Presupuesto: expertos validan PIB 2019, pero dudan de proyecciones de demanda y cobre

En el Estado de la Hacienda Pública, el gobierno corrigió al alza la estimación de crecimiento para 2018 desde 3,8% a 4,1%, mientras que para el próximo año situó la estimación en 3,8%. Con esto, el gobierno apuesta por una expansión promedio en torno a 4% para su primer bienio.


Un escenario alineado en lo fundamental con las expectativas del mercado para 2018, pero relativamente optimista para 2019, presentó ayer el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, en el Estado de la Hacienda Pública, dando así inicio al trámite legislativo del Presupuesto para el próximo ejercicio.

Ante la Comisión Mixta de Presupuestos presidida por el senador (PS) Juan Pablo Letelier y tal como se esperaba, Hacienda corrigió al alza la estimación de crecimiento para 2018 desde 3,8% -anticipada en julio- a 4,1%, alineándose con las mejores perspectivas del Banco Central y bajó su previsión para el cobre desde US$3,12 la libra a US$2,96 la libra para este año.

En materia de demanda interna (ítem influido por la inversión y fundamentalmente el consumo, porque refleja el comportamiento del IVA, clave para la recaudación fiscal) la estimación de este año es de 4,9%, frente a la del ente emisor, que prevé 4,6%.

El escenario para 2019, en tanto, es otra historia. Si bien la proyección de 3,8% para el crecimiento de la actividad, se ubica en línea con el Banco Central y con las expectativas del mercado, los expertos alertaron sobre la existencia de un sesgo optimista que queda evidenciado en tres de las proyecciones entregadas por Hacienda para el próximo ejercicio: el precio del cobre, que se corrige a US$3,00 la libra, el tipo de cambio fijado en $650 y la proyección de demanda interna de 4,6%. Con esto, el gobierno apuesta a un alza promedio del PIB de 4% (3,95%) en su primer bienio.

“Me han catalogado de optimista, quiero aceptar el calificativo de ser moderadamente optimista. Cuando actualizamos la proyección de crecimiento a principios de julio a 3,8% en 2018, también se nos dijo que era muy optimista, y en el camino el Banco Central aumentó su proyección en un rango de 4%, 4,5%”, sostuvo ayer el ministro de Hacienda al ser consultado por las proyecciones.

¿En qué se basan las dudas?

Si bien los analistas coinciden en que las proyecciones se ajustan a lo que está viendo el mercado hoy, apuntan que para el próximo año, en las variables mencionadas, pareciera estar implícita una disminución de las turbulencias internacionales, pese a que no pocos economistas anticipan, incluso, un empeoramiento del escenario externo.

El análisis

Una evidencia de que tanto el precio del cobre como del dólar han sido los principales afectados por las turbulencias externas está en lo ocurrido este mismo año, cuando comenzó la guerra arancelaria entre China y EEUU.

A la fecha, el metal rojo acumula una caída de 13,6% y provocó que Hacienda corrigiera a la baja su proyección de julio desde US$3,12 a US$2,96 para este ejercicio, aumentando el déficit efectivo desde -1,7% a -1,9%. Otro tanto ocurrió con el dólar que se ha apreciado hasta rozar los $700.

Así, afirma Cecilia Cifuentes “percibo es un sesgo relativamente optimista del escenario externo, porque si éste se vuelve más complejo, probablemente tengamos un precio del cobre un poco más bajo y un dólar un poco más alto”.

Desde esa perspectiva, apunta que “están suponiendo que después de las elecciones legislativas en EEUU, (Donald) Trump va a bajar el tono de la guerra comercial, entonces, implícitamente están suponiendo un escenario sin grandes turbulencias externas y eso tiene algunos riesgos”.

Una idea que comparte Alejandro Fernández de Gemines: “La proyección de 3,8% de PIB para 2019 me parece un pelo optimista considerando que el escenario externo sigue enredado. Normalmente para hacer el presupuesto, la idea es que debe ser más conservador”.

Respecto de la demanda, el economista jefe de Itaú Miguel Ricaurte señala que “parece algo elevada la estimación de crecimiento de 4,6% para la demanda interna, que implicaría que la recaudación tributaria (no minera) podría ser algo optimista”.

Con todo, los expertos coinciden en que el escenario de Hacienda es plausible. Y un dato no menor, destaca Sergio Lehmann de BCI: “El tono de cautela debe venir por el lado del gasto. En ese sentido se dio la señal correcta. Desde el punto de vista de los supuestos macro, estos deben recoger el escenario más probable”.

Seguir leyendo