Proyectan crecimiento para el mercado de seguros de garantía

Con la expansión hacia otras áreas y la entrada de nuevos actores, este sector ha presentado un importante crecimiento en los últimos años. La regulación de Basilea III, que obliga a los bancos a generar algunas restricciones en la emisión de boletas de este tipo, es el principal factor de este favorable futuro.


Los seguros de garantía ha ido en aumento durante el último tiempo. En 2017, este cerró con un alza de 16,1%, según cifras oficiales de la Asociación de Aseguradores de Chile (AACh). Es por este motivo que se proyecta un buen escenario para esta industria durante 2018, aunque aún restan algunos asuntos por resolver. La entrada en el sector de la minería y un escenario con nuevos competidores, están entre los principales desafíos para este sector.

Según la Comisión para el Mercado Financiero (ex SVS), un instrumento de garantía es una herramienta que “indemniza al asegurado por los daños patrimoniales sufridos dentro de los límites establecidos en la ley o en el contrato, en caso de que el tomador del seguro no cumpla con sus obligaciones legales o contractuales”.

Y es que hace sólo unos años, los bancos eran los principales encargados de resguardar las inversiones de las empresas. Esto, hasta que poco a poco comenzaron a ingresar al mercado las compañías de seguros de garantía.

“Antiguamente, los bancos poseían un 90% de las pólizas de garantía. Para hacerse más competitivas frente a este instrumento, las compañías generaron un cambio para producir un elemento que se le igualara. De esta manera, nació la póliza a la vista. Esta permite pagar a tres días, lo que representa una clara ventaja. Antes, esto ocurría a 30 días, mientras que también existía la figura del liquidador”, señala Mauricio Garcés, gerente de Garantía y Crédito de Willis Towers Watson.

Bajo este escenario, las compañías que ofrecen seguros de garantía no han parado de crecer. “Se van a seguir masificando. Sobre todo, porque esperamos que se abra un poco más el mercado de las licitaciones, como las de construcción. Eso va a dar un impulso mayor a las pólizas de garantía. Todos los concursos públicos que se presentan al MOP, por construcción de carreteras, puentes, colegios y consultorios, entre otros, terminan siendo usuarios de estas compañías”, asegura Garcés.

Y es que este sector gozará de buena salud durante 2018. Según un estudio de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), su inversión en nueva infraestructura subirá 2,4% en 2018. Esto marcaría el fin del ciclo negativo de los últimos cuatro años. Este es uno de los motivos que sustententa las expectativas de avance para el sector de seguros de garantía.

“El mercado está creciendo y eso ha provocado que haya muchos actores nuevos. Esto está generando una mayor oferta de este tipo de productos. El punto es que si se está ofreciendo más, es porque existe una oportunidad. Se trata de algo que está relacionado con la Ley de Bancos o la regulación de Basilea III, que en el fondo hace que estas entidades financieras deban hacer reservas técnicas al emitir boletas de garantía”, manifiesta Humberto Canto, socio gerente de la Productora de Seguros Verónica Fletcher y Cía.

Esto afectará el valor de estos documentos y su éxito frente a otras alternativas, como las presentadas por las compañías de seguros. “Va a hacer más fácil participar de este mercado, porque los bancos van a encarecer estos documentos producto de las restricciones. Habrá mucho más análisis de riesgo para entregar las boletas de garantías, lo que antes se hacía sólo con una firma”, manifiesta Canto.

De esta manera, se espera que durante los próximos años se genere un trasvasije entre los usuarios que usan boletas de garantía hacia aquellos que prefieren las pólizas. Además, restan otros desafíos por resolver. “Debería haber más discusión sobre este producto, porque va a ser factor de crecimiento del país. Los bancos se van a poder enfocar en los créditos operacionales y las compañías de seguro podrán entregar las precauciones, lo que permitirá abordar un mayor número de proyectos y de un tamaño más importante. En el fondo, dar liquidez a la economía”, destaca Canto.

Además, se tiene que resolver la entrada de las compañías de seguros a otros sectores de la industria, sobre todo aquellos que se configuran como uno de los principales actores de la economía. “Estamos débiles en algunas áreas, porque falta más lobby. Por ejemplo, para que las mineras acepten las pólizas de garantía.

Además, no hay disposición por parte de estas para aceptar este tipo de instrumentos financieros. Otro desafío es lograr que el Poder Judicial pueda utilizar este tipo de herramientas durante los juicios. Eso sería un producto importante. Se está trabajando, pero todavía no hemos llegado a acuerdo”, señala Garcés.

Seguir leyendo