Fortnite contra todos: Las claves de la guerra entre Apple, Google, y el videojuego más popular del mundo

El juego, con 350 millones de jugadores, resulta un lucrativo negocio difícil de controlar. Este jueves, su creador, Epic Games, enfrentó las políticas de Apple y Google con una demanda y un aclamado comercial. Las compañías contraatacaron, eliminando al videojuego de sus tiendas de aplicaciones.




Este jueves, Ignacio (11) se aprestaba para jugar una nueva partida en Fortnite, videojuego que dice practicar hasta ocho horas diarias -cuando no tiene clases en su colegio en Quilicura-, y en el que ha conocido a personas de varias nacionalidades, desde sus primeros pasos en la plataforma en 2018.

Ignacio, conocido en Fortnite como “Naxxo”, cuenta que vendió su Xbox One para adquirir una PlayStation 4, y que aprovecha estos días para jugar en un iPhone 6S, lo que le da independencia y no necesariamente estar frente a una TV.

Pero los intentos para iniciar el juego como todos los días fueron infructuosos. En su lugar, la sección de noticias de la aplicación lo sorprendió con un inesperado mensaje:

“Epic Games está desafiando el monopolio de la App Store. Como represalia, Apple está bloqueando a Fortnite en mil millones de dispositivos. Visita fn.gg/freefortnite y únete a la lucha para evitar que el año 2020 se convierta en 1984. #FreeFortnite”.

Lo que Ignacio no sabía hasta ese momento, es que desde la tarde de este jueves, Fortnite ya no se encontraba disponible en la App Store de Apple. Google haría lo propio, horas después.

Danza de millones

Entre su lanzamiento en 2017 y mayo de este año, Fortnite contaba con unos 350 millones de jugadores registrados en todo el mundo. Su temática en principio resulta simple, en relación a otros videojuegos más costosos, con historias dramáticas y desarrollos complejos: los jugadores deben sobrevivir buscando armas y recursos mientras eliminan a sus competidores en un mundo virtual, con modos de hasta 100 jugadores o cooperativo junto a otros tres jugadores.

Con el tiempo, el videojuego ha logrado sobrevivir e imponerse a títulos similares como PUBG -principal competencia en sus inicios-, además de Apex Legends, Call of Duty Warzone o Free Fire. Su popularidad lo ha convertido en un fenómeno cultural, creciendo gracias al apoyo de celebridades de internet, músicos, deportistas, y estudios que han lanzado trailers de taquilleras películas.

“PUBG demostró que la mecánica de un juego de disparos en tercera persona y partidas cortas en modo multijugador era atractivo para los jóvenes”, cuenta Alejandro Alaluf, periodista especializado en videojuegos. “De ello, entre muchos otros juegos similares, Fortnite se hizo popular por motivos menores como dirección de arte o ciertas mecánicas jugables, algo que para el público objetivo fue más llamativo que el realismo de PUBG, que fue el primero en su estilo”.

La explosión de Fortnite derivó en eventos temáticos que son seguidos por millones de jugadores, situación aprovechada por Epic organizando gigantescas comunidades vinculadas a los esports, con premios de hasta 3 millones de dólares para un sólo jugador.

Y es que las cifras del juego son siderales: En 2018, Fortnite obtuvo 2.400 millones de dólares de beneficio y 200 millones de jugadores en su modo más popular, “Battle Royale”; mientras que en 2019, ya con 250 millones de jugadores, alcanzó 1.800 millones de dólares de beneficios. Un camino similar al de otros juegos gratuitos populares, como “League of Legends”, que generó 1.500 millones de dólares el mismo año.

Además, Fortnite es gratuito, pero incluye decenas de objetos personalizables para comprar, el verdadero atractivo para Epic Games, su desarrolladora. Negocio redondo, considerando que el 70% de los jugadores ha realizado alguna compra dentro del juego, con un gasto promedio de 85 dólares (67 mil pesos chilenos) cada uno.

David vs Goliat

Pero esta popularidad y los millones de dólares, también tienen un aspecto negativo. Esto fue lo que ocurrió este jueves, luego que Apple y Google decidieran retirar a Fortnite de sus tiendas de aplicaciones, debido a que Epic Games intentó eludir los sistemas para pagar las comisiones a las dos empresas de tecnología.

Recordemos que en las tiendas virtuales, App Store y Google Play, los desarrolladores deben pagar una comisión del 30% sobre las transacciones de los usuarios. Epic Games decidió eliminar a estos intermediarios instalando un método de pago alternativo, que permite a los jugadores ahorrar dinero al evitar esta “barrera” obligatoria para toda aplicación.

“Hoy, Epic Games tomó el desafortunado paso de violar las pautas de la App Store que se aplican por igual a todos los desarrolladores y están diseñadas para mantener la tienda segura para nuestros usuarios. Como resultado, su aplicación Fortnite ha sido eliminada de la tienda”, afirmó Apple.

“Epic habilitó una función en su aplicación que no fue revisada ni aprobada por Apple, y lo hizo con la intención expresa de violar las pautas de la App Store con respecto a los pagos dentro de la aplicación que se aplican a todos los desarrolladores que venden bienes o servicios digitales”, agregó.

Pero Epic Games, sabiendo de antemano la respuesta, contraatacó: ya tenía una demanda lista para presentar, acusando a Apple de infracciones antimonopolio:

“Epic presenta esta demanda para poner fin a las acciones injustas y anticompetitivas de Apple para mantener ilegalmente su monopolio en dos mercados distintos de miles de millones de dólares: el de distribución de aplicaciones de iOS, y el mercado de procesamiento de pagos en aplicaciones de iOS”, dice la demanda.

“Epic no busca una compensación monetaria de este Tribunal por los perjuicios que ha sufrido. Tampoco busca un trato favorable para sí misma, una sola empresa. En cambio, Epic busca medidas cautelares para permitir una competencia justa en estos dos mercados clave que afectan directamente a cientos de millones de consumidores y a decenas de miles, si no más, de desarrolladores de aplicaciones de terceros”, añade.

“Apple es más grande, más poderosa, más arraigada y más perniciosa que los monopolios de antaño”, declara la denuncia presentada este jueves en una corte federal.

No es la primera vez que Apple está en la mira de los desarrolladores debido al control ejercido sobre la App Store. Hace unas semanas, junto a Google, Amazon, y Facebook, debió comparecer ante un Tribunal estadounidense por prácticas monopolio.

En su defensa, la compañía californiana se ha defendido de las acusaciones diciendo que las comisiones se utilizan para proteger las aplicaciones y a sus usuarios de hackeos y estafas. Su porcentaje puede bajar al 15% a partir del segundo año de suscripción.

En tanto, quienes deseen jugar en los dispositivos de Apple podrán seguir jugando, pero ya no recibirán actualizaciones, que pasan por la App Store.

Para el caso de Android y Google, la situación es diferente, debido a que la empresa estadounidense permite a los desarrolladores ofrecer sus aplicaciones a través de diferentes plataformas.

Pero “para los editores de juegos que eligen pasar por Play Store, tenemos regulaciones consistentes que son justas para los desarrolladores y garantizan la seguridad de la tienda para los usuarios”, dijo Google.

“Fortnite sigue disponible en Android, pero ya no podemos ofrecerlo en Google Play porque viola nuestras reglas”, afirma Google, declarando su disposición a discutir con Epic para que el juego pueda regresar.

Ana Guajardo, editora de FanViña y miembro del directorio de la Asociación de Mujeres en la Industria de Videojuegos, sostiene que “aunque por la propuesta de Epic, es bueno para los jugadores pagar menos, por otro lado hay reglas. Cuando hay un tercero que ayuda a que el producto llegue al consumidor, hay comisiones de por medio. Creo que haberlo hecho así, por parte de Epic, no era lo correcto. Debieron buscar otra forma”.

La batalla aún no tiene un ganador claro, pero el golpe de efecto inicial vino por parte de Epic, quien además de demandar a Apple, entregó un mensaje comunicacional muy efectista. Para ello utilizó, paradójicamente, las mismas armas que el fabricante del iPhone hace 36 años.

1984

El Super Bowl XVIII de 1984 fue distinto para Apple e IBM, dos empresas que luchaban por imponerse en el creciente mercado de los computadores personales.

En un aclamado corto de un minuto de duración, Ridley Scott se inspiró en la novela “1984” de George Orwell y en el “Gran Hermano”, para entregar una de las publicidades más llamativas en la industria. Tanto así, que fue elegido el mejor anuncio de la historia del evento por la revista Forbes.

El comercial, que hace una clara referencia al libro, ayudó a cimentar la historia que Apple contó sobre sí misma al planeta. En él se ejemplifica a la empresa como un valiente adversario que permitió a las personas enfrentarse a un mundo oscuro, posicionándose contra la conformidad y las barreras para lograr la libertad.

El mismo concepto -calcado- fue el empleado por Epic, minutos después del retiro de Fortnite de la tienda App Store. El video no sólo se muestra como un ataque a las políticas de la tienda de aplicaciones de la compañía y la decisión de prohibir al juego, sino que también parodia el anuncio, fundamental para la forma en que el mundo ve a Apple.

A diferencia del anuncio original, no es se trata de una representación de la computadora Macintosh que viene a poner fin a la distopía del Gran Hermano. En este caso, se trata de un personaje de Fortnite que intenta destruir las políticas de la tienda de aplicaciones que los desarrolladores dicen que son injustas.

“Hoy celebramos el aniversario de las directivas de unificación de plataformas”, dice en el anuncio una manzana parlante que hace el trabajo de Gran Hermano en el video original. “Durante años nos han regalado sus canciones, su labor, sus sueños. A cambio, hemos tomado nuestro tributo, nuestras ganancias, nuestro control. Este poder es nuestro y sólo nuestro. Nosotros prevaleceremos”.

La versión de Apple era similar, aunque no mencionaba explícitamente al enemigo al que planeaba enfrentarse. “El 24 de enero (día del Super Bowl), Apple presentará Macintosh. Y verá por qué 1984 no será como 1984”, señala el comercial.

Epic lo cambió como “Súmate a la lucha, para que 2020 no se convierta en 1984”.

El villano

“Epic sabía lo que estaba haciendo, eso está fuera de discusión”, afirma Alejandro Alaluf. “La prueba de ello es el video que apareció justo después de la noticia de la eliminación de la App Store. Creo que a pesar que su popularidad ha disminuido en relación a los últimos años, finalmente todo esto le juega a favor”.

Ana Guajardo menciona que Huawei podría tomar parte de ese camino y añadir a Fortnite a su recién lanzada tienda de videojuegos, un área poco explorada por los fabricantes de smartphones, y en donde Samsung se acaba de sumar con el recién anunciado Galaxy Note 20. De esta forma, desde China y Corea del Sur se podrían enfrentar de igual a igual con la plataforma Apple Arcade.

“Cuando Fortnite llegó a los teléfonos, no todos podían jugar y Samsung en ese momento hizo una alianza para que el juego viniera precargado en algunos modelos de teléfonos”, recuerda Guajardo. “Claramente es un título que llama la atención, y es probable que exista un número de niños que busquen una marca determinada de celular sólo porque incluye a su juego favorito”.

“Lo que me gustó fue la respuesta de Epic a la eliminación de su juego por parte de la App Store, el hecho de destrozar una de las piezas de la historia y la publicidad de la tecnología, con lo de 1984. En este caso le están demostrando a un público que es menor, que Apple es el villano, y es quien no va a dejar que juegues al juego que te gusta”, añade.

Alejandro Alaluf opina que ”no hay una visión única en relación a lo que puede pasar. Apple nunca ha sido muy fanática de los videojuegos -más allá de su tienda-, pero entendió que la gente consume estos productos. Su Apple Arcade es un sistema de nicho, y no ha sido tan lucrativo como esperaba, por lo que tiendo a creer que esta medida fue una respuesta a la situación actual”.

“No sé si la regla del 30% es alta o baja, pero finalmente es la condición que impuso Apple por tener el juego en la tienda. Aunque creo que ambas posturas son atendibles, en mi interior le encuentro la razón a Apple, y Epic está haciendo fanfarria de su arrogancia como empresa con mucha plata”, indica.

Víctor Martínez, conductor y editor de ViaXEsports, cree que “Epic tiene muy claro cómo funciona su público e industria, y saben cómo hacer que ellos interactúen. La parodia del comercial ’1984′ de Apple es una gran forma de encarar el proceso, pero al mismo tiempo me parece algo populista y fácil lograr que las personas empaticen con su causa”.

“Aún así, lo que hay tras el mensaje es lamentable. Finalmente, Epic está proponiendo comprar los productos de su juego a un precio más barato que las tiendas de Apple y Google. Y la pregunta al revés: Sin una de esas plataformas, ¿habría llegado Fortnite a ser importante? ¿a vender micro transacciones? creo que el modo en que lo hizo es pésimo, porque habla del monopolio de Apple y Google, pero al final son ellos quienes quieren acabar con su competencia. Epic está escondiendo que quieren ganarse la plata, no importa cómo, desconociendo los acuerdos”, sostiene Martínez.

“Además, para el mundo de los videojuegos la situación es súper contraproducente: ¿qué hacemos sin las plataformas que forman las comunidades como Steam, Epic Store o Battle,net? Son plataformas que han vendido juegos toda la vida. ¿Cómo nos vamos a atacar los unos a los otros si queremos que la gente juegue?”, agrega.

“Creo, sin embargo, que los jugadores se van a banderizar por su juego, y traerá un descalabro que no se había visto hasta ahora. No creo que se trate sólo de la pelea de una empresa con otra, finalmente todos salen perjudicados, sobre todo los jugadores”, enfatiza Víctor Martínez.

Mientras tanto, Ignacio manifiesta sus esperanzas para que la inusitada disputa tenga un final feliz.

“Me parece mal para los jugadores de Apple que se dedican a jugar ahí. Quiero que todos jueguen. Si quieres jugar, (las empresas) te tienen que dejar. Porque si antes se podía, se tiene que poder para siempre”, dice.

Ante la consulta de cambiar a su querido videojuego -donde ha invertido algunos miles de pesos-, por otro de la competencia, el gamer de 11 años lo tiene claro: “Quizá Apex Legends. Pero no habría ningún juego mejor que Fortnite, sin duda”.

Comenta