Jorge Burruchaga: “Chile lo tiene complicado, porque Argentina no se guardará nada”

El campeón con la Albiceleste en el 86' conversó con El Deportivo en la antesala del duelo de Calama. Definió a la Roja como uno de los equipos “más preocupados en esta eliminatoria”, a la vez que afirmó que “tiene la obligación de ganar”. El autor del gol que definió el título en México, aseguró que no vio la serie de Maradona, aunque advirtió que por lo que se enter´p, “no está contada como lo que realmente pasó”. Sobre su amigo, afirmó que “Dios le dijo basta y se fue en su ley”.


Jorge Burruchaga escribió una de las historias más recordadas en la historia del fútbol argentino. Su gol ante Alemania en la final de México ‘86, el definitivo 3-2, le dio su segundo título mundial a los transandinos, equipo con el que jugó también en Italia ‘90. En la previa del duelo eliminatorio ante Chile, el ex manager de la selección transandina enfatizó que la Roja tiene la “obligación de ganar”. Lo describió como uno de los equipos más “preocupados” de la eliminatoria y advirtió la ausencia de Arturo Vidal: “el más relevante”. Sobre el cuadro de Lionel Scaloni dijo que “jugará con el 90 por ciento” de los titulares y confirmó que la Albiceleste de ninguna manera “va a dosificar” en el encuentro de este jueves.

¿Cómo llega la Albiceleste al duelo eliminatorio?

Argentina ya está clasificada junto a Brasil. Llega más tranquila, sin lugar a duda. Después de la Copa América el equipo se soltó, se tranquilizó… Messi siempre estuvo tratando de ganar algo con la selección y al levantar el trofeo se sacó un peso de encima, algo que todo el equipo ha manifestado con rendimientos y resultados. No es fácil clasificarse con tanta antelación, por lo que siempre digo, que esta eliminatoria es la más complicada del mundo.

¿Y Chile?

Chile es inverso a lo que pasa con Argentina, porque está entre los seis equipos peleando por los últimos cupos. Ahora llevaron el partido a Calama, lo que está bien, porque logran ejercer ese derecho de elegir dónde jugará. No sé qué puede generar eso en Argentina, pero es un equipo que está acostumbrado a jugar donde sea. Eso sí, será un partido muy duro y peleado, donde la obligación claramente es de Chile.

¿Afecta mucho la altura a los transandinos?

Hoy se está acostumbrado, sólo en La Paz se siente un poco más intensa, tal vez en Quito también. Además, la mayoría de los jugadores chilenos vienen del extranjero y también les puede afectar porque hace rato no están en el país. No sé hasta qué punto la altura puede ser un gran problema para Argentina, pero en la previa genera incertidumbre. Porque en Argentina pueden decir ‘me llevan ahora que estoy clasificada’, siendo que en otra circunstancia podría haber sido más complicado.

¿El equipo de Lionel Scaloni se podrá relajar en este partido?

No lo creo. Argentina intentará ganar como siempre, sin dosificar, no se guardará nada. Chile lo tiene complicado. Tal vez Ecuador lo tiene más holgado en puntos, Colombia está ahí y si Bolivia gana se mete en la pelea. Hasta Paraguay tiene opciones matemáticas. Para todos será una lucha terrible. Recuerda que en la eliminatoria se decidió todo en la última fecha, cuando Chile quedó eliminado y Argentina pasó. Esta doble fecha es crucial, puede dar chances a unos y eliminar a otros. Y el primer partido es primordial, porque te puede dar un golpe anímico.

¿El técnico de su país ya encontró el equipo?

Ha obtenido resultados buenos, hay recambios. Esto se termina de cristalizar y formar cuando el equipo ganó América, contra Brasil en el Maracaná. Scaloni juega con la tranquilidad de los chicos que han tenido un buen presente. Se dieron una serie de factores y hoy Argentina está en una situación que pocas veces ha tenido en estas eliminatorias. Está en una zona confortable.

Argentina llega sin Lionel Messi…

Argentina se puede permitir más tranquilidad. Sobre todo, mirando al futuro. Leo (Messi) tuvo tantos inconvenientes el año pasado, de partidos, de viajes; el cambio de Barcelona a París fue algo importante para su familia, para su vida. De poner un equipo, seguro repetirá a los mismos seleccionados del proceso. Contra Chile jugará el 90 por ciento de los jugadores que venían siendo titulares. Le ha dado buenos dividendos, en el funcionamiento colectivo y en los rendimientos individuales. Eso es lo más difícil del fútbol… Por ejemplo, Alexis Sánchez puede estar jugando muy bien en Inter, donde es determinante, pero él necesita del resto de sus compañeros, el rendimiento general de su equipo.

¿Se notará mucho su ausencia?

Pierde mucho sin Messi. Es su líder, su bandera, su mejor jugador. Pero también es una linda prueba de coraje y jerarquía para el equipo. Sin Messi el equipo ya ha rendido. También se da que Argentina está clasificada, aunque depende mucho de su mejor jugador. Seguro habrá una motivación extra para los muchachos, para quedar bien ellos, para quedar bien frente a su emblema.

¿Una derrota deja a Chile eliminado?

Es difícil decirlo. Chile está entre los más preocupados. No estaba acostumbrado a estar en esta situación. A cosas diferentes. La derrota contra Ecuador fue un golpe duro. Si pierde ante Argentina y perder todas las chances dependerá de cómo le va al resto, ganen o pierdan. Así ha sido en estas eliminatorias.

¿El equipo de Martín Lasarte extrañará a Arturo Vidal?

Demostró en estos años esa rebeldía, ese juego al extremo. Con errores y virtudes siempre le dio algo más a la Roja. Con su manera de pelear cada pelota, con su llegada al gol… Chile tiene a Sánchez y Medel, pero me parece que Vidal es el jugador más relevante. Sobre todo, por su carácter, por lo que hace dentro y fuera de la cancha.

Por historia, Argentina no debiera perder…

Hay un peso histórico, que a veces juega a favor o en contra. Será un partido durísimo para los dos, donde uno está más obligado que el otro. Argentina no puede perder. Viniendo como viene Argentina, para Chile será muy complicado.

Jorge Burruchaga marcó el 3-2 final que le dio el título a Argentina frente a Alemania.

¿Esta selección de Argentina se parece en algo a la campeona del ‘86?

Cuando queremos encontrar comparaciones son difíciles y distintas. Hoy Argentina está a menos de un año del mundial y el equipo podría estar entre los posibles campeones. Pero en este tiempo que falta pueden suceder muchas cosas, es un evento aparte. Son tiempos diferentes, hoy estamos bien. Si el mundial fuera dentro de un mes o dos meses, te diría que somos grandes candidatos… Pero, a ver, en Europa no hay una gran candidata. Brasil y Argentina siempre son favoritos y los sudamericanos que clasifican siempre compiten muy bien.

¿Vio la serie Maradona: Sueño Bendito?

No me sirve mirarla, me quedo con la verdad del fútbol hasta que nos vimos con Diego (Maradona). No estoy para ponerme a ver cosas. Hablé con muchachos que siguieron la serie y me dijeron que no está contada como lo que realmente pasó. Yo me quiero quedar con el recuerdo real de Diego, un animal jugador, un animal capitán… Con ese que llegó a lograr lo máximo en el fútbol. Diego izó la bandera de la selección de Argentina. Pero pasa con todo, se cuentan muchas cosas para llamar la atención, para dramatizar, y hay que conocer la verdadera historia para narrarla.

¿Qué recuerdos guarda de Maradona?

Mas allá de todo, vivió como quiso y nunca quiso desaprovechar nada. Desafió a la vida y desafió a Dios, por eso se nos fue tan pronto, con sólo 60 años, muy joven. Es cierto que ya antes había tenido problemas de salud, pero cuando lo vimos ese 30 de octubre, el último cumpleaños, la imagen nos golpeó. Nos acostumbramos a que Diego le ganara a la vida, pero al final no se podía jugar con Dios, que es más poderoso y se lo llevó. Yo creo que todos tenemos un destino marcado. Dios le dijo basta y se fue en su ley.

El Burru fue uno de los más cercanos a Diego Maradona en la selección de Argentina.

Ahora Pelé ha estado muy enfermo…

Sí, he leído ha tenido muchas complicaciones de salud. Pelé ya tiene 81 años de edad y uno siempre quiere durar lo que más pueda en esta vida.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.