Viejo Pascuero letal: supercontagiador de coronavirus mata a 18 abuelos en un asilo de ancianos

Viejito Pascuero y motoqueros visitan Hospital San Juan de Dios

Imagen referencial.

El hombre visitó el hogar de ancianos para animar a los residentes, pero terminó generando una tragedia.




Mol es un pequeño municipio en Bélgica, de 35 mil habitantes, en el noreste del país. En el lugar se encuentra el Hogar de Ancianos de Hemelrijck, que alberga a 169 residentes ancianos. Con motivo de la fiesta de Navidad, uno de los hijos de los residentes, que con frecuencia trabajaba como voluntario y era una persona de confianza del lugar, se disfrazó de Viejo Pascuero y el 4 de diciembre visitó varias áreas comunes de la instalación, compartiendo con los ancianos.

Tres días después, el hombre, que vive en el vecino municipio de Balen, desarrolló síntomas de Covid-19 y posteriormente dio positivo, propagando la enfermedad con inusitada rapidez y violencia, contagiando a 121 residentes y 36 empleados, de los cuales 18 murieron en un lapso de tres semanas.

Familiares de los fallecidos se encuentran indignados con la administración del hogar de ancianos, acusados de engañar al público en un esfuerzo por contener el escándalo.

Esta es una de las imágenes de la cuenta de Twitter del periódico The Brussels Times, donde se publicó la historia y en la que se ve a la persona durante su visita al hogar.

Mientras las autoridades locales se apresuraban a contener el brote y poner en cuarentena a los afectados, el alcalde de Mol, Wim Caeyers, aseguró que, aunque la visita no había sido coordinada con las autoridades de respuesta del Covid-19, se habían seguido las pautas sobre cómo mitigar los riesgos.

Sin embargo, según informó la prensa local, las fotos del evento mostraban claramente al hombre vestido de Viejo Pascuero y a otro voluntario vestido como Black Pete, un personaje tradicional navideño en Bélgica, de pie cerca de los residentes, algunos de los cuales no llevaban mascarillas. El alcalde culpó a la administración de Hemelrijck, a quien acusó de engañarlo.

“Nos damos cuenta de que la gerencia organizó esto con las mejores intenciones y trató de respetar las medidas”, dijo el alcalde citado por el periódico Brussels Times, y agregó que claramente habría habido mejores opciones a la hora de celebrar la Navidad. Pero lo hecho, hecho está” , agregó.

Sin embargo, la falta no solo se circunscribe a que el hombre rompió algunas reglas, como la distancia social o que algunos residentes no usaran mascarillas, sino también a que la presencia del hombre en el lugar se produjo en un momento en que las visitas regulares de los familiares de los residentes estaban prohibidas debido a la amenaza del Covid-19, y muchos cuestionaron el trato privilegiado que se le otorgó.

Muchas personas molestas han utilizado las redes sociales para acosarlo. Las autoridades municipales han pedido detener este linchamiento público, diciendo que el hombre estaba muy molesto por la situación y que algunos de los comentarios que estaba recibiendo equivalían a intimidación. “El consejo es claro en esto: la intimidación, en cualquier forma, no puede ni debe suceder”, dijo en un comunicado el alcalde.

Marc Van Ranst, de la Universidad KU Leuven, uno de los principales virólogos de Bélgica, dijo que el brote parecía demasiado grande incluso para un evento de superpropagación, aunque la evidencia apunta a una sola fuente. Las pruebas de laboratorio identificaron cuatro cepas diferentes del virus Sars-CoV-2 en la residencia, pero la mayoría de las infecciones provino de una sola de ellas, la misma que afligió al desafortunado hombre.

Van Ranst dijo que, si bien la visita fue claramente una “idea estúpida”, el hombre puede incluso haber sido infectado por un residente o un miembro del personal mientras trabajaba como voluntario en el hogar de ancianos en una visita anterior. En todo caso, el caso enfatiza lo crucial que es una ventilación adecuada para reducir la carga viral, agregó.

Dado lo delicado de la situación, el alcalde ha pedido a la Cruz Roja y al ejército que desplieguen voluntarios en la zona para ayudar a detener la propagación de casos, y también ha pedido ayuda a la dirección de la provincia de Amberes, donde se encuentra la ciudad de Mol.

La situación de Covid-19 está relativamente bajo control en Bélgica ahora, después de superara un peak de infecciones detectadas a fines de octubre. Pero las 19.158 muertes registradas en el país la sitúan entre las peores del mundo en términos de muertes per cápita. Su campaña de vacunación se lanzará la próxima semana.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.