“Ingeniería dejó de ser una carrera de hombres”: Loreto Valenzuela es electa decana de Ingeniería UC, la primera mujer en 130 años

Loreto Valenzuela Roediger, decana electa Facultad de Ingeniería UC.

En conversación con Qué Pasa la académica, investigadora y actual decana electa de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Católica relata los cambios que ha visto durante el último tiempo en ingeniería y lo que significa transformarse en la primera mujer que dirigirá la facultad desde su creación.


Loreto Valenzuela Roediger, ex alumna de la Universidad Católica (UC), Ingeniera Civil Industrial de profesión, y Doctora en Ingeniería Biomédica de la Universidad de Rutgers, Estados Unidos, quien posee además una extensa trayectoria liderando equipos de investigación en proyectos de innovación, que la llevaron a ser reconocida como una de las 100 Mujeres Líderes de Chile en 2019, fue electa como la nueva decana de la Facultad de Ingeniería UC.

La profesora de Ingeniería Química y Bioprocesos y actual directora de College UC, asumirá el cargo por los siguientes cuatro años (2022-2026), y sucederá al decano Juan Carlos de la Llera, quien encabezó la facultad durante tres períodos consecutivos (2010-2022), transformándose así en la primera mujer que dirigirá la facultad en sus 130 años de historia.

El mundo de la ingeniería “siempre estuvo en mi casa” declara Valenzuela, hija de mamá y papá ingenieros, quien se desempeña como docente desde 2002 en la escuela de Ingeniería, y también fue vicedecana de la facultad y responsable de la Subdirección de Relaciones Internacionales de la carrera, donde destacó por su aporte en la ejecución del proyecto de Ingeniería 2030 de CORFO.

En conversación con Qué Pasa, la decana electa oriunda de Rancagua, relata cómo ha sido su proceso de formación y los cambios que ha visto durante los últimos años en el mundo de la ingeniería, sobre todo desde los sesgos principalmente de género, y la importancia de que hayan mujeres en cargos de responsabilidad porque “es fundamental que la mujer pueda participar en la tomas de decisiones”.

Asimismo, relata cuál es el sello que quiere marcar durante su periodo en el cargo y los desafíos que enfrentará para lograr que “que todos puedan seguir desarrollándose muy exitosamente pero sin afectar negativamente su calidad de vida”.

¿Cómo ve que ha cambiado el mundo de la ingeniería hasta hoy?

Aunque ha evolucionado en varios sentido, me gusta destacar dos en específico.

Primero, que antes la ingeniería estaba mucho más desasociada de las otras disciplinas, había menos interacción, al menos en el mundo universitario. En cambio, hoy día existe mucha más interrelación e interdisciplina, multidisciplina y colaboración entre la ingeniería con las ciencias básica, la medicina, las ciencias sociales, las humanidad, y las artes, y ahí hay un potencial de hacer cosas distintas mucho más tanto innovadoras pero también con mucho más impacto que hace 20 años no existía.

Segundo, desde el punto de vista de diversidad, antes las personas que llegaban a estudiar ingeniería, sobre todo en las universidades más difíciles de entrar como la UC, eran mucho menos diversas en varios sentidos. En particular en términos de género, cuando entré a estudiar ingeniería éramos un 17% mujeres, y hoy día están entrando alrededor de un 30-35%.

Ese cambio de casi el doble de estudiantes es impresionante, y se nota en los pasillos, en los patios, salas de clases y que en el fondo muestra que ingeniería dejó de ser una carrera de hombres.

Durante su proceso de formación ¿También ha notado cambios en relación a los sesgos de género?

Sí. Uno es que al ver menos mujeres, uno siente que la mujer inconscientemente se autoexcluye, pero al haber más mujeres se siente que uno pertenece a un bloque, donde las mujeres son capaces de participar.

Por otro lado, existen muchos sesgos implícitos en muchos niveles, con los que se ha hecho un trabajo muy grande, tanto en las universidades como también en muchas fundaciones, instituciones y agrupaciones para, de alguna manera, ir exponiendo este sesgo implícito que daban antes un poco el mensaje de que las ingenierías no son una carrera para mujeres, o que las mujeres no son buenas para las matemáticas, trabajarlos y de alguna manera hacerlos desaparecer.

Facultad de Ingeniería de la U. Católica. Foto: UC

¿Qué tan importante es que las mujeres sean representantes de cargos de poder?

Es fundamental. Hoy día con la primera rectora de la Universidad de Chile, o ahora yo como la primera Decana de la Facultad de Ingeniería, la semana pasada con Gloria Arancibia como la primera profesora titular de la Escuela de Ingeniería, este tipo de avances son clave.

En la UC existe un consejo que se llama el Honorable Consejo Superior que es donde participan los decanos o decanas y las autoridades centrales de la universidad, donde hoy son sólo tres mujeres y 17 hombres. “Cuando un grupo no está representado se invisibiliza y tres de 20 todavía es una minoría fuerte”.

Por lo que es fundamental que la mujer pueda participar en la tomas de decisiones por muchas razones:

1. Por el solo hecho de que el grupo que toma decisiones sea un grupo diverso, porque tampoco serviría si fueran puras mujeres.

2. Lo femenino es super importante que esté representado en la preocupaciones y en la manera de resolver los distintos problemas, de detectar y de estar en los diagnósticos.

Por lo tanto, si las mujeres tenemos que estar en todas las comisiones, comités y grupo de decisión, pero no tenemos tiempo para trabajar, para investigar o hacer clases, es fundamental recibir los apoyos de la institución para que realmente en los grupos realmente importantes como Consejo Superior, las decanaturas los consejos de facultad, participen profesoras de distintas facultades y así, en la toma de decisiones más importantes estén representadas las mujeres.

¿Cómo definiría este hito para la Facultad de Ingeniería UC?

Al ver las reacciones de la gente, te das cuenta el impacto que tiene como institución en 130 años, que sea la primera vez que una mujer llega a ser siquiera candidata a decana, pero también notas que la razón de haber llegado a ser candidata y decana no es por ser mujer, sino por todo un proyecto y visión de escuela y facultad.

Sin embargo, el impacto que tiene sobre todo en los estudiantes, es que en el fondo se dan cuenta que el mundo que están viviendo es distinto al mundo que se vivían hace no mucho, y nosotros los que ya estamos ejerciendo la profesión y somos más adultos, darnos cuenta que son cambios que deberían mantener más en el tiempo, y que no debiese ser raro que haya mujeres en cargos de este tipo.

estudiantes-beneficios.jpg
Foto: RICHARD ULLOA/ LA TERCERA

¿Le sorprendió esta elección, se lo esperaba?

Todo este proceso surgió como propuesta y me entusiasmó mucho el apoyo de las personas a mi alrededor, y darme cuenta de cuáles son las necesidades y lo que uno puede aportar, me motivó y validó mucho más mi interés de estar acá.

A pesar que la elección fue bien peleada (eran dos candidatos), eso muestra que también hay una diversidad en la facultad que también hay que tomar en cuenta. Pero, se agradece mucho la confianza de la comunidad y eso es lo lindo cuando uno llega a un cargo por una elección, y es que la misma comunidad es la que te respalda y te validad.

¿Qué cree que hace falta para que este tipo de hechos deje de ser noticia por el género de la persona?

Antes siempre me daba un poquito de pudor de ser la primera, pero al final es bueno visibilizarlo, porque eso muestra que el problema está muy lejos de haber dejado de ser problema. Pero estamos acercándonos, y en ese sentido hay varias cosas que se deben hacer y se pueden hacer.

Por una parte, todo lo que tiene que ver con corresponsabilidad tanto familiar como laboral, que no sean tareas exclusivamente de las mujeres y que se de la oportunidad a las mujeres para ir desarrollándose en sus carreras profesionales.

También, contar con muchas redes de contacto, apoyo, emprendimiento, etc. femenino que ayuda mucho a ir rompiendo estos techos de cristal y generando también redes de apoyo.

Asimismo, hace falta que más profesoras que puedan dedicarse a la docencia e investigación y así después tomar cargos de gestión y responsabilidad, y que más mujeres se interesen por las carreras de la matemática, tecnología y ciencias, porque de esa forma termina aumentando la proporción de mujeres en la institución y a la larga va a permear que haya más representación en los distintos estamentos.

¿Cuál va a ser su sello durante este periodo?

Tiene que ver con las formas de interactuar. Incorporar la colaboración y la escucha activa de todos los quehaceres, la cercanía y tal vez el trabajo con cada grupo de personas en colaboración. También, dar autonomía a los departamentos, a las escuelas, a los grupo interdisciplinario, pero con un foco muy competente en la comunidad, en la colaboración y también fomentando mucho la interdisciplina y la interacción de distintos tipos de diversidades.

¿Cuál es su desafío más importante al asumir este cargo?

Vincula al crecimiento explosivo que ha tenido la Escuela y la Facultad de Ingeniería los últimos años, al igual que la universidad que también ha crecido en los rankings -somos mucho más alumnos y más profesores- y se siente una sensación muy grande de cansancio en toda la comunidad, tanto en Chile como en el mundo.

Por eso el mayor desafío es priorizar, es lograr que cada persona, cada grupo de persona, cada grupo de interés pueda desarrollarse al máximo en su quehacer pero sin sobre exigirse al poner límites y expectativas más realistas, para que todos puedan seguir desarrollándose muy exitosamente pero sin afectar negativamente su calidad de vida.

¿Cómo fue el recibimiento de este cargo para su entorno?

La verdad es que ha sido super lindo recibir mensajes de felicitaciones, agradecimientos y de orgullo de estudiantes, ex alumnos, pero también de pares, profesores hasta de las autoridades de la universidad y otras instituciones, y también darse cuenta de cómo la responsabilidad que se tiene de poder llevar adelante un proyecto común y que los tenga a todos orgullosos. También, agradezco mucho a mi familia, está muy orgullosa y muy feliz.

Siempre he sentido el apoyo de mis papás, hermanos, mi pareja y mi hija, que han sido un apoyo permanente y un estímulo a hacer las cosas con cariño y bien, y de verdad también creo que es muy importante cuando tu entorno te apoya con cariño, con orgullo de lo que hace el resto, porque hace que uno sienta un respaldo y que permita sentir que tu capacidad de hacer cosas aumenta.

¿Cuál es su mensaje para las futuras generaciones?

Mi mensaje para las futuras generaciones y las que están hoy estudiando en la universidad o colegio, es ser persistente, hacer las cosas con cariño, y que si uno trabaja en colaboración con otras personas se van dando las cosas. Asimismo, espero con confianza que los techos de cristal y las distintas dificultades que han vivido o hemos tenido que vivir se irán soltando y desapareciendo, haciendo más posible para todos llegar a desarrollar sus máximos potenciales.

Para la generación que hoy está ejerciendo tanto los cargos de responsabilidad como de poder, ya sea de gobierno, universidades, colegios, del mundo privado y público, que hombres y mujeres tenemos una responsabilidad muy grande de ir generando las condiciones para que todos y todas las personas, en este caso de Chile, puedan tener las oportunidades para aprender, crecer, desarrollarse y contribuir en la medida de sus intereses y posibilidades sin restricciones de género, de raza, de origen, de nacionalidad, etc.

Lea también en Qué Pasa:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

La iniciativa permite a cientos de niños ir al colegio en bicicleta, con la finalidad de generar consciencia a través de la entretención y la sustentabilidad.