Lasarte y la Roja se juegan su última carta para Qatar

Chile recibe a Paraguay con la obligación de ganar para aferrarse a un milagro. Machete buscará su primer triunfo en las Eliminatorias. Si no lo logra, se abre a dejar la Selección. “Ya he dejado contratos de lado”, dijo.


Paraguay dejó a Chile sin Mundial de Rusia 2018, cuando aplastó por 0-3 al equipo de Juan Antonio Pizzi, en el estadio Monumental, en una terrible exhibición de eficacia guaraní.

Fue la derrota más dolorosa del proceso anterior, porque quebró las expectativas positivas que, hasta ese momento, existían en Pinto Durán. La cuestión era simple: si la Roja no perdía esa noche, prácticamente abrochaba su clasificación. Un escenario muy favorable.

Sin embargo, la caída puso cuesta arriba el camino de la Selección, no solo por los puntos, sino también por la diferencia de goles. Increíblemente, aquel factor fue clave y Chile se quedó sin ir a la Copa del Mundo por un solo gol.

Cuatro años después de esa fatídica noche de Macul, la Albirroja vuelve a cruzarse en el camino del combinado nacional. Y otra vez lo hace en un momento trascendental, guiada por un viejo conocido como Eduardo Berizzo, exayudante de Marcelo Bielsa y campeón con O’Higgins, en 2013.

Paraguay puede terminar de sepultar lo que ya parece sentenciado, que es la eliminación de Chile de la lucha por clasificar a Qatar 2022. El equipo del Toto puede darle el último palazo de tierra a la Generación Dorada, esta noche, en San Carlos de Apoquindo.

A estas alturas, solo un milagro mantendrá vivas las opciones. Matemáticamente, la chance está ahí, pero es solo una probabilidad. Se requiere tener mucha fe para soñar con eso. Martín Lasarte dice tener esperanzas. Tal como le obliga su posición, él elige creer.

“Tenemos mimbre y armas suficientes para soñar con esa posibilidad. De repente, soy utópico, pero creo que es posible. Lo primero que hay que hacer es creer. No pongamos el fútbol en un plano tan racional. Después de una gran derrota puede venir un gran triunfo. Nosotros creemos”, sostuvo.

Machete también dijo que no ha pensado en renunciar, porque en su cabeza solo hay espacio para la selección paraguaya. Sin embargo, consciente de que una tercera derrota consecutiva hará insostenible su proceso, dejó una reflexión decidora. “Yo ya he trabajado aquí, ya he dejado contratos de lado, porque entendía que le podía hacer mal a alguien. Esa es mi manera de trabajar, mi manera de ser, pero ahora, simplemente, creo que podemos dar vuelta la situación y entrar en la disputa”, aseguró.

De alguna forma, el uruguayo abrió la puerta para una salida anticipada de la Roja, sin antes defender, con algo de molestia, su cuestionado proceso. “Creo que he hecho algunas cosas. No estoy satisfecho, pero hicimos un buen partido con Bolivia y Brasil, también con Ecuador de visita. Si hay un partido que merecimos perder es el del otro día. Soy el más autocrítico de todos. El fútbol muchas veces tiene estos caminos, donde las cosas no salen. Hay que buscarle el clic, la solución. Estoy convencido de que podemos sacar ese clic y cambiar la dinámica”, advirtió.

Para hacer clic, Lasarte podrá contar esta noche con el regreso de Arturo Vidal y con un Alexis Sánchez más adelantado. Uno que hizo clic contra Paraguay fue Bielsa. El Loco, en 2007, fue goleado 0-3 por la Albirroja, en el Estadio Nacional, rumbo a Sudáfrica 2010. Aquella derrota fue el punto de inflexión de la exitosa etapa del rosarino en la Roja. ¿Ocurrirá lo mismo esta noche? La respuesta es sencilla: tiene que ocurrir, porque no hay otra alternativa.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.