¿Cuál fue el último año con precipitaciones normales en Santiago?

Lluvia-3683298.jpg

Las últimas lluvias registradas durante julio han mejorado el déficit hídrico, pero no han sido suficientes.




Julio ha sido un inusualmente lluvioso, totalizando 69 mm de agua caída, y transformándose en el “julio” con más precipitaciones en Santiago desde 2006 y el noveno desde 1950.

Esto ha sido de suma utilidad para aminorar el déficit hídrico que afecta a la zona central, el que disminuyó de 50% a 30%.

Lo ocurrido ha hecho ilusionar hasta al más pesimista, y de paso, considerar como una posibilidad real el hecho de que Chile pueda volver a tener un año considerado normal. Sin embargo, la cantidad anual de agua acumulada a la fecha es de 125 mm, muy lejos de cifras consideradas positivas.

Raúl Cordero, climatólogo de la Universidad de Santiago, señala que si las previsiones estacionales de la Dirección Meteorológica de Chile (DMC) se cumplen, 2022 sería el año número 14 de la actual sequía. “Entre la latitud 32 y la latitud 36 deben caer en promedio 600 mm para que las precipitaciones sean consideradas normales, en Santiago las precipitaciones deben superar los 300 mm. Esto no ha sucedido desde 2008, cuando cayeron 350 mm”, explica.

En aquel entonces, nadie imaginaba que estaríamos en presencia de la última temporada con precipitaciones de acuerdo a los promedios. A partir de 2009, año en que comienza la megasequía en el país, la escasez hídrica dio paso a un fenómeno sin precedentes. ¿Cómo se explica?

La escasez hídrica ha sido responsable de la desaparición de varios acuíferos en la zona central. Foto: Agencia Uno

Cordero establece que la sequía en Chile, igual que todas las sequías, “están relacionadas con anomalías en la temperatura superficial del mar. Se ha señalado a anomalías cálidas al este de Nueva Zelandia como corresponsables de la actual sequía en Chile, sin embargo, el consenso general es que a la actual caída en precipitaciones en la zona centro y centro sur contribuye de manera decisiva el cambio climático”, añade.

Hay una creciente conciencia de que la caída en precipitaciones que estamos experimentando va a implicar alzas en la frecuencia de inviernos hiperáridos, como ocurrió en 2019 y 2021, considera el climatólogo. “Urge que Chile acelere su adaptación al cambio climático con foco en aliviar el creciente estrés hídrico que afecta a la zona centro y centro sur”, argumenta.

¿Lloverá esta semana?

Aún quedan siete días para que finalice julio, y durante el desarrollo de esta semana, existe la posibilidad de que llueva en Santiago. Y no sería solamente durante un día, podrían registrarse precipitaciones en dos o tres jornadas.

Si bien el pronóstico de la Dirección Meteorológica de Chile (DMC) no indica lluvia en la capital (principalmente días nublados o con nubosidad parcial), otros sitios especializados aseguran que sí llovería.

El primero de éstos es Meteored, el que establece que las primeras gotas caerían el miércoles (80% probabilidades) a partir de las 14.00 horas, fenómeno que se extendería hasta la madrugada del jueves (50%), cerca de las 5 de la mañana. Considerando ambos días, el pronóstico señala que totalizaría 3,3 mm de agua caída.

Contra todo pronóstico, julio ha sido un mes lluvioso.

Ambas jornadas irían acompañadas de días no tan fríos. 12°C y 8°C el miércoles, 15°C y 6°C el jueves.

Y eso no sería todo, ya que además de la lluvia registrada en la semana, se sumaría un último evento de chubascos, el sábado. Aunque solo sería una lluvia muy débil, alcanzando los 0,3 mm.

El sitio internacional AccuWeather, especializado en pronósticos climáticos en todo el orbe, coincide en parte con Meteored. También establece que llovería en Santiago este miércoles, con un 84% de probabilidad. “Nublado; lluvias y lloviznas ocasionales en la mañana, luego probabilidad de algún chubasco en la tarde”, señala.

Este último no indica precipitaciones para Santiago, ni jueves, ni sábado.

Lea también en Qué Pasa:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Arqueólogos descubren en Pompeya cuatro nuevas habitaciones en una casa excavada con anterioridad que posee objetos del día a día utilizados por una familia de clase media.