¿Las dietas veganas hacen a los niños más pequeños y débiles?

Una investigación publicada en el American Journal of Clinical Nutrition examinó las diferencias en los niños de cinco a diez años para determinar si una dieta basada netamente en alimentos de origen vegetal causaba alguna complicación en este grupo etario.




Las dietas que excluyen la carne y el pescado (vegetariana) o todos los productos animales, incluidos los lácteos y los huevos (vegana), se están volviendo cada vez más populares por razones de salud, ambientales y éticas.

Investigaciones anteriores en adultos han vinculado las dietas vegetarianas y veganas con un riesgo reducido de enfermedad cardíaca, pero un mayor riesgo de fracturas, causadas por una ingesta baja de calcio. Pero el impacto en los niños no se ha evaluado hasta el lanzamiento de un nuevo estudio esta semana.

Los investigadores encontraron un vínculo entre alturas más cortas y menor contenido mineral óseo entre los niños veganos, en comparación con los carnívoros. Pero no mostraron que las dietas veganas hayan causado la diferencia. Tampoco pueden decir que las diferencias durarán hasta la edad adulta.

El artículo, publicado en el American Journal of Clinical Nutrition, examinó las diferencias en los niños de cinco a diez años en Polonia.

Observaron a 187 niños sanos entre 2014 y 2016 que habían seguido sus respectivas dietas durante al menos un año: 72 niños eran omnívoros (consumidores de carne), 63 vegetarianos y 52 veganos. Reclutaron a niños que ya estaban comiendo estas dietas.

Los investigadores encontraron que, en comparación con los niños con dietas omnívoras, los niños con dietas veganas tenían un perfil de riesgo cardiovascular más saludable, con niveles un 25% más bajos de lipoproteínas de baja densidad (LDL o colesterol no saludable).

El equipo de investigación analizó la ingesta de nutrientes, la composición corporal y el riesgo cardiovascular de los niños: la probabilidad de que tengan una enfermedad cardíaca o un derrame cerebral en el futuro.

El estudio fue observacional, específicamente, fue un tipo de estudio observacional llamado estudio transversal. Por lo que los investigadores no realizaron ningún cambio en la dieta de los niños.

El equipo de investigación se aseguró de que los niños del grupo vegano y vegetariano fueran similares a los niños del grupo omnívoro, en factores que afectan el crecimiento y los factores de riesgo cardiovascular. Estos incluyen sexo, edad, tabaquismo de los padres, educación de los padres, características clínicas del embarazo de su madre y, lo que es más importante, la altura de sus padres.

Los investigadores encontraron que, en comparación con los niños con dietas omnívoras, los niños con dietas veganas tenían un perfil de riesgo cardiovascular más saludable, con niveles un 25% más bajos de lipoproteínas de baja densidad (LDL o colesterol no saludable).

Sin embargo, los niños veganos tenían un mayor riesgo de deficiencias nutricionales. Tenían más probabilidades de tener niveles más bajos de vitamina B12, calcio, vitamina D y hierro en su dieta.

los niños veganos tenían un mayor riesgo de deficiencias nutricionales. Tenían más probabilidades de tener niveles más bajos de vitamina B12, calcio, vitamina D y hierro en su dieta. Foto: Hari Nandakumar.

Los niños con dietas veganas tenían aproximadamente un 5% menos de contenido mineral óseo y eran, en promedio, 3 cm más pequeños de altura. Esto es importante, ya que cuanto mayor es el contenido mineral óseo, mayor es la densidad mineral ósea.

Esta diferencia del 5% es preocupante, ya que las personas tienen un período de tiempo limitado a esta edad en el que pueden optimizar su densidad mineral ósea; El 95% de la masa ósea se alcanza alrededor de los 20 años de edad. Las densidades óseas más bajas están relacionadas con tasas más altas de fracturas en la edad adulta.

Los vegetarianos mostraron deficiencias nutricionales menos pronunciadas pero, inesperadamente, un perfil de riesgo cardiovascular menos favorable en comparación con los carnívoros y los veganos. Los autores atribuyeron esto a una dieta de menor calidad, y estos niños consumían más alimentos procesados.

Los estudios observacionales solo pueden decirnos si algo está vinculado, no si una cosa causó otra. Este estudio solo nos dice que existe un vínculo entre estas dietas y los resultados que observaron. Pero en este estudio, existen vínculos biológicos plausibles entre el desarrollo y el crecimiento óseo en los niños.

Nutrientes como elemento fundamental

El calcio, la vitamina D y las proteínas son claves para el desarrollo y el crecimiento de los huesos. Estos nutrientes pueden ser más bajos en las dietas veganas, ya que provienen principalmente de productos animales, ya que el calcio se encuentra normalmente en los productos lácteos.

La vitamina D, que normalmente obtenemos de la exposición de la piel a la luz solar, también se encuentra en los alimentos de origen animal, pero en cantidades más pequeñas.

La proteína de los alimentos vegetales se considera de menor valor biológico que las fuentes animales.

Una sola fuente vegetal de proteína no le proporcionará todos los aminoácidos esenciales (los bloques de construcción de proteínas que su cuerpo no puede producir por sí mismo) que se necesitan. Los veganos deben asegurarse de comer una variedad de plantas para obtener una buena mezcla de todos los aminoácidos esenciales.

Entonces, ¿por qué los investigadores no realizaron un estudio de intervención y cambiaron la dieta de los niños?

Primero, sería difícil encontrar niños y sus familias que estuvieran dispuestos a cambiar sus dietas durante un período prolongado.

Una sola fuente vegetal de proteína no proporcionará todos los aminoácidos esenciales (los bloques de construcción de proteínas que su cuerpo no puede producir por sí mismo) que se necesitan. Los veganos deben asegurarse de comer una variedad de plantas para obtener una buena mezcla de todos los aminoácidos esenciales.

En segundo lugar, no sería ético poner a los niños en una dieta que podría afectar su crecimiento y los factores de riesgo cardiovascular.

Este estudio, realizado en Polonia, es el único que analiza el crecimiento y los resultados cardiovasculares en niños veganos y vegetarianos. Un pequeño estudio en niños de cinco a diez años no es suficiente para que la comunidad científica diga que estos resultados son válidos y debemos actuar en consecuencia, pero nos da pistas sobre problemas potenciales y lo que podemos buscar.

Como indicaron los investigadores, se necesitan más estudios observacionales y en diferentes países.

Esto no significa que todos los niños que sigan estas dietas vayan a tener estos beneficios o problemas nutricionales y de salud. Y tampoco podemos decir si estos problemas persistirán hasta la edad adulta.

Pero destaca los riesgos potenciales que los profesionales de la salud y los padres deben conocer. Y es un recordatorio para encontrar reemplazos adecuados que se alineen con la filosofía de la dieta de la familia o recetar suplementos si se diagnostica una deficiencia mediante un análisis de sangre.

En particular, los padres y cuidadores deben tener cuidado de que sus hijos mantengan una buena ingesta de proteínas de una variedad de fuentes veganas (frijoles, lentejas, nueces) y calcio (de leches vegetales suplementadas con calcio). Ya sea que esté siguiendo una dieta vegana, vegetariana o de carne, aún debe asegurarse de que la dieta sea equilibrada en todos los grupos de alimentos.

El estudio destaca la importancia de la planificación de las comidas para optimizar la ingesta de alimentos y nutrientes de los niños cuyo patrón dietético habitual es vegano o vegetariano y la necesidad de un uso regular de alimentos fortificados y / o suplementos dietéticos con vitamina B12 y vitamina D y potencialmente calcio y hierro, particularmente para los veganos.

El estudio también es un recordatorio para minimizar la ingesta familiar de alimentos procesados con alto contenido de sal, azúcar y grasas saturadas, que son factores de riesgo de enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares.

Si le preocupa la dieta de sus hijos, hable con su médico de cabecera o con un dietista practicante acreditado, que puede evaluar su crecimiento y dieta.

El estudio destaca la importancia de la planificación de las comidas para optimizar la ingesta de alimentos y nutrientes de los niños cuyo patrón dietético habitual es vegano o vegetariano y la necesidad de un uso regular de alimentos fortificados y / o suplementos dietéticos con vitamina B12 y vitamina D y potencialmente calcio y hierro, particularmente para los veganos.

Sin embargo, los resultados del estudio pueden ser el “mejor de los casos”, dado que la mayoría de las familias que participaron tenían un alto nivel educativo y, por lo tanto, es probable que estuvieran más comprometidas con la planificación de las comidas familiares. Es posible que otras familias tengan patrones dietéticos menos saludables y, por lo tanto, mayores déficits nutricionales.

Un mensaje clave es que las familias que siguen dietas basadas en plantas necesitan más asesoramiento y apoyo para optimizar su ingesta de alimentos y nutrientes, y la salud y el bienestar relacionados con la dieta de sus hijos.

*Evangeline Mantzioris, directora del Programa de Nutrición y Ciencias de la Alimentación, Universidad de Australia del Sur

*Clare Collins, profesora en Nutrición y Dietética, Universidad de Newcastle

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.