¿Cuál es el riesgo de usar baños públicos? Es lo que explican dos científicos

Este es el nivel de riesgo para la salud por usar estos espacios, según un grupo de científicos.




La mayoría de la gente prefiere no utilizar los baños públicos, los que generalmente se encuentran en pésimo estado, y lo que es peor, en muy malas condiciones sanitarias.

Pero más allá del aspecto estético, muchos se preguntan cuán contaminantes pueden ser este tipo de recintos. Fue lo que intentó responder un reportaje de The New York Times, que consultó con varios científicos, el real riesgo de estos recintos, especialmente del asiento del excusado, que es el que la mayoría prefiere obviar.

La respuesta fue algo tranquilizadora: la mayoría de los patógenos no son “enfermedades transmitidas por el trasero”, aunque una toallita desinfectante en el asiento del inodoro ayuda a minimizar el riesgo.

Los científicos consultados por el periódico dieron además, tres recomendaciones básicas:

  • No dejes tu cartera o bolso en el suelo.
  • No uses tu teléfono mientras estás en un baño público.
  • Y, claro, lávate las manos, muy, muy bien después de usarlo.

Según Charles Gerba, profesor de microbiología en la Universidad de Arizona, entrevistado en el artículo de The New York Times, la mayoría de estos patógenos llegan a las superficies del baño a través de la taza del inodoro, porque las heces, e incluso la orina, pueden contener muchas bacterias y virus, explicó. Tirar de la cadena luego dispersa los diminutos microbios en un penacho de aerosol, que puede alcanzar los cinco pies en el aire y permanecer suspendido durante una hora o más antes de asentarse en las superficies circundantes, según muestran los estudios. “Todos los baños públicos realmente se contaminan hasta cierto punto solo por la acción de descarga del inodoro”, dijo el Dr. Gerba.

Después de todas las visitas a los baños públicos, “la mejor opción es lavarse las manos y luego usar un desinfectante de manos al salir”, recomendó.

Ponerle tapa al inodoro

La pandemia cambió la relación de la gente con los gérmenes, ya que muchos se han esforzado para asegurarse de practicar una higiene adecuada para evitar la propagación del virus. Isabel Valdez, asistente médica y profesora asistente de Medicina Interna General en Baylor College of Medicine, entregó a través de un comunicado de esta universidad, una serie de consejos sobre cómo practicar buenos hábitos de higiene en uno de los lugares donde los gérmenes se pueden propagar rápidamente: el baño.

”Necesitamos continuar practicando nuestra rutina habitual de higiene de lavarnos las manos durante 20 segundos regularmente, especialmente después de usar el baño”, dijo Valdez.

También recomienda bajar la tapa del asiento del inodoro antes de tirar de la cadena, si hay una disponible, porque la descarga puede hacer que las partículas del inodoro se dispersen por el aire. En casa, asegúrese de mantener los cepillos de dientes lejos del inodoro para evitar que las partículas en el aire del inodoro entren en contacto con ellos. Mantener la tapa cerrada también es una forma inteligente de proteger a los niños pequeños de percances en el inodoro, como dejar caer sus juguetes o jugar con el agua del inodoro.

Cuando use los baños públicos, trate de no llevar comida o bebida al cubículo del baño y, en su lugar, déjelos cerca del lavabo o tocador si debe tenerlos con usted. Cuando las cubiertas de asiento de inodoro desechables están disponibles en los baños públicos, Valdez alienta a cada persona a usarlas para protegerse de los desechos visibles o simplemente limpiar el asiento. Ella dice que cada persona debe decidir por su cuenta si usarlos en función de su nivel de comodidad. Si bien brindan una barrera física entre el inodoro y la piel, no son necesarios para evitar que los gérmenes se propaguen porque están hechos con papel poroso y no evitan que entren en contacto con pequeños virus o bacterias.

Valdez dice que es una buena idea limpiar y desinfectar los baños en casa con regularidad, pero considere limpiarlos con más frecuencia si alguien en el hogar está enfermo, especialmente si sufre de problemas gastrointestinales.

Bajar la tapa antes de tirar de la cadena es especialmente importante en estos casos. Usar toallitas desinfectantes entre limpiezas más detalladas es una forma conveniente de proteger el hogar cuando alguien está enfermo. Valdez recuerda que el lavado de manos adecuado es sumamente importante cuando alguien en el hogar está enfermo para evitar el riesgo de transmitir la infección entre los miembros de la familia.

Al desinfectar superficies, asegúrese de leer detenidamente las instrucciones del producto para ver cuánto tiempo debe dejar un desinfectante en una superficie para que sea efectivo. Muchos productos pueden tardar varios segundos o minutos en desinfectar una superficie correctamente. También asegúrese de seguir las precauciones de seguridad recomendadas en las instrucciones del producto, como usar guantes o tener la ventilación adecuada para el espacio.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.