Ignacio Carrión espera su visa de trabajo para jugar en la Liga Nacional de Argentina

Carrión jugando por Chile ante Colombia, en la ventana FIBA de febrero (FIBA).

El seleccionado nacional dejó Los Leones de Quilpué y será refuerzo de Platense del torneo transandino, una vez que se supere la parte burocrática. Su nuevo entrenador ya le dio la bienvenida.




Ignacio Carrión está a detalles de dar el salto más importante de su carrera deportiva. El seleccionado nacional ya firmó contrato con Platense de la Liga Nacional de Básquetbol de Argentina, que comienza el próximo fin de semana, pero aguarda la resolución de los trámites de su visa de trabajo para embarcarse rumbo al país transandino. El ex Leones de Quilpué tendrá su primera experiencia en el extranjero.

No se ha anunciado oficialmente, pero Carrión ya está considerado en la planificación del elenco argentino. Su equipo le manda videos y le explica cómo quieren que juegue, mientras se resuelven los temas burocráticos. “Estamos esperando la parte legal. El club debe presentar la documentación en Relaciones Exteriores para que el jugador viaje a Santiago, al consulado argentino, para firmar el contrato oficial”, dice Aníbal Pawlik, representante del jugador, a La Tercera.

Y aunque no se ha oficializado, es cuestión de días para que todo sea un hecho. Así también lo confirmó Alejandro Vázquez, entrenador de Platense, a este medio. “Quiero que se acople lo más rápido al equipo. No llegará antes del sábado o domingo y tendrá cinco días para entrenar con el equipo. Me parece que su forma de jugar se adaptará en seguida a nuestro juego”, comenta el coach.

Vázquez se convenció de fichar a Carrión luego de escuchar a Cristian Santander, Carlos Duró y Daniel Frola, entrenadores de la selección chilena. “Siempre que contrato a alguien pregunto si es buena persona y si le gusta entrenar. Me dijeron que es excelente, muy aplicado, todo el tiempo tratando de mejorar y aprender”, añade el entrenador.

En tanto, el exjugador de Los Leones está contento con su primer fichaje en el extranjero. “Me siento feliz de lograr uno de mis objetivos”, dice Nacho. “Es un lindo desafío. El entrenador quiere que, aparte de lo que sé hacer, sume armas a mi juego. Me está dando la confianza antes de llegar”, agrega Carrión. “Nacho jugará de cuatro. Hace bien el pick and roll, es atlético y puede jugar bien, correr rápido la cancha y es una ventaja, porque nuestro equipo será liviano”, complementa Vázquez.

Antes de este fichaje por Platense, Carrión pudo jugar en Ferro, pero no se concretó. “Tenía varias opciones. Hubo una de Colombia en Piratas de Bogotá, también opción de Brasil y varios sondeos importantes de Argentina. También hubo tres alternativas en Europa”, comenta Pawlik. El chileno, por su parte, acaba de contraer matrimonio con su pareja, de nacionalidad alemana, por lo que comienza un trámite que más adelante podría abrirle las puertas en el Viejo Continente.

En Chile, Nacho siempre jugó profesionalmente en Los Leones de Quilpué, equipo que no quería soltar a uno de sus mejores proyectos. “Opté a la renuncia voluntaria de mi contrato. Tengo 27 años y las decisiones que tengo que tomar son personales, es de crecimiento para mi carrera y siempre estaré agradecido del club”, explica Carrión. “Ellos querían que hubiera un permiso, pero que mantenga el vínculo para que cuando termine la liga argentina, volviera al equipo. Pero para mi, ir a Argentina o donde sea, mi ideal no es volver a Chile y seguir escalando a nivel de juego”, sentencia el seleccionado nacional.

Carrión será el segundo chileno que vista la camiseta de Platense, desde la corta estadía de Sebastián Suárez en 2017. Además, el ex Los Leones es seleccionado nacional, por lo que sería fácil para la Roja contar con él en la ventana de noviembre, que será en formato burbuja con sede en Buenos Aires.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.