No existen seguros que cubran la paralización de comercios por coronavirus

Lunes 11 de Dic 2017 Imagen Tematica Ventas de Navidad en Mall Costanera Center. Foto Reinaldo Ubilla

Las empresas están evaluando si las pólizas podrían cubrir una eventual paralización de sus operaciones en momentos en que el gobierno ya decretó el cierre de algunos negocios, sin embargo, las aseguradoras señalan que este tipo de coberturas no existen, ni en en Chile ni en el mundo, salvo contadas excepciones. De todas maneras, tras lo ocurrido con el Covid-19, podrían empezar a crearse este tipo de coberturas.


La semana pasada cerraron todos los negocios en Italia, con excepción de lo indispensable, como supermercados y farmacias. Este panorama es similar en EEUU, donde gobernadores y alcaldes han ordenado cerrar restaurantes, salas de cine, locales nocturnos, bares, entre otros. Si bien en el país no se ha exigido el cierre de todos los negocios, el gobierno hoy empezó a decretar que ningún mall abrirá sus puertas desde este jueves.

¿Hay seguros que cubran las pérdidas por dejar de operar? No. Así de tajantes son las aseguradoras al informar que no existe una póliza que cubra un riesgo como el coronavirus, que implicaría cerrar locales a modo de prevención. Y que se haya decretado estado de catástrofe no cambia eso.

Esto, considerando que a nivel mundial existe una figura, llamada lucro cesante contingente sin existir daño, pero prácticamente no es utilizada en ningún país. En cambio, las pólizas que sí cubren las pérdidas en que incurrió una compañías por todos los días que dejó de operar, sólo responden si es que existe un daño físico a las instalaciones, como ocurrió con los locales afectados tras la crisis social.

“En general no existe un seguro que cubra esto, que se llamaría paralización contingente, que se produce cuando hay una paralización sin haber ocurrido un daño físico a la propiedad asegurada. Esto no está cubierto, y ocurre a nivel mundial, no es solo en Chile, ya que es una exclusión bastante generalizada de cobertura”, comenta el director general adjunto de Reale, Eduardo Couyoumdjian.

De todas maneras, desde la industria señalan que podrían existir pólizas hechas a medida para alguna compañía en particular, y que tengan cubierto este tipo de contingencias, pero que sería muy poco probable.

Con todo, ayer algunas compañías informaron a la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) sobre los seguros comprometidos por coronavirus. En el caso de Cencosud, dijo que no tiene seguros que cubran esta contingencia, otros como Ripley y La Polar, señalaron que están revisando la cobertura de sus pólizas. Falabella, en tanto, aseguró mantener contratos de seguros que “amparan razonablemente perjuicios relacionados a eventos de paralización de nuestros activos”. Pero dijeron que están “evaluando las coberturas de estos contratos para los eventos recientes”.

Hans Jahr, gerente de placement de la corredora de seguros Gallagher, comenta que “el seguro que cubre un Perjuicio por Paralización o Lucro Cesante de una empresa, se activará siempre y cuando esté asociado a un siniestro de Incendio y/o Daño Material, amparado en la misma póliza. En consecuencia a esto, el seguro tradicional de Incendio, Daños y Perjuicio por Paralización, no contempla las pérdidas financieras producto del cierre de una empresa (cuarentena) o disminución de ventas producto del coronavirus”.

Jahr agrega que “los seguros tradicionales, excluyen los riesgos relacionados a virus, epidemias, pandemias. En algunos casos hemos visto seguros de ´Contingencias´ (cancelación de eventos), donde no existe esa exclusión, pero tampoco hemos visto indemnizaciones por este tipo de causales. Lo que sí es cierto que en la actualidad el mercado asegurador, no otorgará esta cobertura”.

En todo caso, el gerente de placement de Gallagher proyecta que “es probable que en un futuro, cuando termine el coronavirus, el mercado asegurador elabore un producto especial especialmente diseñado para cubrir todo tipo de daños y perjuicios producto de un virus, bacterias, pandemias, etc”.

Por otro lado, la corredora de seguros AON, en un documento hecho a sus clientes y socios comerciales globales, reafirma que a nivel global, “el disparador para cualquier póliza de seguro de propiedad y la cobertura del elemento de tiempo resultante, es daño físico a la propiedad asegurada por un peligro asegurado”, por lo que por lo general no existirían coberturas de este tipo que abarquen el coronavirus, pues no constituye una pérdida física directa ni un daño a los bienes asegurados.

Sin embargo, el documento de AON titulado “Propiedad y Coronavirus (2019-nCoV): ¿Está mi negocio cubierto?” también menciona que “hay algunas políticas selectas diseñadas con industrias específicas en mente, como la hospitalidad o la venta al por menor, que podrían abordar algunas pérdidas causadas exclusivamente por un virus de este tipo. Esta cobertura específica puede ser referida en cláusulas tituladas “Pérdida de atracción”, “Enfermedades Transmisibles” o “Interrupción Comercial de Peligros Especiales”, explica. Esta cobertura está casi siempre sujeta a un sublímite, por lo general menos de US$$5 millones.

Pero esta excepción “sólo podrá aplicarse a los gastos adicionales relacionados con la evacuación, desinfección y pruebas después de que un edificio haya sido cerrado debido a la introducción de un virus, y no podrá extenderse a ninguna pérdida de ingresos. Si existen estos tipos de extensiones, están sujetos a los períodos de indemnización de la póliza y por lo general, el plazo de recuperación es el tiempo que se tarda en reparar o reemplazar la propiedad dañada (en este caso, para sanear) y posiblemente cualquier período de indemnización ampliado”.

Comenta