Vacuna universal: ¿Será posible contar con una vacuna contra todas las cepas de coronavirus?

Desde el inicio de la pandemia, el SARS-CoV-2 que causa el Covid-19 ha mutado múltiples veces. Hoy el mundo científico busca desarrollar una vacuna que aporte protección inmunitaria contra las muchas variantes.




Cada vez que aparece una nueva variante, los fabricantes de medicamentos y vacunas contra el Covid-19 vuelven a evaluar sus “recetas”. Es necesario ver si funcionan contra un virus en evolución.

Es lo que ha ocurrido con Ómicron. Desde el inicio de la pandemia, el coronavirus SARS-CoV-2 que causa el Covid-19 ha mutado múltiples veces. El resultado han sido distintas variantes. Y vendrán más. Es parte de su proceso natural.

Sin embargo, la mayoría de las vacunas fueron diseñadas para reconocer la proteína Spike original del SARS-CoV-2, o al menos partes de ella, Y variantes más mutadas como Ómicron son mejores para escapar de la protección que ofrecen las vacunas porque ya es diferente a ese virus original, pero de igual modo previenen enfermedades graves.

Preparación de dosis de la vacuna Moderna contra Covid-19. Foto: Virginia Mayo, AP

“Está bastante claro que el virus continúa evolucionando y, en el futuro, se necesita una vacuna universal contra el COVID-19 o incluso una vacuna universal contra el coronavirus”, ha indicado Stephen Zeichner, especialista en enfermedades infecciosas del Centro Médico de la Universidad de Virginia.

Wayne Koff, director ejecutivo del Human Vaccines Project, y Seth Berkley, director ejecutivo de The Vaccine Alliance, señalaron en una editorial en la revista Science la necesidad de una vacuna universal contra el coronavirus.

“Que hayamos llegado tan lejos tan rápido es notable, pero la próxima vez puede que no tengamos tanta suerte. Los coronavirus más virulentos y mortales están esperando tras bambalinas. Por lo tanto, el mundo necesita una vacuna universal contra el coronavirus”, dijeron.

Vacuna universal

El jefe de infectología de la Clínica Dávila, Roberto Olivares, afirma que con el desarrollo de plataformas de vacunas RNA –que inyecta el germen atenuado o inactivado en el organismo para activar la respuesta inmunitaria– “es perfectamente posible desarrollar cualquier tipo de vacuna, tanto para un agente específico como para varios incluidos en una misma vacuna”.

“Es cosa de hacer un seguimiento a los cambios en el gen de la proteína Spike del coronavirus o de otros coronavirus para ir desarrollando estas vacunas y adaptándolas a las nuevas variantes que puedan ir apareciendo”, agrega Olivares.

Según una nota de Defense One, después de casi dos años de trabajo sobre virus, los científicos de The Walter Reed Army Institute of Research (WRAIR) de Estados Unidos “esperan anunciar que han desarrollado una vacuna que es efectiva contra el COVID-19 y todas sus variantes, incluso Ómicron, así como contra virus anteriores de origen SARS”.

Los anticuerpos alrededor de una partícula de Sars-CoV-2. Crédito: Design Cells / SPL

Los científicos de la institución militar crearon un mecanismo para neutralizar el avance de todas la variantes. Y así desarrollaron la vacuna Spike Ferritin Nanoparticle Covid-19 (SpFN) compuesta por una nanopartícula con 24 caras permitiendo a los científicos posicionar múltiples fragmentos de coronavirus en diferentes caras.

“Es una plataforma de vacunas de nanopartículas de subunidades de proteínas, lo que significa que presenta un fragmento del virus al sistema inmunitario para provocar una respuesta protectora”, se explica en un comunicado de la WRAIR.

“La visualización repetitiva y ordenada de la proteína Spike del coronavirus en una nanopartícula de múltiples caras puede estimular la inmunidad de tal manera que se traduzca en una protección significativamente más amplia”, dijo Kayvon Modjarrad, Director de la Rama de Enfermedades Infecciosas Emergentes de WRAIR, en U. S. ARMY. En el caso de esta vacuna, aún faltan los ensayos clínicos fase 2 y 3.

Esta vacuna protegería contra las variantes Alfa, Beta, Gamma y Delta, e incluso fue eficaz contra el SARS-CoV-1, detectado en 2003, un tipo de virus diferente al SARS-CoV-2 actual.

Otros estudios, como el de la Universidad de Duke, han tratado de buscar el “punto débil” del virus para que pueda funcionar contra distintos coronavirus. ¿Cómo? Buscando una parte del virus que no cambie en el tiempo o que cambie poco, de modo que, cuando ocurran las mutaciones la protección otorgada por la vacuna pueda seguir.

En el caso de la U. de Duke, los científicos están trabajando para desarrollar una vacuna que han llamado “pan-coronavirus”, que ofrezca protección contra múltiples variantes del coronavirus que causa el Covid-19. Esta nueva vacuna ha demostrado ser eficaz para proteger a monos y ratones de una variedad de infecciones por coronavirus, incluido el SARS-CoV-2, así como el SARS-CoV-1 original y los coronavirus de murciélago relacionados que potencialmente podría causar la próxima pandemia.

Talón de Aquiles

“Lo que estamos tratando de hacer es apuntar a una parte específica del virus, su ‘talón de Aquiles’”, dijo Kevin Saunders, director de investigación del Instituto de Vacunas Humanas de Duke, a El Mundo.

El médico Infectólogo Hospital Barros Luco y académico de la USACH, Ignacio Silva, también afirma que para poder crear una vacuna que pueda abarcar las distintas variantes del virus es necesario “encontrar una proteína o estructura del virus que no se modifique o que no mute tanto”.

Silva considera que no es necesario eliminar todos los coronavirus. Algunos no significan un problema grave. Pero sí es importante, asegura contar con vacunas para los casos del SARS 1, el MERS y SARS-CoV-2, las que tendrán un impacto, “porque son virus que tienen comportamiento pandémico y que pueden generar los desastres que estamos viviendo hoy”.

Ilustración 3D del coronavirus, causante de SARS y MERS

Un equipo de investigación de la Escuela de Medicina de Yale trabaja en vacunas administradas como un aerosol nasal que busca generar inmunidad en la membrana mucosa. “Es como poner a un guardia fuera de la puerta en lugar en vez de adentro, donde normalmente funcionan los anticuerpos”, explicó en una entrevista la inmunóloga Akiko Iwasaki, quien dirige el estudio.

El estudio se centró en la influenza, pero Iwasaki afirma que la estrategia de la vacuna nasal puede ser aplicada a otros virus, como el Covid-19.

Variantes del Covid-19

El biólogo de la Universidad de Washington en Estados Unidos, Neil King, codirige una investigación que busca atacar a diversas variantes del coronavirus mediante una vacuna llamada GBP510, la cual se encuentra en ensayos fase 3.

King explicó en El País que GBP510 generó inmunidad en pruebas en animales contra la cepa original de Covid-19, Alfa, Delta y Beta. Además ahora se encontrarían evaluando su efectividad contra Ómicron. “Basándonos en esos datos preclínicos podemos decir que esta vacuna debería aportar algo de protección inmunitaria contra muchas variantes del SARS-CoV-2, aunque aún no sabemos cuánta”.

Nuestra forma de presentar la proteína [al sistema inmune] es muy diferente, con muchos más fragmentos, lo que puede generar anticuerpos cualitativamente más potentes”, agregó. Estos fragmentos se tratarían de 60 proteínas que sobresalen de una base nanométrica que buscarían estimular el sistema inmune para crear anticuerpos.

Los anticuerpos alrededor de una partícula de Sars-CoV-2. Crédito: Design Cells / SPL

Albert Bourla, el CEO de Pzifer, anunció el 10 de enero en el medio estadounidense CNBC que la empresa se encuentra trabajando en una nueva versión de la vacuna que será efectiva contra Ómicron y variantes anteriores.

“La esperanza es que lograremos algo que tendrá una protección mucho, mucho mejor, particularmente contra las infecciones porque la protección contra las hospitalizaciones y la enfermedad grave es, es razonable en este momento, con las vacunas actuales, siempre y cuando tenga, digamos, la tercera dosis”, dijo Bourla.

Esta vacuna estará lista en marzo. “No sé si lo necesitaremos. No sé si y cómo se utilizará. Pero estaremos listos y, de hecho, ya comenzamos a fabricar algunas de estas cantidades en riesgo, por lo que si se necesita esa vacuna, la tendremos de inmediato”, aseguró.

Siga leyendo en Qué Pasa:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Investigadores crearon un parche que se adhiere a la piel y que está compuesto por una bacteria que produce energía a partir de la evaporación del sudor, pudiendo obtener más de 18 horas de electricidad continua.