David Bowie: el disco inédito que tardó 20 años

Al teléfono con Culto, el productor Mark Plati cuenta cómo se gestó la edición de Toy, un álbum ya disponible, confinado al encierro durante dos décadas y una pieza imprescindible dentro del gran rompecabezas que fue la carrera del Camaleón.



“Podrías decir que estoy feliz de que finalmente este disco vea la luz”, bromea Mark Plati desde su hogar en Nueva York, la ciudad donde Bowie vivió la última etapa de su vida y su carrera, y donde en 1996 comenzaron a trabajar juntos en una serie de placas (Earthling, Hours, Toy, Heathen y Reality) que sucedieron al experimental 1. Outside, marcando el retorno del costado más efervescente del camaleón, que para la crítica había quedado en suspensión durante los años ochenta.

“Más o menos yo ya me imaginaba que esto iba a pasar, porque Parlophone estaba editando los box sets con material de distintas épocas y el año pasado sacaron también ChangesNowBowie, que lo hicimos en 1996 y es una suerte de set acústico como parte de un proyecto para la BBC que nunca salió. Yo había olvidado por completo rarezas como esa hasta que me dijeron que las iban a editar. Fue como ‘Guau, ¿yo hice eso?’ Y lo hice. Bueno, yo ya sabía que mi momento llegaría”, ríe.

Brilliant Adventure, la quinta caja editada por Parlophone recopilando discos de estudio, en vivo y material adicional de Bowie, salió a la venta el 26 de noviembre e incluye como un gran regalo para los fans el álbum Toy, un trabajo que estuvo oculto durante dos décadas. Consistente en versiones actualizadas de canciones grabadas por el artista en la primera época de su carrera (entre 1964 y 1969) y en su mayoría en formato single, como Can’t help thinking about me o You’ve got a habit of leaving, originalmente iba a lanzarse a comienzos del nuevo milenio, hasta que Virgin/EMI paralizó el proyecto, llevando a Bowie a dejar la casa discográfica en señal de desaprobación.

-Brilliant Adventure incluye casi todo lo que grabaste con David (excepto Heathen y Reality).

Sí. El fin de los noventa fue un momento muy ocupado para él, y yo estuve ahí dando vueltas. Había mucho trabajo y ahora que todas estas cosas aparecen me impacta darme cuenta de todo lo que hicimos en esos días. Él estaba realmente en una fase prolífica, y no está considerado acá el concierto de sus 50 años en el Madison Square Garden, por ejemplo. Eso es otra cosa y fue un gran proyecto. Me impacta notar todo lo ocupados que estábamos.

-¿Cómo fue volver después de tanto tiempo a Toy en específico?

Fue realmente un viaje emocional, tengo que decirlo. Al hacer los mixes acústicos tuve que estar escuchando las pistas base originales y al escucharlas eso me transportó de inmediato a julio del año 2000. Fue como dar un paso de lleno en el pasado, fue muy intenso realmente.

-¿Qué es lo que más te sorprendió al escuchar aquellas grabaciones que habías olvidado?

Creo que cuán completas estaban y cuánta energía habíamos puesto en ellas. Es darse cuenta de que no solo tuvimos harto que hacer, sino que David siempre sabía lo que quería, él siempre estaba buscando algo y fue genial ser parte de eso. Me hizo pensar en mi viaje, ese que partió cuando comencé a trabajar con él como ingeniero y programador (en Earthling) y pensar que para cuando yo me fui yo ya era parte de la banda en vivo como guitarrista y líder de la misma. Hice un viaje musical que me parece hasta el día de hoy difícil de creer.

-¿Sientes que él te animó a hacer cosas que nunca creíste que podrías hacer?

Si. Él era bien así. Él veía cosas en la gente, y solía decir ‘tú podrías hacer esto’. Yo he tocado en vivo toda mi vida, pero en ese momento de mi vida yo era una rata de estudio y estaba inmerso en eso. Y, cuando tuve la oportunidad de tocar, salté y lo hice. No podía negarme, incluso sabiendo que me sacaría del ambiente del estudio y de una suerte de trayectoria en el mundo de grabar discos que tenía su lado bueno y su lado malo. Mi experiencia tocando con él fue invaluable al retomar el camino de hacer discos. Cuando comencé a tocar con él, yo observaba desde un costado su nivel de compromiso con las canciones y su concentración. Él estaba en el centro de esa suerte de tormenta, de la conexión entre todos los miembros de la banda. Yo pensaba: él siempre es sorprendente en el estudio pero, esa energía en particular sería muy genial poder tenerla en un disco. Y sentí que con Toy conseguimos eso, tocamos en el estudio como si fuera una presentación en vivo, y él puso su corazón en eso.

-¿Fue esa la idea desde un comienzo, grabarlo en vivo?

Interpretar todo junto, como banda, porque esas viejas canciones suyas pertenecían a diferentes años, tuvieron diferentes productores en su momento y se hicieron en diferentes sesiones y en diferentes estudios, como solía ocurrir siempre con singles de ese tipo. El único hilo que les conectaba era David y sonaban muy distintas. En esos días a comienzos de los sesenta él aún estaba desarrollándose como artista también, así que la idea era que esta única banda las tocara todas juntas y con él cantando en vivo sería algo mucho más uniforme y cohesionado.

-Bowie debe haber visto todas estas canciones desde una perspectiva muy distinta a esas alturas.

Él ya tenía treinta años siendo artista y cantante y persona, así que ciertamente las veía muy diferentes desde ese punto de vista, habiendo logrado todo lo que había conseguido hasta entonces y teniendo toda esa experiencia la volcó en tocar nuevamente esas viejas canciones. Su confianza era algo que te golpeaba, era fantástica, estaba completamente inmerso al hacerlo.

-Él tuvo que esperar treinta años para volver a grabarlas y nosotros veinte para poder escucharlas…

(Risas) Lo sé, eso es realmente divertido. Pensaba en eso, en que él esperó por tantos años para hacerlo y yo también tuve que volver a ellas ahora. Es divertido ese paralelo, de que él estaba entonces volviendo a sus primeros trabajos y yo también lo hice ahora, veinte años después. Es muy interesante y no me pasó desapercibido el hecho de que este disco, en cierta forma, es sobre todos nosotros volviendo a su pasado, revisitando el trabajo que hicimos. Es algo muy salvaje.

Tiempo

Aparte de su inclusión en Brilliant Adventure, el álbum Toy tendrá su propia caja gigante aparte en enero de 2022, incluyendo un disco de versiones acústicas de la placa, una idea que, según Plati, fue vislumbrada por Bowie en la etapa inicial de mezcla.

“Se le ocurrió a último minuto, y ese disco no estaba terminado. Nació cuando estábamos trabajando en la mezcla de Toy y David escuchó cómo sonaba todo solamente con los vocales y las guitarras. Lo encontró muy bueno y dijo que deberíamos hacer algo así. Eso había quedado en una etapa preliminar solamente y nunca lo terminé. Ahora me dediqué a eso y me tomó uno o dos meses, lo hice cuando tenía un tiempo para dedicarle. No fue nada que me consumiera mucho, sino que solo un par de retoques o algo así. Nada muy loco”, explica Plati.

“Sé que hace unos diez años se filtraron unos mixes preliminares de Toy en Internet, pero en esta caja habrá cosas que nadie ha escuchado antes. Hay cosas que son familiares y otras que fueron lanzadas como lados B en la época de Heathen, versiones alternativas que se usaron de esa forma. Por supuesto, el disco de versiones acústicas solo lo he escuchado yo, pero ya no queda mucho. Son solo veinte años después, no es tan malo”, bromea.

-¿En el caso de Toy, sentiste algo de presión al mezclarlo, pensando que es un disco por el cual la gente ha tenido que esperar tanto tiempo?

Tal vez un poco, pero, al mismo tiempo, siento que habla por sí mismo y es bueno hacer una mezcla lo mejor posible, pero si es que hay algo en esas canciones es que son todas tan buenas que eso se hace notar. Yo solo espero que en mis mezclas todo eso se transmita. Es una combinación interesante, porque tienen los típicos elementos, guitarras, bajo, teclados, y además unos vocales de fondo que son tremendos y que son importantes, aparte de detalles como Lisa Germano tocando el violín eléctrico entremedio y todo eso añade un toque o sentimiento fuera de lo común, una pizca necesaria para añadirle un borde único, lo cual es agradable. Me aseguré de que esas cosas se destacaran y fuesen parte del todo, ya que apoyaban la visión que David tenía en mente sobre el proyecto. Son cosas que pensé hace veinte años y no he cambiado en ese aspecto.

-Las canciones Toy (Your turn to drive) y Shadow man habían aparecido en Nothing has changed, ¿son las mismas versiones?

Creo que se parecen, pero la mezcla no es la misma ya que yo no hice aquellas versiones y no sé si hay elementos distintos a las que hice ahora. No he escuchado esas en mucho tiempo.

Entre todos los discos grabados junto a Bowie, además de placas en vivo –como Glastonbury 2000, Live at the Kit Kat o el VH1 Storytellers– para Plati es sumamente complejo escoger un favorito. Aunque cinco años –como la legendaria canción que abre Ziggy Stardust– pueden hacer un mundo de diferencia.

“Sería como escoger entre mis hijos. Son todos diferentes y son experiencias distintas para mí. Earthling fue muy cool e inesperado. No lo vi venir, y supongo que la primera vez que trabajas con alguien y le conoces es algo que inevitablemente recuerdas. Pero me pasan cosas así con cada uno de esos discos y eran experiencias diferentes porque él buscaba algo diferente cada una de esas ocasiones. Es muy complejo para mí equiparar Toy con Earthling, por ejemplo, pero en algunas cosas son similares en el sentido de que había una idea y la perseguimos al cien por ciento, ya sea hacer drum and bass o tocar aquellas canciones antiguas con esta banda en vivo en el estudio. Siempre estaba esa búsqueda de un objetivo y seguir en el curso para conseguirlo. Pero no puedo escoger uno solo, es una pregunta injusta” (risas). “Y en Toy, todas las canciones, a su manera, son muy completas, todo es muy directo del corazón, no hay muchas segundas vueltas, es algo innegable. No había nada que estuviese simplemente ok, sino que todo se hizo al máximo y todos fueron súper creativos. Tal vez en cinco años más podría elegir un favorito…”

Sigue leyendo en Culto

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.