Cotización que propone el tercer retiro del gobierno es sin gradualidad y está dentro del 6% que contempla la reforma previsional

El gobierno finalmente ingresó el proyecto al Congreso durante la noche de este lunes. Los puntos extra de cotización que plantea la iniciativa son universales, y el 1% de cargo del empleador parte en enero de 2022. El 1% fiscal se aportará siempre que el afiliado cotice. Por otro lado, el “retiro” en rentas vitalicias se solicitará al SII, y la devolución de este dinero comenzará en enero de 2023.


Tarde pero llegó. Este lunes por la noche el gobierno ingresó a la Cámara de Diputados el proyecto para un tercer retiro del 10% y recuperación de los fondos retirados, el cual iniciará su tramitación en la Comisión de Trabajo con discusión inmediata.

El documento establece que los afiliados de las AFP podrán retirar “por única vez y de forma excepcional y voluntaria” un 10% de sus fondos, con un mínimo de UF35 y un máximo de UF150. Quienes tengan menos del mínimo podrán sacarlo todo.

Hasta ahí, todo era sabido. Pero el documento también trae novedades: a diferencia de los dos primeros retiros, que daban como plazo máximo doce meses para hacer la solicitud, en esta ocasión se da como máximo hasta el 31 de diciembre de 2021.

La iniciativa dice que la entrega de los fondos se realizará en un plazo máximo de 20 días hábiles desde la presentación de la solicitud ante la AFP. También señala que las AFP deberán informar al afiliado el efecto del retiro en su futura pensión.

Sobre la tributación, puntualiza que “los montos retirados serán considerados un ingreso no constitutivo de renta para aquellas personas cuya renta imponible del año correspondiente al retiro no sobrepase las 35 unidades tributarias anuales (esto es $21,8 millones anuales, lo que se traduce en $1,8 millones mensuales), de acuerdo con el artículo 52 y siguientes de la Ley sobre Impuesto a la Renta”.

Recuperación de fondos

Sobre el ítem de recuperación de fondos, el documento establece “una cotización adicional de un 1% de cargo del empleador o del trabajador independiente, según corresponda”. Esta cotización será considerada como obligatoria y empezará a regir desde el 1 de enero de 2022, sin gradualidad. Además, es universal, para todos los afiliados por igual, sin considerar si retiraron fondos o no.

La iniciativa detalla que por cada cotización mensual que efectúen los afiliados en su cuenta individual, el Estado otorgará a todos un 1% adicional de cotización mensual, con tope de UF0,3. De esta manera, el Ejecutivo pone un incentivo a la cotización. Eso sí, rige solo hasta la edad de jubilación legal.

El documento agrega que las AFP no podrán cobrar ningún tipo de comisión por la cotización y la bonificación fiscal. En todo caso, aunque el proyecto no lo hubiese especificado, actualmente las AFP solo pueden cobrar una comisión sobre el sueldo de los afiliados, y no sobre el saldo, por lo que tampoco podrían haber cobrado nada adicional.

Hay que considerar que la reforma previsional plantea un alza de 6% de la cotización con cargo al empleador, donde el gobierno propone que un 3% vaya a cuenta individual y otro 3% a un fondo común. Justamente esta cotización de 2 puntos que ahora plantea el Ejecutivo en el marco de este tercer retiro, está considerada dentro de ese 3% a cuenta individual, por lo que esto no implicaría que la cotización suba a un 18% en caso de aprobarse la reforma previsional, sino que más bien llegaría hasta el 16% inicialmente propuesto.

De hecho, el ministro del Trabajo, Patricio Melero, dijo en radio Pauta que esta cotización de 2 puntos que se plantea “no es adicional (a lo que propone la reforma previsional), es complementario, quizás se adelanta por la urgencia que estamos viviendo, el empezar a recuperar estos pagos, de manera tal que el daño previsional sea cada vez menor”.

En ese sentido, una de las críticas que han existido desde la oposición, es que estos 2 puntos los administren las AFP, a diferencia de lo que propone la reforma previsional, donde nada de la cotización adicional sería administrada por estas entidades. Sobre ello, el titular de Trabajo comentó que si esto se quiere cambiar a futuro, puede ser hecho en la reforma previsional, pero señaló que hoy no existe otra vía para administrar estos recursos.

El bono

También hay novedades con el bono de $200 mil que anunció el gobierno, ya que el proyecto establece que se le otorgará este monto a todos los afiliados que en el periodo que va desde el primer retiro del 10% y el 31 de marzo de este año, hayan registrado en algún momento un saldo cero debido a los dos primeros retiros.

De esta manera, también podrán recibir el bono quienes, luego de haber quedado sin saldo, hayan vuelto a cotizar y tener recursos en su cuenta. El bono será depositado en la cuenta que tiene cada trabajador en su AFP en un plazo de 30 días corridos desde que se publique la ley, y podrá ser retirado si así lo desea el afiliado. La AFP tampoco podrá realizar cobros por este bono.

Rentas vitalicias

Sobre el “retiro” en rentas vitalicias, que en realidad es un adelanto de la pensión, el proyecto señala lo que ya había sido anunciado: se otorgará un anticipo de cargo fiscal, por el monto equivalente hasta un 10% de la reserva técnica, con tope de UF100. “Este anticipo se irá descontando de su renta vitalicia en cuotas mensuales, iguales y sucesivas de un 10% de su pensión bajo esta modalidad, hasta enterar el monto anticipado”, se precisa.

En este caso, la solicitud se deberá realizar ante el Servicio de Impuestos Internos (SII) a contar del décimo día de publicada la ley y hasta el 31 de diciembre de 2021.

En tanto, la devolución de este dinero al Fisco será hecha mediante la Tesorería, sin multas ni intereses, en cuotas mensuales que se empezarán a pagar desde enero de 2023. La compañía de seguros retendrá el monto correspondiente.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.