Efecto Lastarria: más carabineros, coordinación por WhatsApp y mesa de trabajo permanente en el plan de Interior para proteger a restaurantes por daños en protestas

El ministro del Interior, Rodrigo Delgado, en la reunión con representantes del sector gastronómico de Santiago. A su lado, generales de Carabineros encargados de la seguridad en la zona.

En reunión entre empresarios gastronómicos de los sectores Lastarria, Bellavista, Bellas Artes y Barrio Italia con el gobierno, y los altos mandos de Carabineros, se fijaron las nuevas líneas de acción para evitar daños a locales y sus clientes ante los últimos episodios de violencia en la Región Metropolitana. La idea, explican desde la policía uniformada, no es "llenar de policías" estos lugares, pero sí aumentar las dotaciones territoriales. El ministro del Interior, Rodrigo Delgado, explicó que "sabemos que el trabajo en conjunto entre la comunidad y las policías rinde frutos, por eso, acordamos que se iniciará un plan de comunicación directa entre locatarios y la Prefectura Santiago Central para focalizar la labor de la institución".


Diez representantes de distintas asociaciones gastronómicas de Santiago concurrieron ayer a una reunión clave en La Moneda para asegurar el funcionamientos de sus locales. Se trató de una cita convocada por el Ministerio del Interior, donde distintos dueños de restaurantes pidieron mayor seguridad ante los últimos hechos de violencia ocurridos el viernes pasado en el barrio Lastarria.

En la instancia también estuvieron presentes representantes del Alto Mando de Carabineros. Por una parte, el jefe de la Zona Metropolitana Oeste, general Enrique Monrás, y el jefe de la Dirección Nacional de Orden y Seguridad, el general Esteban Díaz. Los uniformados manifestaron su compromiso a resguardar el sector, pero, primero, quisieron conocer la postura de los locatarios de Lastarria, Bellavista, Bustamante, Barrio Italia, Plaza Baquedano y Bellas Artes.

En ese sentido, quienes estuvieron en la cita explicaron que por una parte los representantes querían más presencia policial, pero, a la vez, que esto no “asustara” a los clientes. Por lo mismo, se descartó el uso de vallas papales para cercar el lugar, como también acordonar con contingente policial el sector. Sin embargo, para potenciar la vigilancia en el sector, se acordó disponer de más personal territorial (no los de Control y Orden Público, COP) en estos barrios, durante las jornadas de protestas, para poder alertar de algún hecho delictivo. Y, sumado a eso, se habilitó un grupo de WhatsApp donde los locatarios reportarán directamente al jefe de zona de lo que está ocurriendo en estos sectores.

Así, según explicaron desde el Ministerio del Interior, se impulsarán cuatro medidas: aumentar los servicios preventivos, incorporando personal de servicio de Orden y Seguridad, teniendo como finalidad un “trabajo en conjunto con los locatarios y personas que habitan el sector del barrio Lastarria, relacionados con delitos y faltas comunes (robo, hurtos, venta droga y comercio ambulante)”; la creación de una mesa de trabajo con el jefe de la Prefectura Santiago Central; trabajar con locatarios vecinos para fortalecer los canales de comunicación para la entrega de información, y por último, revisar la intervención de personal COP en las proximidades de zonas habilitadas con locales gastronómicos.

Fuentes de Carabineros explicaron que este plan se basará en dos escenarios: uno, en días normales, donde la presencia policial será más bien “ponderada”, sin tanto personal vigilante en estos barrios; y otro, para días con convocatorias de manifestaciones, las que se realizan, por lo habitual, los días jueves y viernes. Para esto último, se dispuso la instrucción al personal de mantener una activa comunicación con los dueños de restaurantes, y en caso de que un grupo se descuelgue para hacer destrozos, por ejemplo, en Lastarria, personal COP y de las secciones investigativas llegarán al lugar para lograr la detención inmediata.

El ministro del Interior, Rodrigo Delgado, explicó a La Tercera que “queremos que el barrio Lastarria vuelva a ser lo que era antes: un lugar que reúne un espacio cultural y donde vecinos y visitantes disfruten de una amplia oferta gastronómica y otras actividades. Ante los hechos de violencia que vimos el viernes recién pasado, nos reunimos con locatarios de Lastarria, Bellavista, Bellas Artes, Bustamante y Plaza Italia para conversar, escuchar sus preocupaciones y definir pasos a seguir”.

En ese sentido, el ministro agregó que “sabemos que el trabajo en conjunto entre la comunidad y las policías rinde frutos, por eso, acordamos que se iniciará un plan de comunicación directa entre locatarios y la Prefectura Santiago Central para focalizar la labor de Carabineros según las necesidades de cada zona. Los mismos carabineros encargados de la zona estarán en los grupos de WhatsApp junto a los vecinos y locatarios, y también se realizarán entrevistas a los afectados para conocer desde cerca el apoyo que requieren”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.