“Somos de veredas distintas”: así fue el primer diálogo de los constituyentes electos

pantallazo constituyentes

En un encuentro virtual organizado por las universidades Católica y de Chile, más de 100 convencionales electos compartieron por primera vez algunas de sus aspiraciones para el trabajo que comenzarán en las próximas semanas. La inquietud por mayor participación y por sacar la discusión del Palacio Pereira fue transversal.


“Estoy muy contenta y emocionada de que podamos construir esto y ser parte de la historia”, decía la convencional de la Lista del Pueblo Loreto Vallejos (distrito 15) al intervenir en un grupo de constituyentes en el que, entre otros, estaban Benito Baranda, Beatriz Sánchez, Teresa Marinovic, Daniel Stingo y Patricio Fernández.

Aunque aún falta el decreto presidencial que fijará la hora y el lugar de la primera sesión oficial de la Convención Constitucional que redactará la nueva Constitución, este jueves los electos tuvieron un primer apronte de trabajo.

Fue por Zoom, lejos del Palacio Pereira y sin la presencia de los convencionales comunistas que notificaron al rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, y a su par de la Universidad Católica, Ignacio Sánchez, que se restarían del encuentro (ver nota secundaria) que buscaba abordar las conclusiones del proyecto “Tenemos que hablar de Chile”.

Se trata de una iniciativa que ambas casas de estudios impulsaron para viabilizar diálogos ciudadanos sobre qué cambiar, mantener y mejorar en Chile y que contó con el respaldo de otras 27 universidades del país y más de 50 organizaciones de la sociedad civil que se acercaron a más ocho mil habitantes de las 346 comunas del país para conversar, por videollamada y sin conocerse entre sí.

A la convocatoria para conocer los resultados del proyecto llegaron más de 100 constituyentes electos de todo el espectro político y social; desde Chile Vamos hasta la Unidad Constituyente, pasando por independientes y la Lista del Pueblo.

Sin participación no habrá éxito

Durante cerca de una hora, Valentina Rosas, subdirectora del proyecto, y María José Lincovil, coordinadora de participación ciudadana, expusieron los principales resultados del trabajo desarrollado, en donde destacaron la importancia de mejorar la ética pública, la valoración de la diversidad de opiniones, la esperanza en el futuro del país, la percepción de un Estado que vulnera y un sistema político que no se preocupa por las necesidades de la gente.

Luego vino el turno de los constituyentes que, viéndose por primera vez las caras -aunque sea a través de una pantalla-, comenzaron a intervenir coincidiendo en la necesidad de impulsar la participación de las personas en el proceso de elaboración de una nueva Carta Magna.

Y aunque las dificultades tecnológicas y “curiosidades” propias de un encuentro virtual -como micrófonos que no siempre funcionaban a la primera, las intervenciones de los niños en sus casas, Teresa Marinovic aspirando su cigarrillo electrónico y Constanza Hube cargando en brazos a su sobrina Olivia-, el diálogo comenzó a fluir con varios saludando a “todas, todos y todes”.

La primera en tomar la palabra fue la actriz Malucha Pinto (Lista del Apruebo, distrito 13), quien subrayó que “hemos adquirido un compromiso muy profundo, que tiene que quedar plasmado en nuestros territorios, respecto de la participación”. En ese sentido, pidió seguir contando con el apoyo técnico y metodológico de “Tenemos que hablar…” y planteó que “se constituya a lo mejor cada comuna como una asamblea constituyente”.

Es nuestra responsabilidad como constituyentes abrir espacios, conectarnos con todas y todos, esforzarnos porque el trabajo sea profesional, pero también abierto, de cara a la ciudadanía. No podemos olvidarnos que esa gente que está detrás está esperando participar y quiere un espacio, y nosotros tenemos la responsabilidad de proveer esos espacios”, afirmó Loreto Vallejos.

Atraído por la “nube de conceptos” que exhibió la presentación del proyecto, el convencional Arturo Zúñiga (Vamos por Chile, distrito 9) dijo que la forma de hacer política “es un mensaje que tenemos que tomar todos, porque si bien es muy importante el contenido que tiene que tener esta Constitución, creo que también la forma en cómo nosotros vamos a trabajar va a ayudar mucho”. En esa línea, añadió que “palabras como diálogo, paz, participación, respeto, son palabras que, tal como hoy día han estado presentes, debemos utilizarlas la mayor parte del tiempo, y que sea una Constitución de paz, de respeto, de unidad, de diálogo, de deliberación, para que esto pueda tener la validación de la ciudadanía”.

Tomando las palabras de su predecesor, Bessy Gallardo, convencional electa por el distrito 8 en la Lista del Apruebo, destacó que, aunque “somos de veredas distintas” con el exsubsecretario de Redes Asistenciales, le gustaron sus palabras, porque hizo hincapié en el respeto. “Yo soy parte de una comunidad que ha sido bastante irrespetada, que es la comunidad LGBTIQ+ -señaló- y me gustaría saber cómo se va a incluir a nuestra comunidad dentro de los diálogos (…) Me gustaría que se nos preguntara cuál es el Chile que queremos para las futuras generaciones, no solamente en el contexto de nuestros derechos sexuales y reproductivos”.

Asimismo, hizo hincapié en la incorporación de personas con discapacidad, en la necesidad de definir “cómo las incluimos en este nuevo Chile, no solamente como personas objeto de caridad, sino como personas sujetos de derechos”.

El abogado Mauricio Daza (Lista Regionalismo Ciudadano Independiente, distrito 28) también subrayó la relevancia de incorporar la opinión de los niños, niñas y adolescentes, junto a sectores con mala conectividad, personas privadas de libertad y otros. Y sostuvo: “Esto no va a tener éxito si es que se ve que el proceso constituyente se limita a que un grupo de personas elegidas en las urnas se encierran en Santiago en un palacio y salen después de un año con un texto que se proponga a la ciudadanía aprobar o rechazar. Tiene que haber participación y tenemos que sacar la convención del Palacio Pereira y del Congreso en Santiago y llevarla a los territorios”.

“Tenemos un enorme desafío que todas y todos compartimos, que es crear una nueva Constitución, no intentar arreglar la actual Constitución”, sintetizó el convencional Carlos Calvo (Lista del Apruebo, distrito 5).

A su turno, el rector de la PUC, Ignacio Sánchez, valoró el espacio y subrayó que “se ha desarrollado una verdadera plataforma de diálogo en nuestro país”. “Comenzamos a planificar este proyecto en octubre de 2019, cuando quedó muy claro que teníamos que escuchar lo que la población quería decirnos, lo que Chile quería decir sobre sus dolores, sueños y anhelos”, recalcó.

Su par de la U. de Chile, Ennio Vivaldi, en tanto, destacó que la Convención Constitucional es una oportunidad para incorporar las voces de la ciudadanía y expresó “la más absoluta disponibilidad de aprender de ustedes y entregar nuestro aporte y apoyo al proceso”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.