La escalera al cielo de Paredes

Foto: Agencia Uno.

Si mantiene el ritmo goleador, el delantero de Colo Colo debería superar antes de fin de año el récord de 215 goles de Chamaco Valdés.


Esteban Paredes está intratable. Con 16 anotaciones en 19 jornadas, el experimentado delantero de Colo Colo está, en solitario, al tope de la tabla de goleadores del Torneo Nacional.

A sus 38 años recién cumplidos, el ariete se encamina a firmar su campeonato más destacado frente al arco rival. De hecho, si suma una anotación más, habrá alcanzado su récord personal de 17 goles en un torneo, que data del Apertura 2009, cuando defendía la camiseta de Santiago Morning. Su producción goleadora actual, además, ya es la más destacada desde que llegó a Colo Colo, equiparando su registro del Clausura 2014, cuando marcó 16 veces en 13 partidos.

Pero ahora el atacante aspira a más. Con los tantos que acumula en el presente certamen, ya son 207 los que ha marcado en Primera División y está apenas ocho por detrás de Francisco Valdés, mayor artillero de toda la historia del fútbol de honor criollo.

Su imperecedera capacidad para anotar y su buen rendimiento durante la competencia en curso, además, permiten pronosticar que no pasará de este año su ascenso al tope de dicha estadística. Paredes está, por tanto, a las puertas de ser el mayor goleador de todos los tiempos del fútbol chileno, una marca que estableció Chamaco en 1982 y que solamente estuvo amenazada en 2006, cuando Pedro González completó 212 tantos, pero su carrera tuvo un mal término y se quedó a las puertas del premio mayor.

No es la situación del de Colo Colo, pues se mantiene más vigente que nunca y parece cuestión de tiempo para que alcance la histórica marca e inscriba para siempre su nombre en la historia grande del balompié nacional. Con sus 0,94 goles en promedio por partido durante este 2018 (ha jugado 17 de los 19 encuentros), podría igualar e incluso batir a Valdés dentro de los próximos siete u ocho duelos, pero tendrá que mantener el tranco exhibido hasta ahora y, además, mejorar su acierto frente a los rivales que enfrentará de aquí en adelante, ya que, si se considera su rendimiento frente a esos adversarios durante los últimos cinco torneos, no alcanzaría a igualar el registro durante este año (ver infografía).

Los goles de Chamaco fueron insuperables durante casi cuatro décadas, pero aquella proeza ahora sí parece alcanzable. Y, conscientes de aquello, en Colo Colo están todos alineados para intentar ayudar al goleador. Además, de lograrlo, es improbable que alguien siquiera lo amenace durante un largo período, pues el jugador activo con más goles después de él es Gabriel Vargas, con 136. En tanto, tal y como se mueve el fútbol actual, resulta impensado que un goleador del nivel de Paredes o Valdés permanezca en la competencia local el tiempo necesario para aspirar a esos números.

“Es maravilloso lo que está haciendo Esteban. Todos estamos ansiosos para que supere el récord e intentamos ayudarlo. Si él anda bien, todos andamos bien”, dijo el domingo Óscar Opazo, explicitando que el plantel albo está alineado con su estrella para que termine de escribir su leyenda.

Seguir leyendo