Los Guerreros se superan

Autor: Laura Tapia

La Selección no logra el pase a la segunda fase, pero derrota a Arabia Saudita y se garantiza la mejor posición de su historia. Peleará con Qatar y Macedonia o Rusia por el puesto 13º al 16º.


El mejor Chile de la historia. Eso ya es seguro. No hubo clasificación a la segunda fase, porque Austria no ayudó (perdió ante Túnez), pero la Selección ya se irá del Mundial mejor que nunca. Con dos victorias en la primera fase (hecho inédito) y en su posición más elevada, entre el 13º o el 16º, batalla en la que peleará contra Qatar, mañana, y Macedonia o Rusia, el domingo. Su participación ya es inolvidable.

Como su primer tiempo de ayer, ante Arabia Saudita (frente al que perdió hace dos años), simplemente maravilloso. El equipo confirmó la categoría. Con una sólida defensa y un ataque sublime. Ceballos estuvo especialmente mágico desde el extremo y contundentes los hermanos Feuchtmann, que se alinearon con los Salinas para destrozar al rival (entre los cinco anotaron 31 de los 32 goles de la Roja). El trabajo estaba resuelto al descanso (21-13). O eso parecía.

Porque el pecado principal de los chilenos fue precisamente ese, dar por terminada la primera fase del Mundial en el entretiempo. Aprovechando la dimisión chilena, su relajación y sus rotaciones, Arabia Saudita, de a poco, empezó a descontar. Con lanzamientos en apoyo desde la primera línea y fintas que se comieron inocentemente los chilenos, puso un nudo de la garganta roja. Los de Garralda ya no se levantaron. Aunque sufriendo, salvaron el resultado y su lugar en la historia (32.27).

Los mismos jugadores aceptaron el suplicio. “El partido queríamos que se terminara, sufrimos mucho. El segundo tiempo no lo llevamos nada bien. En el primero hicimos la tarea y vivimos de esas rentas en el segundo tiempo. Pero nos tiene que servir de experiencia esto que nos está pasando. Perdimos la concentración y así no alcanza. Tenemos que ser mucho más constantes”, comentó Emil Feuchtmann, otra vez elegido el mejor del partido.

Los nacionales tuvieron que esperar un rato hasta saber su clasificación final en el grupo C. A que Austria intentara ganar a Túnez. Pero no, se impuso la lógica y ganaron los africanos (27-32). Así que Chile acabó la fase cuarto, condenado a pelear el fin de semana por el puesto 13 al 16 ante Qatar y Macedonia o Rusia. En cualquier caso, la mejor posición de su vida (el techo estaba en el 21 logrado en Francia en 2017). Y como segunda sudamericana, por delante de Argentina. Otro hito.

Seguir leyendo