Uclases: el Netflix de los estudiantes

11.09.2020 MATIAS GONZALEZ CREADOR DE UCLASES FOTO: JUAN FARIAS

Ante la necesidad de generar recursos para la llegada de su hijo, un estudiante universitario comenzó a enseñar sobre los ramos que tenía más conocimiento. Ante una alta demanda, contrató a más personas, el modelo se extendió a cerca de 14 universidades y hoy trabaja para ofrecer el servicio a todo el país.




Con un hijo en camino y en tercer año de ingeniería comercial en la Universidad Adolfo Ibáñez (UAI), Matías González, decidió en 2014 comenzar a hacer clases particulares de los ramos que más tenía conocimiento para generar un ingreso económico. La necesidad era tal que se empezó a quedar sin tiempo y contrató a más personas, que en general eran ayudantes de cursos y estudiantes destacados de la misma universidad, dando los primeros pasos de lo que hoy es Uclases.

El inicio fue sin grandes inversiones de capital. Matías adaptó su departamento para realizar jornadas de estudios y buscó atraer alumnos mediante publicaciones en grupos de Facebook y carteles en la UAI.

Así, la siguiente etapa fue arrendar un departamento más grande para vivir y tener más salas de estudios, pero al mantener el ritmo de crecimiento de alumnos la empresa tuvo que trasladarse a una casa para recibir a todos sus alumnos desde las 8.00 hrs hasta cerca de las 23.00 hrs. “Hacía de todo, no iba a la universidad y estudiaba de 12.00 hrs a 3.00 hrs de la mañana y al otro día me levantaba para preparar todo para la Uclases y así fueron dos años de mi vida”, recuerda Matías, quien pudo terminar la carrera y posteriormente cursó un magíster de innovación y emprendimiento en la UAI en 2017, donde se dio cuenta que esta empresa tenía que seguir creciendo y no ser algo pasajero.

Sobre cómo se financió todo, desde la empresa destacan que nunca necesitaron pedir un crédito o rondas de financiamiento para ir creciendo y que todo lo hicieron con capital propio. Así, desde el primer año cerraron con utilidades. Esto, en un proceso que comenzó en la UAI, después en la Universidad del Desarrollo (UDD), la Universidad de los Andes, la Universidad Católica (UC) y hoy dicen estar en 14 instituciones educativas de educación superior con sede en Santiago.

Respecto a los estudiantes, Matías cuenta que las cerca de 40.000 personas que han pasado por Uclases son de un perfil socioeconómico variado. Además, comenta que el aporte de costear uno de sus cursos, que ronda los $50 mil, es atractivo ante el riesgo de reprobar un ramo y tener un semestre o un año extra de carrera, donde en promedio tienen un arancel sobre los $3 millones.

Sobre los resultados de quienes pasan por Uclases, Matías comenta que el 90% termina aprobando el ramo en cuestión. “En ningún caso queremos reemplazar o se deje de ir a la universidad, porque creemos que es fundamental para el estudiante. Nosotros ofrecemos una alternativa para que el alumno que esté complicado en un ramo, pueda complementar su estudio y se le haga más fácil”, agrega el fundador.

Por otro lado, Uclases comenta que cuenta con 250 profesores que se desempeñan en forma part-time y solo 10 personas componen el equipo permanente de la empresa. Mientras que, sobre su competencia, apuntan que no ven nada a la escala de lo que hacen ellos, tanto en Chile como en la región. También destacan que ellos buscan estos profesores en las mismas universidades para que enseñen de igual forma en la que se imparte y se evalúa el ramo en cada institución de educación superior.

Ante este escenario, la empresa se encuentra en su primer proceso de levantamiento de capital de US$1 millón para expandirse en Chile y realizar un plan piloto en algún país de Latinoamérica. “No lo vemos fácil, porque en Chile es difícil. Nosotros sabemos que levantar una ronda de capital se demora seis meses mínimo, a menos que seas NotCo”, dice Matías.

El plan de crecimiento al extranjero está pensado de forma similar a lo que hicieron acá, captar a personas que conozcan bien el programa del ramo que harán clases, tenga la habilidad para enseñarlo, una planificación de enseñanza óptima y la capacidad técnica para entregar un producto bien grabado y montado.

Efecto de la crisis

Desde el estallido social y hasta ahora han implementado un sistema remoto que piensan mantener de cara a su desafío de transformarse en “un Netflix para estudiantes”. Esto, sin dejar las clases online en grupos y particulares.

Sin embargo, la crisis económica no ha pasado desapercibida para Uclases ya que vieron bajar la demanda. A esto también se suma que la cantidad de pruebas en las universidades disminuyeron la cantidad de pruebas al semestre por la entrega de trabajos y las notas de eximición de cada ramo habrían bajado, según dicen desde la empresa.

Pero pese a esto, son optimistas de cara al 2021, donde pretenden ofrecer servicios de apoyo a exámenes de grado para carreras como derecho y medicina y expandir su oferta cursos a estudiantes de 1° básico hasta 4° medio. Incluso se encuentran trabajando en lanzar Ugaming, donde por medio del mismo modelo de enseñanza que tienen actualmente, puedan mejorar la capacidad de las personas que juegan en línea los videojuegos más populares del momento como el League of Legends (LOL). “Si tú puedes aprender un ramo universitario, por qué no aprender bien y ordenadamente a jugar de mejor forma”, dice Matías.

Por otro lado, Uclases no tiene interés por ahora en meterse en el tema de la Prueba de Selección Universitaria (PSU), dado que se encuentra en proceso de cambio y porque evalúan que hay instituciones que ya preparan de buena forma a las personas, indican.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.