ingresos y de 6% en flujo de caja operacional.

Sí se detalla en el texto que los suscriptores móviles de VTR crecieron en 11.000 en el cuarto trimestre, a medida que se continuó vendiendo ese servicio a la base de clientes fijos que poseen. Al 31 de diciembre pasado, los suscriptores móviles de VTR totalizaban 256.000, de los que el 97% eran en planes de pospago.

Durante el contacto con inversionistas también se adelantó que una de las áreas que LLA quiere potenciar en Chile es el video con un producto con controles remotos de voz, en un desarrollo en conjunto con Liberty Global y Comcast.

Cambio cultural

El split-off de LLA de Liberty Global, con lo que surgió la nueva empresa independiente y abierta en el mercado bursátil, implicó la reestructuración de los negocios de América Latina en tres pilares clave: Cable & Wireless Communications Limited (C&W), con operaciones en el Caribe, América Latina y las islas Seychelles; VTR -a la que luego se sumó Cabletica-; y Liberty Cablevision of Puerto Rico, el mayor operador de cable de la isla caribeña.

La idea de la operación era asegurar que la nueva compañía tendría acceso a los capitales y recursos necesarios para alcanzar un crecimiento estratégico y financiero superior.

Pero, además, implicó "cambiar el switch", en palabras de Ponce, en la forma como gerentes y trabajadores que antes estaban enfocados en los negocios de VTR en el país ahora ven una gestión que se extendió más allá de las fronteras chilenas. De hecho, una de las prioridades de Nair, de la que ha hecho eco el CEO de VTR, ha sido crear una cultura y modelo al interior de LLA, lo que por cierto incluye que en Chile se comenzara a pensar y trabajar con una concepción regional.

"Pasar a formar parte de Liberty Latin America, con una única cultura, misión y equipo ha sido un proceso interesante y que ha implicado muchos esfuerzos por parte de todas las operaciones", dicen desde VTR.

"En este proceso, VTR ha tenido un importante rol al compartir las mejores prácticas con las demás empresas del grupo, incluida la operación de Costa Rica. Es importante agregar que además hemos adquirido una mayor escala de operación, lo que nos ha permitido obtener mayores eficiencias", añade la compañía, sin querer dar mayores detalles, y que a inicios de año recibió fuertes críticas particularmente en redes sociales por haber sacado de su parrilla de programación en Chile los canales Films&Arts y EuropaEuropa, que se sumó a la salida de El Gourmet, que hace un buen rato venía repitiendo la mayor parte de sus programas con temporadas pasadas.

"Creo que la conclusión sería que no tenemos tanto miedo a la competencia. En todos los lugares donde operamos nos enfrentamos a alguien que tiene una buena red, usted conoce un buen plan y eso no nos afecta en absoluto. Y yo digo lo mismo sobre Chile", dijo Nair a los analistas.

Comenta