María José Mailliard cierra con un bronce su participación en el Mundial de Canotaje

María José Mailliard, en el Mundial de Canotaje de Dinamarca. Foto: Keld Navntoft/Ritzau Scanpix/AP.

La deportista se despidió con un tercer lugar en los 5.000 metros, mientras que obtuvo un quinto puesto en los 200. Estas actuaciones se suman al oro que consiguió el sábado en la C1 500.


María José Mailliard sigue cosechando éxitos en el canotaje. En el Mundial de Dinamarca, que se desarrolló desde el jueves en Copenhague, la exponente chilena volvió a destacar. Lo hizo con una medalla de bronce en la prueba C1 5.000. Es decir, la individual de 5 mil metros, donde sumó su segunda presea.

La oriunda de Quintero completó el recorrido en 26.39′51″, a 20″57 de la ganadora de la prueba, la bielorrusa Volha Klimava, y a 2″19 de la medallista de plata, la húngara Zsofia Kisban. De este modo, sumó su tercera medalla mundialista en esta prueba, que se suma al subcampeonato alcanzado en Hungría 2019 y al bronce alcanzado en Portugal 2018.

El podio de la última jornada, se suma al notable e inédito oro para el canotaje chileno que alcanzó el sábado en la C1 500, el logro más importante de su trayectoria, y que además confirmó el alto nivel que viene experimentando en los últimos años. “Estoy muy contenta, es algo histórico para Chile. Habíamos tenido medallas, pero en un Mundial era algo impensado. Me da mucho orgullo dejar a Chile en los más alto. Me siento orgullosa de ser chilena”, declaró a TVN tras alcanzar este hito.

Asimismo, la deportista de 30 años, participó en la C1 200, donde se instaló en el quinto lugar, al completar la distancia en un tiempo de 47″50, a solo 98 centésimas de la ganadora, la canadiense Katie Vincent.

Por otra parte, junto a Karen Roco, alcanzó el séptimo lugar en la categoría C2 200, con un registro de 44 segundos y 51 centésimas, a solo 63 centésimas del binomio ganador del oro, compuesto por las españolas Patricia Coco y María Corbera.

El saldo para Mailliard es muy favorable y, en cierto modo, significó una revancha para ella tras su actuación en Tokio, donde no pudo alcanzar una medalla al quedarse en semifinales, en una víspera muy dolorosa marcada por el fallecimiento de su abuela y una lesión en un glúteo, razones que terminaron afectando su participación en los Juegos Olímpicos. “En los Juegos no alcancé a estar en mi mejor forma, me había quedado esa espinita. Me saqué el mal gusto que me dejó los Juegos. Eso igual es histórico, estar dos veces en un top ten”, comentó.

De esta forma, la delegación chilena cerró su participación en la capital danesa con cuatro medallas: las dos conseguidas por Mailliard y dos en el paracanotaje, donde Robinson Méndez alcanzó el segundo lugar en la prueba VL1 200 y Katherinne Wollermann, reciente medallista de bronce en los Juegos Paralímpicos de Tokio, consiguió un nuevo tercer lugar en la categoría C1 200.

Sigue leyendo en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.