Los cruzados dan el primer golpe del mercado: Eugenio Mena deja Racing y firma por cuatro años en Universidad Católica

Eugenio Mena es nuevo refuerzo de Universidad Católica por los próximos cuatro años.

Eugenio Mena es nuevo refuerzo de Universidad Católica por los próximos cuatro años. Foto: FRANCISCO LONGA/AGENCIAUNO

Ariel Holan sonríe. El exigente técnico argentino ya tiene su primer fichaje para la temporada 2023. La llegada de un lateral izquierdo era prioridad para el DT, por lo que la UC se adelantó a la U, también interesada, y se quedó con los servicios del formado en Wanderers.



El Torneo Nacional todavía estaba en marcha cuando Universidad Católica ya tenía amarrado a su primer refuerzo para la próxima temporada. Tal como lo exigió el técnico Ariel Holan, los cruzados se movieron rápido para fichar a quien sería, sin duda, uno de los jugadores más cotizados del mercado, por su posición, nacionalidad y jerarquía. Se trata de Eugenio Mena, quien ya es el nuevo refuerzo del cuadro de la franja para el año 2023. Su contrato será por los próximos cuatro años.

El domingo, luego de consagrarse monarca del Trofeo de Campeones de Argentina, con Racing de Avellaneda, el Chueco dio algunas pistas sobre su futuro, ya que no aseguró su continuidad en la Academia, tras ser consultado por la transmisión oficial. “Es recíproco, yo también me encariñé mucho. Me siento muy bien acá en el club, pero voy a descansar y vamos a ver qué viene más adelante”, sostuvo el seleccionado nacional.

Lo que el lateral izquierdo no reveló fue que ya tenía un acuerdo firmado con Cruzados para ser parte del plantel del conjunto precordillerano. A sus 34 años, el jugador formado en Santiago Wanderers deseaba retornar a Chile, después de cumplir un exitoso ciclo en El Cilindro, donde ganó tres títulos. Por eso, empezó a escuchar ofertas.

Los primeros contactos ocurrieron a mediados de 2021, pero se fortalecieron durante el primer semestre de 2022. Ahí fue donde apareció en escena el gerente deportivo de la UC, José María Buljubasich. El Tati, consciente del anhelo del Keno, se adelantó al resto y le hizo una propuesta formal por cuatro años, que el defensa de la Roja vio con muy buenos ojos por la estabilidad que le garantizaba, por lo que quedó de analizar la opción, la que, finalmente, aceptó.

Un puesto que era prioridad

Universidad Católica cerró este domingo una temporada irregular, en la que incluso estuvo cerca de la zona de descenso hasta bien entrado el campeonato. Sin embargo, a partir de septiembre, tras golear a la U en el clásico disputado en el Estadio Nacional, comenzó a mostrar una mejor estructura futbolística que le permitió, incluso, clasificar a la Copa Sudamericana.

Ariel Holan tiene gran parte del mérito en el alza de los cruzados. El técnico argentino, campeón con la UC en 2020, logrando el tricampeonato, no tenía pensando volver a dirigir en Chile tras su paso por el León de México. No obstante, atendió el llamado de auxilio de Buljubasich y del presidente Juan Tagle. “Dije que sí, porque tenía un compromiso con el club de no darle la espalda un momento delicado”, confesó el DT en ese momento.

Un gesto que fue muy valorado por el directorio de Cruzados, y que adquiere mayor trascendencia hoy, ya que el entrenador no solo evitó que los de la franja profundizaran su crisis, sino que además logró reconstruir, en parte, el tejido de juego y sentar las bases de un equipo que retome el protagonismo y los éxitos el próximo año.

En San Carlos de Apoquindo conocen de sobra la calidad del trabajo de Holan y por eso quieren cumplirle sus exigencias para 2023. Por ningún motivo quieren que el transandino se vaya, y menos por falta de ambición, como ocurrió hace dos temporadas. De ahí la contratación del Chueco, ya que una de las prioridades era el fichaje de un lateral izquierdo de categoría, debido al bajo nivel que exhibió Alfonso Parot (33 años).

La UC estaba al tanto del interés de la U en Eugenio Mena, ya que los azules también buscan un defensa zurdo. Por lo mismo, apuraron el tranco y se quedaron con los servicios del seleccionado nacional. Ahora bien, ¿qué pasará con el Poncho? Tiene contrato hasta diciembre de 2023, pero es probable que salga a préstamo.

Al respecto, Cruzados también debe definir el futuro de Cristian Cuevas (27 años), otro que ocupa esa posición. El Cimbi sufrió la rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha y ya se encuentra en la fase final de recuperación. Pese a eso, está bien evaluado por el cuerpo técnico, por lo que no se descarta que se le renueve el préstamo. Además, puede jugar como extremo por la banda. Eso sí, el ex Huachipato también interesa en la U y Colo Colo.

“Ojalá Dios nos ilumine a todos los que tenemos que tomar decisiones y ojalá podamos conformar un equipo que vuelva a ser lo competitivo que ha sido el equipo que ha conseguido cuatro títulos seguidos, y que sea un equipo que enamore a la gente, desde lo que produzca dentro de la cancha, para que ese apoyo masivo que siempre nos dan, se multiplique, y podamos estar todos orgullos del equipo que nos representa. Creo yo que con todas estas salidas hay mucho trabajo para hacer”, aseguró Holan el domingo pasado, tras conseguir el objetivo de meter a la UC en un torneo internacional.

“Cuando hay que construir un nuevo equipo, con algunos de los chicos que están y algunos de los que vendrán, tenemos una guía y un ejemplo de saber cuáles son las cosas que queremos y qué es lo queremos, y ser fiel a lo que queremos, y hacer los esfuerzos de lo que queremos; y estar a la altura, en nuestra toma de decisiones y en todo aspecto, para volver a conformar un equipo que nos siga dando las alegrías que dio este”, agregó.

Por último, Holan reflexionó sobre su continuidad en la UC, la que depende exclusivamente de la ejecución del proyecto deportivo que acordó con Cruzados cuando llegó en reemplazo de Cristian Paulucci.

“Esta historia empezó hace unos meses, cuando yo estaba volviendo de México. Mi idea era descansar en mi casa, irme a viajar un poco, seguir actualizándome y aprendiendo para seguir desarrollando mi carrera como entrenador. Ahí tuve, en ese momento, después de haber salido de León, la llamada de Tati y de Juan. Les dije que no tenía pensado dirigir enseguida y ahí se generaron un montón de conversaciones que son nuestras, íntimas. Y nosotros estamos trabajando en consecuencia de esa conversación primaria, que está muy claro cuál fue”, sostuvo.

“Hemos trabajado alineados, tanto Juan, Tati y yo. Y ahora viene el momento de llevar adelante y poner en práctica todas esas conversaciones que hemos tenido en ese primer momento y las que tuvimos de manera subsiguiente. Están claros los períodos y estamos alineados para tratar de cumplir con los períodos y tratar de, insisto, como objetivo primordial, reconstruir un equipo, no solo desde el punto de vista futbolístico, sino también desde el punto de vista del perfil del equipo que queremos adentro y afuera de la cancha”, concluyó el adiestrador.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.